logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Las diferencias entre RFEF y Mediapro impiden desbloquear la huelga

Primera Iberdrola Las posturas entre las partes implicadas se enredan y se alejan

David Aganzo, presidente de AFE, en una reunión en el Ministerio.
David Aganzo, presidente de AFE, en una reunión en el Ministerio. EFE

A no ser que Luis Rubiales vuelva a cambiar de opinión en los próximos cuatro días, la huelga en la Primera Iberdrola es segura. Si el jueves pasado la Asociación de Clubes veía el acuerdo próximo y factible, el viernes se le pasó a la fuerza. La RFEF no acepta la propuesta de convivencia con Mediapro en el fútbol femenino, y no hay convenio si no inyectan los algo menos de ocho millones de euros del Programa Élite.

Otras tres horas de reunión fueron necesarias para constatar una situación que ya conocían todos los interesados. "Estamos peor que antes", aseguran fuentes cercanas a la negociación. Sin el dinero necesario, el trabajo en avanzadilla realizado en las dos últimas reuniones se esfuma: puf; y no ha valido para nada. "La situación vuelve a estar como al principio: la línea roja que nos marcaron las chicas no la vamos a atravesar", dijo tras el encuentro Diego Rivas, secretario general de AFE.

"Me gustaría que hoy se hubiera podido desbloquear la situación", reconoció Rubén Alcaine, presidente de la ACFF. Al término de la vigésimo primera reunión dice que confía en la responsabilidad de todas las partes y se muestra optimista a pesar de la premura: "Yo creo que todos son conscientes de los plazos en los que nos movemos y que no se puede dilatar mucho esta decisión si queremos ser capaces de desconvocar la huelga".

Se reunirán las veces que sea necesario para que RFEF y Mediapro se pongan de acuerdo, el problema es que Rubiales se cierra en banda y (al menos de momento) no quiere escuchar nada que tenga que ver con Mediapro. No en vano ya están enfrentadas ambas instituciones en varios litigios. Aún no se han sentado a hablar, porque la Federación no acepta que los clubes se acojan al Programa Élite mientras la productora de Jaume Roures esté inmiscuida en el fútbol femenino español.

A esto se suma, además, que hay jugadoras y clubes cuya paciencia se está agotando antes incluso de arrancar el parón definitivo. "Nos consta que hay jugadoras que no quieren hacer huelga", reconoce el presidente de la patronal. Y a todo esto los clubes siguen programando viajes para los partidos que no se celebrarán este fin de semana.

El Gobierno enviará este martes una propuesta de mediación para intentar acercar posturas pero las jugadoras no se rebajarán, ni los clubes tienen más dinero. Y mientras, las dos entidades que tienen que hablar de verdad, siguen fuera de la mesa de negociación. Este lunes por la mañana, la RFEF debería haberse reunido con gobierno, sindicatos y clubes; pero el encuentro se canceló sin más motivo. Las llaves están guardadas en el bolsillo del presidente de la RFEF y del dueño de Mediapro. Si no hay fútbol femenino este fin de semana, ellos podrían haberlo evitado.

Themes
ICO