Spain

La vocación de héroe supera a la pasión

Ciclistas y practicantes de artes marciales con uniforme de policía; árbitros de riguroso y respetable verde guardia civil; corredores de montaña con el traje de bombero; futbolistas con la pizarra del maestro y atletas que limpian en primera línea los hospitales o atienden en los supermercados a una población nerviosa y asustada. No se trata del estribillo de una descripción social sabiniana si no de la realidad que azota este país y en concreto Cantabria. Deportistas que aplazan su pasión para cumplir con su oficio en primera línea de batalla contra la pandemia del coronavirus.

«Estamos haciendo una limpieza exhaustiva del material en el laboratorio de hematología, junto al de microbiología, donde se diagnostica», asegura la incombustible atleta Carmen Cacho, que tiene aparcados sus entrenamientos y su docencia con «los chavales de la Escuela de Piélagos, que ahora hacen lo que pueden en su casa». Se emociona al recordar cómo son sus jornadas.Cara a cara con «el bicho malo». Como ella, junto a los héroes de bata blanca camina todos los días Ángel Ramos, a quien no le ha importado colgar el silbato para «conducir casi mil kilómetros el pasado sábado llevando material de los hospitales de Laredo y Reinosa a Valdecilla». Ramos reconoce que «en ocasiones viajamos en situaciones de mucho estrés».

Lo mismo le ocurre a Isaac Navarro (Bolista de la Peña Los Remedios), que trata de 'birlar' a la pandemia desde su puesto en la Logística de Valdecilla. «Llevamos mascarillas, material, guantes... Tenemos de casi todo, pero nos da pena a veces no conseguir todo lo que la gente pide». Por su parte, David Bolado, campeón de España de salto de altura y enfermero, pone el listón más alto que nunca. «Hacemos lo urgente. Habilitamos una sala para los que llegan con síntomas. Tenemos suficiente gracias a las donaciones de las empresas y a nivel individual». Ellos son algunos de los soldados que se parten el pecho mirándole a la cara al enemigo. Ellos manejan las herramientas de las que se disponen para vencer esta guerra. Pero hay otros que se sitúan a continuación y que son tan necesarios. Los que permiten que la batalla cada vez se decante más a favor de la sociedad. Son los policías, los bomberos, la Guardia Civil... Uniformes que desprenden respeto. Óscar Briz, futbolista que ha vestido la camiseta de numerosos equipos de la región ahora se centra en su cargo de jefe interino del parque de bomberos Número 2 (Valdáliga), subraya que «ahora está llegando material nuevo y hay que desinfectarlo totalmente. Las prácticas van encaminadas a que no haya contagios».

Como Briz, Pablo Criado, Óscar Negrete o Roberto Labrada, todos ellos bomberos del 112 en el parque de Laredo, señalan la importancia de «mantener la calma y evitar todo riesgo, porque por cualquier imprudencia nuestra podemos afectar a otros. Aquí héroes somos todos», advierte Labrada, quien no tiene prisa «por el momento» por coger el remo de su bancada de Pedreña. Sus compañeros están en guardia. «Mantenemos un estrecho protocolo. Nos confinamos por grupos y hasta que no nos desinfectamos y lo hacemos a todo, no entra el siguiente turno;vamos al gimnasio y a las duchas por turnos, separados... No podemos correr riesgos de caer infectados y no poder trabajar», afirma Negrete, a quien su bicicleta le ve «cada dos días en el rodillo. Echo de menos las carreras por ver a la gente y reírnos, pero eso ahora es secundario». En un plano muy inferior lo sitúa también Criado, uno de los corredores más brillantes de la región de ultratrail. «Ahora hay que apoyar, ser responsable y mantener la calma. Al no haber tráfico hay menos incidentes, pero debemos estar alerta. Tenía alguna carrera en el extranjero, pero ahora ni me lo planteo». Criado hace «aeróbico, pesas, escaleras, rodillo... Como todos, pero sin volverme loco. Ahora la cosa es seria y el deporte es un hobbie». Se estudia la opción de que los miembros del parque puedan acometer acciones de desinfección de bancos, parques, paradas de autobuses... Sin embargo, «es un riesgo, porque no somos personal suficiente y nos quieren para acciones de urgencia», indica Negrete.

Sin descanso

Con otro uniforme trabajan Abraham Roqueñi (exluchador de artes marciales), Rubén Fernández (exfutbolista), Merche Cagigas (exciclista) y Sergio Lavín (exfutbolista), todos ellos policías locales, a quienes les toca el trabajo de prevenir. «Llevo trabajando sin descansar desde que empezó la cuarentena», asegura este último. Sus palabras demuestran la intensa labor que están completando a pie de calle. «Nuestra tarea es incrementar la presencia para que la gente cumpla con las normas especiales y la verdad es que se están cumpliendo», explica Fernández, desde su puesto en el municipio de El Astillero. Su colega en Santander, Roqueñi, apunta a la «buena predisposición que tienen las personas, salvo unas pocas, y es de agradecer el tremendo apoyo que nos demuestra la gente y que nos hace coger fuerzas». Cagigas, que entrena cuando llega a casa «después de los turnos de doce horas», explica el estricto «protocolo que hay que cumplir;con un mismo compañero, un coche patrulla, la desinfección... Todo es poco». La que fuera olímpica y mundialista en ciclismo representando a España aún no comprende «cómo nos ha podido robar la libertad esta pandemia», pero anima a todo el mundo. «Estamos trabajando mucho, la gente partiéndose el alma y cumpliendo las normas, pero lo vamos a hacer». Fernández, miembro de la GuardiaCivil y árbitro a ratos, refrenda todo lo dicho. «El objetivo es proteger para que no se colapsen los hospitales».

Y por último, Diego Cuadrado y Luis Alberto Díaz, atleta y futbolista de la Gimnástica, que atienden dos de los pilares de la vida. Cuadrado lo hace desde uno de los servicios esenciales en un supermercado y Díaz enseña a los pequeños desde su aula online. «Ahora estamos más tranquilos. Pero siempre existen nervios», asegura el veloz corredor, que entrena «como puede cuando llego a casa». «Les ponemos ejercicios y se los corregimos. Los chavales tienen que seguir su educación», finaliza, por su parte, el profesor.

«Trabajamos con un binómio asignado y un coche patrulla siempre los mismo y en turnos de doce horas y luego dos días de descanso. En casa intento hacer rodillo, pesas, escaleras... Nunca pensé que me podían robar la libertad. Intento que el niño haga algo y entrenar con mi pareja».

«Nuestro trabajo a raíz del Covid-19 consiste en estar en primera línea con los sanitarios, así como incrementar la presencia en la calle para comprobar que se cumplen las medidas que la ley establece. Puedo decir que la mayoría de la población lo está cumpliendo, salvo unos pocos».

«Trabajamos como siempre. Con más atención en el protocolo de seguridad. En cuanto a los entrenamientos, echo de menos las carreras, pero porque era el momento de estar con los amigos. Hacemos rodillos con la grupeta por videoconferencia. Es el momento de ser responsables».

«Es increíble el cariño y apoyo que notamos. Trabajé la primera semana, esta me tocó librar y ahora estoy de servicio las dos siguientes. Está sacando lo mejor de nosotros, esa parte solidaria y de ayuda al otro. Hay gente que está irascible, pero lo vamos a lograr entre todos seguro».

«Nuestro trabajo consiste principalmente en incrementar nuestra presencia en la vía pública para verificar el cumplimiento de las medidas adoptadas para evitar la propagación del virus. De esta forma podemos contribuir todos a que no se colapse la sanidad y aliviar los hospitales».

«Llevo trabajando sin descansar desde que comenzara la cuarentena. Estamos muy contentos con el comportamiento de la población, salvo una pequeña parte. Estamos recibiendo muchas aportaciones ciudadanas que nosotros derivamos al centro de salud o gente mayor».

«Hacemos sólo lo urgente y lo imprescindible. Se han habilitado unas consultas un poco apartadas para los pacientes que puedan llegar con síntomas. No andamos mal gracias a las donaciones de empresas externas y a nivel individual para acudir a los domicilios».

«En el parque tenemos un protocolo más estricto; siempre el mismo grupo. Hay menos incidentes porque no hay tráfico, pero estamos preparados. Tenía compromisos internacionales pero ahora mismo no pienso en ellos. Hago musculación y aeróbico, pero sin volverme loco».

«Aquí héroes somos todos. En primera línea están los compañeros de la sanidad pública, pero también son héroes las personas que se quedan en su casa. Desayunamos, almorzamos, cenamos y hacemos convivencia como si fuese una familia en el parque».

«Colgamos a los alumnos en el blog las tareas y a lo largo de la mañana ellos las van haciendo y nos lo mandan para que las corrijamos y luego se lo retornamos corregido. Hasta el 11 de abril no me planteo si hay que empezar a dar temario nuevo por videoconferencia».

«El sábado me hice casi mil kilómetros en Cantabria llevando muestras de Covid-19 desde los hospitales de Laredo y Reinosa a Valdecilla para analizarlas. Estamos trabajando intensamente y en muchos momentos con situaciones de gran estrés y en tesituras cada vez más complicadas».

«Estoy en el laboratorio de hematología y tenemos al lado el de microbiología donde se diagnostica. Ahora la limpieza es muy exhaustiva y con rigor. Me da pena por los niños de la escuela de Piélagos y hemos mandado por vídeo unos entrenamientos aunque sea en casa».

«Los primeros días han sido duros y de muchos nervios. Después de la primera semana la cosa cambió. Yo trabajo en el supermercado por las mañanas y por las tardes entreno lo que puedo. Intento mantenerme, porque no se puede correr. Me dejaron rodillos para hacer algo de bicicleta»

«Llevamos la logística sanitaria del hospital; desde guantes a mascarillas, pasando por el resto de material. De momento no hay ningún afectado en la empresa. Normalmente estamos siempre de mañana y ahora nos hemos repartido en dos turnos. No puedes dar a la gente todo lo que pide».

«Cada día se cambia el protocolo. Está llegando material nuevo y hay que explicar su uso y cómo desinfectar los equipos. Ahora las prácticas están orientadas a evitar cualquier tipo de contagio. Hay suficiente material y está llegando más. Elaboramos el protocolo el día 1»

Football news:

Balotelli se Interesó por el Galaxy de los Ángeles. El Club contactó con Rayola
Joseph Blatter: Infantino Tiene una manía de grandeza. Él es arrogante y obsesionado con sí mismo
Berbatov sobre los favoritos liga de Campeones: apostaría por el Bayern. También me gusta el Atlético
Alba sobre el regreso de Neymar al Barça: un jugador Único, pero hizo su elección y buscó otros objetivos
Paul Scholes: el Barcelona de Guardiola es el mejor equipo contra el que he jugado. Luego viene el Real Madrid 2003
El jefe de Kick IT Out instó a todos los jugadores de ALE a arrodillarse después de los goles en memoria de George Floyd
Robbie Fowler: Man City es un gran favorito para llegar a la final de la liga de Campeones 2019/20. No le temen a nadie