El 4 de diciembre de 1977, un millón y medio de andaluces salió a la calle para reclamar su autonomía y el reconocimiento de este territorio como una nacionalidad histórica a la altura de Catalunya, Euskadi y Galicia. "Gobierno, escucha, la autonomía es nuestra lucha" o "libertad, amnistía y estatuto de autonomía" fueron algunas de las consignas que los manifestantes vitorearon por los rincones de Andalucía. Las reivindicaciones de aquel día, que recogieron el testigo de Blas Infante, el padre de la patria andaluza fusilado por el bando golpista en 1936, fueron el caldo de cultivo para la celebración de un referéndum sobre la iniciativa del proceso autonómico tres años después, el 28 de febrero de 1980. 

Han pasado 43 años desde aquellas manifestaciones y, tras aprobarse el Estatuto de Autonomía, ¿cómo se han representado los intereses de los andaluces en el Congreso de los Diputados? ¿El hecho de que no exista un grupo territorial en la Cámara Baja significa que no se haya visibilizado las necesidades del pueblo andaluz en Madrid? ¿La existencia de múltiples partidos autonómicos, nacionalistas o independentistas dentro del arco parlamentario evidencia que tener un partido propio en el Congreso beneficia aún más a la población de un territorio?

"Los diputados andaluces representan a los partidos, no a Andalucía"

Andalucía tiene el mayor número de diputados en el Congreso. Actualmente, de los 61 parlamentarios andaluces, 25 son del PSOE, 15 del PP, 12 de Vox, 6 de Unidas Podemos y 3 de Cs. No obstante, "estos políticos representan a sus partidos, no a Andalucía", sostiene Isidoro Moreno, catedrático emérito de Antropología de la Universidad de Sevilla.

En este sentido, Moreno explica que "los partidos estatales, tanto de izquierdas como de derechas, consideran a Andalucía como almacén o hervidero de votos. A nivel electoral, Andalucía es una colonia", apostilla a Público. Moreno acusa al PSOE, el partido que ha gobernado en este territorio durante cuatro décadas, de "vestirse de los símbolos andaluces para hacerlos exclusivos". Sobre el Gobierno actual andaluz, liderado por el PP de Juanma Moreno, este profesor critica que "tiene gracia que la derecha se declare andalucista constitucionalista". Entre tanto, añade: "PP y PSOE tienen miedo a que haya un espacio andalucista y tratan de impedir que este hueco se llene. Nombran mucho a Blas Infante, pero dudo de que lo hayan leído".

"El PSA defraudó al pueblo andaluz"

Y es que, el pueblo andaluz contó con la representación de un grupo propio en el Congreso. Bajo el nombre de Partido Socialista Andaluz, esta fuerza aterrizó en en 1977 con un solo diputado. Dos años más tarde, el renombrado PSA-Partido Andaluz formó un grupo propio al obtener cinco diputados. Pero en las elecciones de 1982, coincidiendo con la llegada del socialista Felipe González a la Moncloa, esta formación dejó de tener representación en el Congreso. Desde entonces, ha reaparecido en dos ocasiones, tras las elecciones generales de 1989 (dos diputados) y las del 2000 (uno). "Ese partido defraudó al pueblo andaluz. Además, hubo una cooperación importante del PSOE para intentar descalificarlo. Faltó consistencia política y trabajar desde abajo y por abajo", cuenta este antropólogo.

Por otro lado, Manuel Pérez, catedrático emérito de Sociología de la Universidad de Barcelona matiza que el PSOE "se centró mucho en Andalucía" cuando el PSA gozaba de cinco diputados. En este sentido, este docente recuerda el impulso de las infraestructuras de los gobiernos de González en este territorio, como el AVE Madrid-Sevilla, el primero de España, o la celebración de la Exposición Universal en la capital andaluza en 1992. "El PSOE ha representado durante muchos años al pueblo andaluz", indica. 

"Andalucía necesita a partidos que se preocupen de los problemas internos"

Sin embargo, reconoce que estos gestos no solucionaron problemas sociales más importantes y que aún siguen golpeando a los andaluces, como la alta tasa de desempleo, el elevado índice de pobreza, el déficit de infraestructuras, la falta de extensión de la red primaria de hospitales y colegios, así como el impulso de inversiones en I+D+I o en empresas tecnológicas. "Andalucía necesita a partidos que se preocupen de los problemas internos", añade. 

¿Representación propia o a través de grandes partidos? 

Entonces, ¿qué modelo es mejor para un territorio? ¿Pueden las formaciones estatales defender los intereses de todos los territorios por igual? Los diputados andaluces del PSOE, PP y Unidas Podemos consultados por Público lo tienen claro: "Andalucía tiene voz en el Madrid".

Martina Velarde, miembro del grupo de Unidas Podemos en el Congreso, detalla que los políticos de las formaciones de ámbito estatal hacen "política pegada al territorio". "Traemos al Congreso las reivindicaciones de los ciudadanos para pelearlas y lucharlas dentro de las comisiones y del Gobierno". Asimismo, argumenta que hay partidos nacionalistas de derechas que "votan en contra de los derechos de los trabajadores". "En Andalucía nos pasa una cosa muy distinta: el andalucismo tiene que ser de izquierdas porque viene de los jornaleros y no de la burguesía", apunta.

"El andalucismo tiene que ser de izquierdas porque viene de los jornaleros y no de la burguesía"

Reconoce que la "desigualdad histórica en Andalucía es clara". Por contra, esta diputada por Córdoba, cuyo partido sostiene el Gobierno de coalición con el PSOE, defiende que el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado, remitido al Senado este jueves, vuelve a retomar el criterio poblacional e incluye un aumento de 660 millones en inversiones reales. Además, apunta que muchas de las leyes que se proponen y aprueban en el Congreso también benefician a Andalucía, así como al conjunto de los ciudadanos de otros territorios, como los ERTE, el Ingreso Mínimo Vital, la paralización de los desahucios o las ayudas para los autónomos por el cese de actividad, medidas promovidas por el actual Ejecutivo.

El diputado del PSOE por Jaén Felipe Sicilia ahonda en esta cuestión: "Fíjese hasta qué punto la voz de los diputados socialistas andaluces son tenidas en cuenta y tiene repercusión que estos Presupuestos incluyen un plan especial de empleo para Andalucía que nos negó durante años los gobiernos del PP. Pero no debemos olvidar que cuando este proyecto presupuestario aumenta las pensiones, se benefician los 1,6 millones de pensionistas andaluces; cuando aumenta el permiso de paternidad a 16 semanas lo hace para los 40.000 padres andaluces".

"Andalucía fue históricamente olvidada por la derecha"

Este político acusa al PP de "olvidar a Andalucía". "Desgraciadamente, siempre que la derecha ha gobernado, ese olvido ha continuado", ha añadido. En esta línea, Sicilia asegura que los gobiernos socialistas de Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y el actual de Pedro Sánchez sí han tenido en cuenta las sensibilidades de los andaluces. De este modo, "nuestros ciudadanos, los habitantes de nuestras circunscripciones, se sienten representados".

Carlos Rojas, diputado del PP por Granada, asegura que tener a un partido estatal fuerte conlleva a una mayor "defensa igualitaria de todos los territorios". "Como mejor se van a defender los intereses es con un partido nacional con una base sólida", arguye. Rojas insiste en que los diputados territoriales trabajan "muy pegados al terreno", por lo tanto "sabemos los intereses de los ciudadanos de cada provincia y bajo esa premisa proponemos iniciativas". Asimismo, carga contra la existencia de partidos nacionalistas e independentistas, ya que "van en contra de la Constitución y perjudican al territorio", además de tener "poca implementación".

¿Hacia un grupo propio en el Congreso?

Por otra parte, los 11 diputados expulsados del grupo Adelante Andalucía en el Parlamento autonómico tienen la intención de refundar este partido e incorporar a más actores políticos. "Es fundamental la configuración de un bloque de izquierdas que represente a los andaluces", explica a Público Ángela Aguilera, diputada de Anticapitalistas.

"No es necesario estar en un gobierno para conseguir cosas para tu pueblo"

En este sentido, Aguilera reflexiona sobre la importancia de tener un grupo propio en la Cámara Baja: "No es necesario estar en un gobierno para conseguir cosas para tu pueblo. Hay fuerzas en Euskadi que promocionan la energía eólica e impulsan el sector aeronáutico, y otras fuerzas valencianas que han movilizado inversiones de 400 millones de euros", señala en referencia a los pactos del Gobierno alcanzados con los grupos nacionalistas, independentistas y autonómicos para sacar adelante los PGE.

Al mismo tiempo, Aguilera lamenta que el Partido Socialista haya gobernado en Andalucía tantos años: "Es impresentable que digan que son la única solución para los andaluces". Preguntada sobre las medidas llevadas a cabo por el PSOE desde el Gobierno central hacia esta comunidad autónoma, Aguilera las define como "políticas de escaparate". 

"Estamos viviendo una tercera ola del andalucismo que genera una gran ilusión"

La diputada critica que Andalucía haya sido "sumisa para los intereses de Madrid y del partido". Y, en contra de lo que también "está haciendo" el Gobierno de la Junta, defiende que "ahora es más necesario que nunca no plegarse ante los intereses centralistas de Madrid", en alusión al PSOE, PP, Unidas Podemos y Cs.

En cuanto al posible apoyo del pueblo andaluz a un grupo propio en el Congreso, Aguilera celebra que "estamos viviendo una tercera ola del andalucismo que genera una gran ilusión y es una nueva oportunidad desde la izquierda". Ella y sus compañeras aspiran a llegar algún día a la Cámara Baja para recuperar las "aspiraciones de un nacionalismo andaluz" cercano a Blas Infante, uno de sus mayores referentes.