Spain

La voz también se resiente en la pandemia

La pandemia se ha cobrado múltiples víctimas desde que la covid se hizo fuerte. Y una de ellas es la voz, ese sonido generado por el aparato fonador humano que permite comunicarse. «Hay más afectados de lo que parece, pero tardan demasiado tiempo en pedir ayuda», alerta Consuelo Fernández-Salazar, una doctora especialista en foniatría que desde 1994 trata en Badajoz patologías relacionadas con la voz.

Entre sus pacientes hay personas que han perdido la voz como consecuencia de una grave enfermedad y también profesionales que, por su trabajo, se ven obligados a hablar más alto o durante más tiempo de lo que deberían.

Combatir la afonía (pérdida de voz) y la disfonía (afectación más leve) es el objetivo de su trabajo, que se ha incrementado desde que comenzaron a surgir los primeros contagios por covid. «En muchos casos me encuentro con pacientes que han visto mermada su capacidad respiratoria y eso supone que no tengan suficiente fuelle para hacer vibrar las cuerdas vocales».

Fernández-Salazar ha ayudado a enfermos que han sido intubados en las UCI de los hospitales. «En esos casos es claro el origen de la patología, pero otras veces son personas que a pesar de no haber estado tan graves han debido permanecer semanas e incluso meses aisladas en una habitación sin posibilidad de hablar con nadie. En ese caso las cuerdas vocales no han trabajado y es necesario ejercitarlas».

Esta foniatra explica que el aparato que produce la fonación es un músculo más del cuerpo humano, por lo que pierde fuerza si se deja de utilizar. «Realmente no hace falta sufrir la covid para que este fenómeno se produzca. Yo también lo observo a veces en personas que, por su edad, permanecen demasiado tiempo solas».

Cuenta esta doctora que si el problema de voz se coge a tiempo los resultados son muy positivos. «Lo que ocurre muchas veces es que cuando el enfermo recibe el alta todo el esfuerzo se pone en recuperar la musculatura del cuerpo para comenzar a caminar de nuevo y valerse por sí mismo, dejándose la recuperación de la voz para más adelante. Yo soy partidaria de que se trabajen ambas cosas a la vez, es perfectamente compatible».

Pero en la consulta de la doctora Consuelo Fernández-Salazar no sólo se ve a pacientes graves de covid. También se trata a profesores, sanitarios, comerciales, teleoperadores y profesionales de todo tipo que, por razón de la pandemia, se han visto obligados a utilizar la voz por encima de sus posibilidades.

La doctora Fernández-Salazar siempre ha trabajado con docentes, pero en los últimos meses se ha incrementado la lista de profesores que buscan un alivio a los problemas de voz que les genera el uso continuado de las mascarillas y de las mamparas de protección. «Muchos vienen diciendo que les pica la garganta, que les escuece al hablar o que se escuchan distintos».

Lo habitual es que se sufran una disfonía progresiva que aumenta a medida que se acumulan las horas de clase y avanza la semana. «A veces me dicen que la voz no les llega al viernes, es muy sintomático».

En la mayoría de las ocasiones el problema se soluciona al aplicar unas técnicas vocales que evitan el sobreesfuerzo de la voz. Otras, se precisa una pequeña cirugía para atacar el problema y una posterior reeducación del aparato fonador.

Fernández-Salazar recuerda que para evitar daños es conveniente beber con frecuencia, algo que se olvida a veces por el uso continuado de la mascarilla. Además, es conveniente dar descanso a la voz cuando no se está trabajando y los fines de semana.

«La voz está sufriendo mucho –insiste–. En ocasiones se va a clase como si se entrara en un quirófano, con la mascarilla FFP2, la pantalla facial, la mampara de metacrilato... Todo eso obliga a forzar más la voz y si a eso le unimos que al no verse los labios se pierde mucha información gestual y que nos situamos a una mayor distancia cuando hablamos, es fácil entender lo que está sucediendo».

«Yo siempre recomiendo hablar más despacio, utilizar frases más cortas, vocalizar más, mejorar la entonación, hablar de forma más pausada... Incluso podemos utilizar un sistema de amplificación de voz para hacernos entender, porque todo eso contribuye a que se nos entienda mejor y evita que tengamos que elevar la voz más de lo necesario».

Comerciales y teleoperadores

También los comerciales, que ahora pasan varias horas delante del teléfono o de la pantalla de videoconferencia, los teleoperadores, los locutores de radio y presentadores de televisión y quienes necesitan de la voz en su trabajo diario han visto incrementado el desgaste. «Lo positivo de todo esto es que la voz se puede trabajar con ejercicios foniátricos específicos que permiten recuperar el timbre y mejorar la potencia sin necesidad de forzar las cuerdas vocales. Por eso yo siempre recomiendo que si una patología de este tipo se prolonga más allá de los 15 días se haga una visita al foniatra».

Football news:

De Dzerbi anunció la decisión de retirarse de Sassuolo. El entrenador está cerca de la cita con el Shakhtar
Messi tiene 300 partidos con goles en la liga, la mayor cantidad de la historia. Raúl anotó en 186 partidos
18 años de edad, el portero Odoevsky sobre el debut para el Zenit: trabajó Y esperaba que confiaran en un partido
Quizás el último partido de Messi en el Camp Nou: anotó en un estadio vacío, pero perdió las posibilidades de un título
El Wolfsburgo llegó a la liga de Campeones, Leipzig por segunda vez terminó 2º en la Bundesliga
Pioli sobre 0-0 con Cagliari: no Caer en el Top 4 será una decepción, pero esto no se puede llamar un fracaso
El Lille aventaja al PSG por un punto y el Mónaco por 3 puntos por ronda hasta el final de la Ligue 1