Spain

La Terremoto se enreda con una serpiente y queda a un paso de la final de «MasterChef»

«MasterChef Celebrity 5» ya tiene sus cinco finalistas, y entre ellos no está La Terremoto de Alcorcón. Se enredó con una serpiente en el plato de la prueba final y lo pagó con la expulsión. Ainhoa Arteta, Raquel Meroño, Flo, Josie y Nicolás Coronado se disputarán el trofeo. El triunfo está más abierto que nunca después de que el que hasta ayer era el máximo favorito, el actor y modelo Coronado, a punto estuviese de ocupar el lugar de La Terre. Mientras el hijo de Paola Dominguín se desinfla crece, como la espuma, la figura de Raquel Meroño.

Propuestas con sabor a jurado

La noche de la semifinal comenzó con una prueba en la que los aspirantes tuvieron que replicar seis elaboraciones de Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz. Los platos y los tiempos de cocinado (todos partieron con 120 minutos, que se fueron reduciendo en función de su habilidad para pujar) se decidieron en una subasta, celebrada en presencia de dos aspirantes de una edición anterior de «MasterChef Celebrity», Los Chunguitos. Dejaron un momento para los «highlights» de la historia del programa, el trío que formaron con Ainhoa Arteta al son de «Me quedo contigo».

Josie dispuso de 70 minutos para elaborar ris de veau glacé con setas, crujiente de patata, aire de vainilla y polvo de trufa. «Lleva mil elaboraciones», se quejó el estilista de la propuesta de Samantha.

El humorista Flo contó una hora y cinco minutos para pelearse con un risotto de piñones carbonara (con clara de parmesano, crestas de gallo y mantequilla de trufa blanca) ideado por Jordi Cruz.

Pepe Rodríguez sorprendió al presentar un postre: «Lemon cookie» (limón, galleta y hierbas). Le correspondió a Raquel Meroño, que dispuso de una hora para llevarlo hasta la mesa de los jueces.

El hombre que se ha ganado el cartel de favorito de esta edición, Nicolás Coronado, pujó por un financier de avellana con crema de marrón glacé y bavarois de leche merengada. Lo ideó Samantha y el hijo de José Coronado dispuso de 55 minutos para replicarlo. «Es un bizcocho», explicaron los chefs a Los Chunguitos –y de paso a gran parte de la audiencia– qué era eso del «financier».

Hora y media tuvo la soprano Ainhoa Arteta para imitar el taco de maíz y foie gras con café, chile, vainilla, café y mole de Jordi Cruz.

Y con el mismo tiempo contó La Terremoto de Alcorcón para cocinar un plato minimalista del chef de Illescas: sopa de lentejas al aceite de oliva virgen extra y huevo frito.

Tras los cocinados, llegó la hora de la verdad.

«Yo he sentido que hay una evolución», compareció satisfecha Ainhoa; se le fue la mano con el sabor a a maíz y el plato no estaba todo lo crujiente que tenía que estar, pero se acercó bastante a lo original. Mejor parado incluso salió Flo: «Está muy bien», sentenció Juan Salazar, y lo secundó Pepe Rodríguez. «Es un platazo», corrobó el chef. Nicolás Coronado se bloqueó «al escuchar la palabra repostería», según Samantha, y se cayó del caballo ganador. «He repetido todo», confesó el muchacho antes de que los jueces probasen su postre. «Todo está como a medias», lamentó Samantha. La Terremoto de Alcorcón ofreció «cosas buenas y cosas malas», en palabras del de Illescas. Josie confesó haberlo pasado bien haciendo un plato «más estético que rico», según el juicio de los chefs, pues el estilista no dio con el punto de las mollejas, que se quedaron crudas. Raquel Meroño se «perdió» con un postre que le resultó «complicado» y le dio «vergüenza» presentar.

Los triunfadores fueron, por este orden, Flo y Ainhoa Arteta.

Arteta y Meroño, primeras finalistas

A la preciosa luz de la localidad salmantina de La Alberca se desarrolló la prueba de exteriores. El chef Carlos Hernández, del restaurante ConSentido, diseñó un menú de cuatro platos para 60 comensales que los aspirantes tuvieron que elaborar en 180 minutos.

Flo (capitán), Raquel Meroño y Nicolás Coronado formaron el equipo azul, que cocinó el entrante (guiso de asadurillas embuchadas) y el primer plato (crestas de gallo, chips y torrija de brioche), porque así lo eligió el humorista. Por tanto, el rojo lo integraron Ainhoa Arteta (capitana), La Terremoto de Alcorcón y Josie. Les correspondió elaborar el segundo plato (zorongollo y aliño en pan soplado) y el postre (bellota, algarroba, almendra y ocal).

En juego estaban dos billetes para la final. En esta ocasión, al contrario de la habitual, el veredicto era individual y no por equipos.

Pareció tomar carrerilla el equipo liderado por un Flo muy activo y organizado, en plan gran capitán. En el otro bando, las dos artistas perdían el tiempo en discusiones y no en elaboraciones. Así estaban las cosas cuando los chefs ordenaron que los equipos se intercambiasen las cocinas. Se les concedió un tiempo más bien escaso a los capitanes para que se diesen información sobre cómo culminar lo que estaba ya al fuego.

El cambio desubicó a Flo, que se iba de una bando a otro para asombro de los jueces y, sobre todo, de sus compañeros. Mientras Raquel Meroño sudaba y trabajaba, y Coronado cocinaba en silencio como una hormiguita, el humorista imitaba a Rajoy. Meroño le pidió que se dejase de hacer el camaleón y se centrase en el zorongollo, ya difícil desde su nombre. Se centró algo más, pero se le quemaron unos tomates y se olvidó de alguna elaboración. Por estos y otros motivos Jordi Cruz le retiró el mandilón de capitán para ponérselo a la actriz.

Meroño y Arteta celebran su pase a la final
Meroño y Arteta celebran su pase a la final - RTVE

En el otro bando, Ainhoa Arteta sufrió un pequeño ataque de ansiedad debido a la presión de los chefs y del momento. «La gente se piensa que soy muy fuerte, que me puede decir lo que le dé la gana», se quejó, pero después se repuso.

Llegó la hora del jurado. A Nicolás Coronado se le acusó de cierta desidia y se le endosó por ello un mandilón negro. Flo también fue enviado a la prueba final por haberse desinflado y haber delegado como capitán. Su labor la acabó haciendo Raquel Meroño y eso le valió un billete para la final. El otro fue para Ainhoa Arteta por su buen hacer como capitana y cocinera del equipo rojo. A La Terremoto le faltó velocidad y Josie no fue minucioso . «Nueve fosos ya», se quejó el estilista. «Ona Carbonell hizo nueve fosos y fue ganadora», replicó Pepe Rodríguez.

El exótico reto final

El final del concurso se acerca, el programa se va «calentando» y el nivel de los invitados crece. Por ello fue Martín Berasategui (12 estrellas Michelin lo preceden) el que supervisó este cocinado final en el que estaba en juego el pase a la gran final. Lo hizo, como siempre, al grito de «garrote».

Paz Vega y Félix Gómez, duelistas de «MasterChef Celebrity 3» y «MasterChef Celebrity 4», fueron un paso más allá y trabajaron codo a codo con los tres aspirantes.

En esa prueba final los delantales negros (Nicolás Coronado, Flo, La Terremoto de Alcorcón y Josie) tuvieron un reto de aúpa. Tuvieron con cocinar con ingredientes de una caja misteriosa que escondía productos tan exóticos como solomillo de cocodrilo, edamame o raíz de loto, además de usar diferentes técnicas y utensilios como la esferificación, la baja temperatura, el soplete o las pinzas. «La prueba es compleja, de pensar mucho», valoró Pepe Rodríguez.

Los exóticos ingredientes de la prueba final
Los exóticos ingredientes de la prueba final - RTVE

Flo optó por un risotto que ya durante el cocinado mereció el elogio («garrote total») de Berasategui. No le quedó bonito, pero sí muy rico. «Hacerlo un poquito más mono, ¡porque está más bueno!», le pidió Samantha. Fue elegido el mejor plato de la prueba final. Se lo dedicó a su padre, que le enseñó la «templanza», virtud que ha añadido a sus cocinados. Aclaró que su progenitor está vivo.

Josie se decantó por solomillo de cocodrilo con edamame y lágrimas de flor de loto. Eran sabores complicados de combinar, según los chefs. Y el resultado fue «impresionante» para Berasategui. «Es imposible hacerlo mejor», añadió el vasco. El estilista se lo dedicó, nombre incluido, a Pitita Ridruejo: «Cocodrilo Pitita» se llamaba. Con ella repartió el mérito: «Pitita me ha iluminado». Fue el segundo mejor del reto final. «No sé cómo ha llegado hasta aquí. Ha sido subir una escalera muy inclinada», valoró, emocionado, tras su clasificación para el último escalón del programa.

El «cocodrilo de mar» de Nicolás Coronado fue un plato «con muchos fallos», según Pepe Rodríguez, y «con muchos defectos y pocas virtudes», juzgó Jordi Cruz. Le salvó que hubo uno peor.

Por último, La Terremoto de Alcorcón hizo básicamente una mala mezcolanza entre la galera (un crustáceo) y serpiente. «Es un sinsentido. No se puede comer», lamentó Rodríguez. «Esto es un desastre», añadió Cruz. Fue ella la que se quedó a las puertas de la final. Se lo tomó bien: «No tengo ni idea de cocinar. No sé ni cómo he llegado hasta aquí». Fue su frase de despedida.

Los cinco finalistas
Los cinco finalistas - RTVE
Ver los comentarios

Football news:

El delantero Del Athletic, Iñaki Williams, fue el autor de la victoria en la final de la Supercopa de España ante el Barcelona (3-2)
El Milan le dará al defensor Conti Parma un préstamo con una compra obligatoria por 7 millones de euros
Cuman sobre la eliminación de Messi: No sé cuántas veces se le ha quitado el balón. Intentó un pase en profundidad pero Ronaldo Koeman estaba en posición de fuera de juego
Marsella está cerca de alquilar Milik por 8+3,5 millones de euros por 1,5 años con opción de compra
Koeman sobre 2:3 con el Athletic: No es un paso atrás. Barcelona todavía mostrará que está en el camino correcto
Griezmann anotó 5 goles en las últimas 4 finales
Messi enloqueció: golpeó a su rival en la cabeza y recibió la primera roja de su vida para el Barça (¡753 partidos!)