Los pasos fronterizos que separan Ceuta y Melilla de Marruecos permanecerán cerrados hasta el próximo 31 de marzo como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por la covid-19, según recoge este viernes el Boletín Oficial del Estado (BOE).

    El BOE recoge este viernes una nueva prórroga de la Orden INT/657/2020, de 17 de julio, por la que se modifican los criterios para la aplicación de una restricción temporal de viajes no imprescindibles desde terceros países a la Unión Europea y países asociados Schengen por razones de orden público y salud pública con motivo de la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19.

    La frontera del Tarajal de Ceuta y la frontera de Beni Enzar en Melilla permanecen cerradas desde el pasado 13 de marzo de 2020 coincidiendo con la puesta en marcha del estado de alarma y el confinamiento domiciliario por la covid-19. Desde entonces, Marruecos únicamente ha aceptado el paso por la frontera de ciudadanos españoles y de otros países de la Unión Europea que permanecían atrapados en su territorio. En el caso de Ceuta se tiene constancia de que más de 500 marroquíes están viviendo en la ciudad, sobre todo en domicilios particulares o de familiares.