Spain

La veteranía tampoco es sinónimo de astucia

«El míster nos ha pedido gente con experiencia». La frase la pronunció el dueño, presidente y director deportivo del Cartagena, Paco Belmonte, en una entrevista concedida a LA VERDAD y publicada en su edición del domingo 7 de julio. Con la eliminación en El Toralín aún reciente, la directiva albinegra ya se había puesto manos a la obra para confeccionar una plantilla dura, veterana y capaz de soportar la presión en los momentos decisivos de una temporada. Bajones como los de la temporada pasada, y errores de concentración e ingenuidad como los de Majadahonda, no podían volver a repetirse.

Al conjunto albinegro le cuesta estar tenso hasta el pitido del árbitro y eso lo ha pagado recibiendo 10 de los 19 goles en los últimos instantes

Por eso, Gustavo Munúa pidió fichar a futbolistas con mucha 'mili' y que alguna vez en sus carreras hubieran pasado con nota situaciones similares en un terreno de juego. Dicho y hecho. El Cartagena tiene una plantilla de puro cemento, nada verde, muy madura y que ha ganado durante un tramo del curso con muchísima solvencia. Pero llegados a la jornada 21, los datos se traducen en que esa fórmula, que parecía acertada, no da sus frutos. Hay nivel pero poca astucia para amarrar los partidos.

Para tenerlo claro

10
goles de los 19 encajados por el Cartagena esta temporada han llegado en los últimos minutos. 26
años es la media de edad de la plantilla albinegra, con mucha experiencia en la categoría.

El Cartagena es uno de los equipos menos goleados de Europa. Es una realidad. Entre la Liga y las dos eliminatorias de la Copa del Rey, solo ha recibido 19. Pero también hay que recordar que 10 de ellos han llegado en los tramos finales de los encuentros, cuando un equipo debe tirar de experiencia, astucia y no encajar. La diana del Don Benito en el minuto 93, en un saque de banda y que provocó el empate en el Cartagonova (1-1), fue la gota que colmó el vaso y desesperó a la afición, que respondió con pitos.

Munúa pidió en verano perfiles con más 'mili', para ganar pillería y concentración en una categoría traicionera

Poner los cinco sentidos

No se entiende que a un candidato al ascenso siempre le cueste mantener la concentración durante todo el partido. El pasado domingo, por ejemplo, Borja Jiménez sacó un 'once' con seis jugadores que la temporada pasada jugaron en el fútbol profesional (Andújar, Johannesson, Quim Araujo, Caballero, José Ángel Jurado y Carlos David), además de Marc (200 encuentros en Segunda B) y Elady (135). En la segunda parte también entraron Verza (casi 400 en la élite) y Santi Jara (más de 200 entre Segunda y Segunda B).

La apuesta del pasado verano por futbolistas veteranos fue la más clara de la 'era Belmonte'. Esta temporada, la media de edad de la plantilla es superior a los 26 años. De los 24 jugadores (contando a Fucile y Carrillo, que ya no están), prácticamente la mitad ha competido alguna vez en el fútbol profesional. Los más veteranos son el propio uruguayo (vino de la mano de Munúa, precisamente para ejercer su veteranía en el vestuario), con 35 años; Carlos David, Verza y Caballero (33); Cordero (32); y Araujo (31). Marc y Elady ya van camino de los 30 y tanto Andújar como Forniés tienen 28. En cualquier caso, esa 'mili' no ha servido para poner los cinco sentidos en el terreno de juego y andar con mucho cuidado en los momentos decisivos de los partidos.

La afición aún recuerda la falta de picardía de los jugadores para mantener el balón lejos del área en la final de Majadahonda

El Leioa, en el 89

El del Don Benito fue el último gol encajado en los instantes finales, de una mala racha para mantener la tensión que comenzó pronto, precisamente ante el mismo rival de este domingo. El 8 de septiembre, el Sevilla Atlético logró llevarse la victoria del Cartagonova con un gol de Mena en el minuto 38, con el descanso a la vuelta de la esquina (0-1). El mediapunta hispalense cabeceó un centro al punto de penalti y remató al fondo de la red entre los dos centrales albinegros. No volvió a suceder hasta la jornada 13, cuando el Cartagena solo pudo sumar un punto en casa contra el Talavera (2-2). En esa ocasión, el centrocampista Reguera adelantó a los visitantes con una semi volea desde el borde del área.

La tarde parecía sentenciada en Villarrubia de los Ojos, una semana después, cuando Santi Jara y William pusieron el encuentro muy de cara en la primera parte, con 0-2 a favor. No obstante, el equipo cometió un error defensivo y los locales recortaron distancias al borde del descanso, en el minuto 44, con una diana del defensa Algisi en una jugada a balón parado. Solo quince días después, el Efesé cometió otro error de concentración: fue en el derbi, que en sus momentos terminales y con los de Munúa irreconocibles, permitieron a los granas sentenciar el encuentro. Meseguer puso el 2-0 definitivo en el minuto 90, en un contragolpe. Ni siquiera la plácida noche copera frente al Leioa tuvo un final feliz, ya que Yurrebaso hizo el tanto del honor en el 89.

Encajar en esos momentos es un vicio que arrastra el equipo, ya con Munúa y que ni siquiera pudo corregir en su último partido al frente del banquillo albinegro. El Yeclano fue un equipo tremendamente efectivo y marcó sus dos goles en momentos claves y difíciles de levantar hasta para un Efesé líder y que, por experiencia, debía mantener la tensión hasta el final. No lo hizo y los de Sandroni empataron primero por medio de Héctor Camps en el minuto 44. El lateral izquierdo, con la mano, desvió a la portería un potente disparo de Mario Sánchez. Elady volvió a adelantar al Cartagena (2-1), pero esa tarde los locales concedieron demasiadas jugadas de estrategia y lo pagaron caro. En el 82, un saque de esquina le cayó a Fran Martínez en el segundo palo. Metió la bota completamente solo, sin oposición alguna, para poner el 2-2 a placer.

12 puntos

Era de suponer que Borja Jiménez, un estudioso, tenía detectada esa carencia. No en vano, en su presentación aseguró que había visto los últimos siete partidos del equipo. El paso de las jornadas no le ha dado la razón para ponerle fin a ese problema. No ha desaparecido y se ha enfatizado, porque el equipo no recupera su fiabilidad defensiva y esos despistes antes del pitido final han costado muy caro.

Sin ir más lejos, uno de bulto provocó la eliminación en la Copa del Rey frente al Girona. El Cartagena había disputado un gran partido y una fatídica acción en el minuto 94 forzó la prórroga y, a la postre, el 2-4 definitivo. Un balón colgado al área, mal defendido y sin nadie encima, que le permitió a Ignasi Miquel acomodarse el balón y disparar. Unos días después el que sacó tajada fue el Badajoz. Se llevó el triunfo con dos regalos y una diana infantil de Pablo Vázquez en el minuto 85. Ese tanto en el Nuevo Vivero costó 3 puntos. También la del pasado domingo en Don Benito, la del Yeclano y la del filial hispalense. 12, en total, que podían haber supuesto un alivio para no ir tan apurados en lo más alto del Grupo IV. En Majadahonda, muchos aficionados recriminaron la falta de pillería de los albinegros para perder tiempo y mantener alejado el balón del área.

La portería del fondo norte, un mal fario para Marc y Esteve

Los dos porteros del Cartagena, Marc Martínez y Esteve, han recibido en lo que va temporada 15 goles en el estadio Cartagonova, contando los 11 partidos de Liga, las dos eliminatorias de Copa del Rey frente al Leioa y el Girona y el amistoso solidario a beneficio de los afectados por la DANA contra el Barcelona. Se da la casualidad que los equipos que han visitado Benipila han marcado 12 de esas dianas en la portería del fondo norte. Ya lo hicieron Sevilla Atlético, Talavera, Villarrobledo, UCAM Murcia, Yeclano, Leioa, Girona, Don Benito y el propio Barça. Un mal fario para los guardametas albinegros y que, curiosamente, se ha repetido casi siempre en las segundas partes de los encuentros, cuando ha tocado cambiar de campo.