Spain

La teoría británica sobre por qué los españoles no desayunamos «bien»

Yo soy muy anglófila. O britófila, si extendemos mi querencia todos los lugares, personajes y méritos de la Gran Bretaña. La Pérfida Albión y sus flemáticos habitantes producen en mí un hechizo difícil de explicar más allá de que inventaran las tabletas de chocolate, la máquina de vapor o la teoría de la evolución. Me encantan las películas de tacitas victorianas, el Támesis y el amor que los británicos profesan por su propia historia, tres aspectos que seguramente han contribuido a que recuerde con emoción la vieja sintonía de la BBC, aquella que sonaba antes de la emisión de «Arriba y abajo».

Los súbditos de su graciosa majestad también saben comportarse de manera bochornosa, por supuesto, y suelen elegir nuestro país para hacerlo sin ningún tipo de freno. Lejos quedan aquellos tiempos en que un inglés o una inglesa se conducían siempre en España como perfectos caballeros y damas, con exquisita educación adornada de cierta socarronería o, dependiendo del tipo de persona, de una afectación tirando a entrañable ñoñez. Momentos hubo en que, incapaces de olvidar los tiempos del imperio, los británicos se pasearon por la península destilando superioridad e incomprensión hacia nuestras ibéricas costumbres. Los he recordado esta semana gracias a un impagable vídeo publicado en la cuenta de Twitter del archivo histórico de la BBC.

<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr"><a href="https://twitter.com/hashtag/OnThisDay?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#OnThisDay</a> 1964: Tonight wasn&#39;t impressed by the Spanish&#39;s rather un-British attitude towards breakfast, but frankly they&#39;re probably just jealous. <a href="https://t.co/pNLfdtO8DC">pic.twitter.com/pNLfdtO8DC</a></p>&mdash; BBC Archive (@BBCArchive) <a href="https://twitter.com/BBCArchive/status/1366685712297394177?ref_src=twsrc%5Etfw">March 2, 2021</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>

Se trata de un reportaje emitido el 2 de marzo de 1964 en «Tonight», un programa de actualidad de la televisión pública inglesa en el que solía colaborar como corresponsal en el extranjero el periodista Julian Pettifer. Mister Pettifer pasó por Jerez de la Frontera y no se le ocurrió otra cosa que grabar en esta ciudad gaditana una pieza hablando sobre la gastronomía española y sus curiosas idiosincrasias. En particular decidió teorizar acerca de por qué los españoles tomábamos tantas tapas y picoteábamos comida aquí y allí a lo largo del día: según él, la razón estaba en que no desayunábamos como la gente decente.

«El sur de España no es como Gran Bretaña», explicaba el locutor. «Sus ciudades no se parecen a las nuestras, en sus calles las vistas y sonidos son diferentes y los españoles claramente no son como los británicos. ¿Por qué? Bibliotecas enteras de libros se han escrito intentando explicar el peculiar carácter español en términos históricos, geográficos, climáticos o políticos. Pero hasta ahora, ningún experto había señalado con el dedo la verdadera causa del problema: el desayuno. Ningún español toma nunca un desayuno decente. El suyo es terrible, un par de galletas untadas en café. Y cuando una nación comienza el día a base de dos galletas pastosas, sólo puede ocurrir una cosa. Picotear. Los españoles picotean con un afán y en una escala desconocidos para nosotros. Son una auténtica nación de mordisqueadores. Pero necesitan serlo, porque no sólo descuidan el desayuno sino que no comen hasta las 2 del mediodía. Así que para mantener a raya los retortijones de hambre tienen que dedicarse a zampar una sucesión infinita de pequeños aperitivos que ellos llaman tapas. Embutido, ostras, gambas, otras cosas del mar innombrables, aceitunas, ensaladilla rusa…»

El alimento marino que Pettifer encontró tan horrible como impronunciable eran unos percebes que en las imágenes vemos comer con delectación a algunos clientes de las tabernas jerezanas. Según el periodista, el tapeo era lo único que impedía que los españoles se desmayaran entre el café mañanero y la comida del mediodía, a la que invariablemente seguían una siesta y varias copas con las que, cómo no, iba incluida una tapa que permitía posponer la hora de la cena hasta medianoche. En opinión del locutor, con tanto comer los españoles no tenían tiempo para trabajar y el tapeo suponía un lastre terrible para la vida económica del país. Todo se arreglaría imponiendo un desayuno contundente como el inglés, pero ¡ay! los españoles eran tan cerriles que la misión se antojaba perdida. No hacía falta más que visitar una bodega cercana para comprobar que nuestro pernicioso estilo de vida había contagiado incluso a los más inocentes animalitos: aquí hacen una aparición estelar los famosos ratones de González Byass bebiendo jerez como si no hubiera un mañana y en fin, para qué quieren ustedes más. «Jamás encontraremos un respetable ratón británico comportándose con semejante desenfreno. En Gran Bretaña damos ejemplo: nosotros sí que desayunamos bien».

El tuit, lógicamente, ha recibido miles de respuestas denunciando la superioridad gastronómico-moral de los ingleses y poniendo su clásico desayuno de alubias a caer de un burro. A mí el vídeo me parece un delicioso ejercicio de sentido del humor y la ironía, algo tan exagerado que no puede hacer otra cosa que provocarnos una sonrisa y que nos compadezcamos un tanto de los ingleses y su proper breakfast.

Football news:

Hazard está cerca de regresar al campo. Trabaja en el grupo general desde principios de abril
Alemania tiene el premio al peor gol del mes. El ganador recibe un asiento de inodoro
Neymar recibirá 30 millones de euros al año en un nuevo contrato con el PSG
Koeman antes de la final de la Copa: Messi sabe cómo prepararse perfectamente para partidos importantes. El entrenador del Barcelona, Ronald Koeman, respondió a la pregunta de si el delantero del equipo, Lionel Messi, estará especialmente motivado en la final de la Copa de España contra el Athletic
Thomas Tuchel: hay una distancia entre Chelsea y Man City. Ellos y el Bayern son los dos clubes de referencia en Europa
Vieira sobre Le Gré, que niega el racismo en el fútbol: Sus argumentos no inspiran confianza. El racismo en el fútbol es
Gerrard goleó 4-0 al Arsenal con Slavia: tuve un verdadero placer. Estoy seguro de que a camara también le gustó todo