Spain

La verdadera historia de Juana de Castilla: ¿perdió realmente la cordura?

Un grueso traje de terciopelo negro envuelve su figura. Una toca, sus cabellos. Las dos alianzas de su mano izquierda atestiguan su condición de viuda. Y la mirada perdida que luce su rostro la aleja del frío que azota el paraje en el que se ha detenido la comitiva. Así es como Francisco Pradilla y Ortiz quiso retratar a Juana de Castilla en uno de sus lienzos más conocidos, el que muestra a la soberana velando el féretro de su difunto esposo. Cuentan desde el Museo del Prado, institución donde se exhibe el cuadro, que Pradilla contó con solo un par de títulos a modo de referencia: la Historia de los Reyes Católicos, de William J. Prescott, y la Historia General de España, de Modesto Lafuente.

"Muchos españoles de su tiempo tenían a la pobre reina por hechizada; otros veían en ella la víctima inocente y desvalida de un fraude dinástico; algunos la consideraban enferma del cuerpo, tullida o cosa parecida. Solamente los pocos iniciados sabían la verdad, y para ellos la prisionera de Tordesillas era sencillamente Juana la Loca", reza Ludwig Pfandl en su Juana la Loca (Austral), aludiendo a los más de 40 años de encierro que vivió la soberana.

Con los años, nuevas aristas se han ido sumando al retrato de la soberana, cuestionando la leyenda de su enajenación. "A finales del siglo XIX, con el tardorromanticismo, el amor y la locura llaman mucho la atención, y los pintores del momento hacen una serie de cuadros academicistas", comenta Miguel Ángel Zalama, catedrático de Historia del Arte en la Universidad de Valladolid y autor de numerosos estudios sobre Juana. "Pradilla es un magnífico pintor, pero se inventó cosas, como se las inventó también Lorenzo Vallés -autor del lienzo Demencia de Juana de Castilla-. Ellos reinterpretan. El cuadro de Pradilla tiene varios errores. Por ejemplo, en el ataúd, aparece el escudo imperial, pero Felipe el Hermoso nunca fue emperador", sostiene.

Portadas de los libros 'Juana de Castilla', de María Teresa Álvarez, y 'La reina Juana I de España, mal llamada la Loca', de María Milagros Rivera.
Portadas de los libros 'Juana de Castilla', de María Teresa Álvarez, y 'La reina Juana I de España, mal llamada la Loca', de María Milagros Rivera.

En su nueva novela, Juana de Castilla (La Esfera de los Libros), la escritora y periodista María Teresa Álvarez también se cuestiona muchas de las reinterpretaciones que han contribuido a instalar la leyenda de la locura de la soberana en el imaginario popular, y apunta a su padre, a su marido y a su hijo como responsables de su desgracia. Sin abandonar el célebre episodio del cortejo fúnebre, que ha pasado a la posteridad por los supuestos celos necrofílicos que indujeron a la soberana a permanecer una noche al raso y no en un convento próximo regentado por monjas, la autora plantea la siguiente teoría, poniéndola en boca de doña María de Ulloa y Hernán Duque:

-Doña María, una curiosidad que tengo: ¿es verdad que se pasaron una noche bajo las estrellas con el ataúd, porque el monasterio cercano era de monjas y doña Juana quería evitar el contacto con las mujeres?

-Es verdad que pasamos la noche al descubierto. Pero ya sabéis que se habla de todo, y se dan opiniones sin conocer a fondo la verdad. Lo fácil, tratándose de doña Juana, es aludir a los celos, en este caso necrofílicos. Se dice que la reina no permitía que ninguna mujer se acercara al féretro de su marido. Y no es cierto -asegura doña María.

-Entonces, ¿por qué no pasaron la noche dentro del monasterio?

-La respuesta es muy sencilla: el féretro iba custodiado por monjes cartujos y su regla les impedía estar cerca de mujeres que no perteneciesen a la realeza. Por eso no entramos en el convento.

-Sin duda es una buena explicación -afirma Hernán.

-Claro, y de esta forma se entiende por qué al llegar a Tordesillas, los llamados celos necrofílicos habían desaparecido. En Tordesillas, doña Juana no tuvo inconveniente en dejar el ataúd en Santa Clara, donde la comunidad también es femenina. ¿Qué había pasado para que las clarisas no despertaran los celos de doña Juana? Es muy sencillo: los cartujos ya se habían ido.

Doña Juana la Loca.
Doña Juana la Loca.FRANCISCO PRADILLA Y ORTIZ, 1877. MUSEO DEL PRADO

"El amor fascina siempre. Sobre todo, cuando escasea", sostiene la historiadora María Milagros Rivera, catedrática emérita de la Universidad de Barcelona y autora de La reina Juana I de España, mal llamada la Loca (Sabina Editorial). "La reina Juana I de España fue una mujer demasiado libre para su tiempo o, mejor, para los hombres de su tiempo y para la política sexual misógina que ellos intentaban imponer".

A su juicio, Juana tuvo siempre muy clara su grandeza personal como mujer y, también, como reina. "No se dejó achantar ni por la violencia de su padre Fernando el Católico ni por las presiones del rey Enrique VII de Inglaterra para casarse con ella; los dos querían anexionarse sus reinos o el poder sobre ellos. La locura era el modo más fácil de declararla incapaz de gobernar. Pero el propio Enrique VII de Inglaterra, que la conoció y la trató, desmintió esta acusación en una carta perfectamente conservada", asegura la historiadora.

Junto a los cuadros de Pradilla y Vallés, la película que en 2001 dirigió Vicente Aranda y protagonizó Pilar López de Ayala también caló con contundencia en el imaginario popular. "En esa cinta,se la pinta de loca y de ninfómana, igual que en la película anterior, Locura de amor. No significa esto que sean malas películas y el arte tiene total libertad para interpretar", matiza Zalama. "Se puede decir y contar lo que se quiera, pero no hagamos creer que es una crónica de los acontecimientos".

Más reciente es la interpretación de Irene Escolar en la serie Isabel. " Fue una mujer muy maltratada por su familia y por la historia. La imagen que nos ha llegado de ella es muy poco real y muy poco justa. Es fascinante lo que tuvo que vivir y a lo que se enfrentó... Fue una mujer adelantada a su tiempo, con mucha sensibilidad y vulnerabilidad y fue anulada por todos los miembros de su familia", aseguró en su momento la actriz en una entrevista para YoDona.

Por eso, Rivera aboga por aproximarse a estas representaciones concibiéndolas "como muestra y prueba de grandeza femenina, no de miseria". "La incultura patriarcal ha contribuido a conservar la memoria sombría de la reina Juana I con los medios que conoce, que suelen ser los de la economía de la miseria femenina. Pero lo importante es que, incluso en este triste envoltorio, su memoria no se ha perdido, sino que se ha acrecentado, ganando en curiosidad e interés a lo largo de los siglos".

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

Maradona fue enterrado cerca de buenos Aires junto a sus padres, el Ex futbolista y entrenador argentino Diego Maradona fue enterrado en un cementerio cercano a buenos Aires, informó la cadena TN
Mourinho sobre Maradona: podemos encontrar su fútbol en Google, pero no encontraremos a Diego allí. Lo extraño
Fabio Capello: contra un Real Madrid tan mediocre, el Inter podría haber jugado mejor
Ibrahimovic se reunió con el entrenador de la selección de Suecia en Milán
El zaguero del Tottenham WINKS anotó desde los 49 metros. Este es el 3er resultado en la Europa League, todo - en este sorteo
Este error dolerá a todos los hombres: el jugador de molde falló desde medio metro y entró en la barra
Mikel Arteta: Muy contento con el juego de Pepe contra molde. El Arsenal en general jugó bien