El subdelegado del Gobierno, Miguel Juan Espinosa, ha presidido esta mañana la reunión de la Comisión Provincial de Coordinación sobre Vialidad Invernal ante Nevadas y otras situaciones meteorológicas extremas para la campaña 2020-20121, en la que han participado técnicos y responsables de distintos servicios de la Junta de Comunidades, Diputación Provincial, Ayuntamiento de Albacete, Protección Civil, DGT, así como Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil.

Tras realizarse un breve resumen del balance de la campaña pasada y la incidencia que tuvo el temporal “Gloria” en la provincia, con cortes en carreteras y suspensión de clases en 62 municipios a causa de las precipitaciones de nieve, donde los puntos más conflictivos se registraron en la A-30 y en la A-31; el subdelegado del Gobierno, ha hecho especial énfasis en la importancia del intercambio de información y coordinación entre todas las instituciones y que en el caso de Albacete, está siendo ejemplar en su funcionamiento, lo que a su juicio es “un aval de garantía para hacer frente a cualquier contingencia que se nos pueda presentar”.

Al igual que el año pasado, también se ha subrayado durante la reunión la importancia que tiene la comunicación con las distintas administraciones de las provincias limítrofes para garantizar la vialidad y seguridad en las carreteras y la existencia de un convenio con Cruz Roja para atender a la población en caso de emergencia, así como la posibilidad de activación de la UME.

En este operativo están previstos hasta 17 puntos kilométricos en la Red de Carreteras del Estado en la provincia para establecer controles o restringir la circulación en caso de que fuera necesario con motivo de situaciones climatológicas adversas.

Las operaciones de vialidad invernal persiguen, de acuerdo con el protocolo de actuaciones establecido, mantener en época invernal las carreteras de la Red de Carreteras del Estado, cuando se ven afectadas por problemas de nieve o hielo, en las mejores condiciones posibles de confortabilidad y seguridad, de acuerdo con los Niveles de Servicio fijados para cada uno de los tramos de la red.

Los principales objetivos son la prevención de la formación de placas de hielo sobre las calzadas cuando se esperen heladas, la información a los usuarios de las carreteras de cualquier incidencia con la antelación suficiente y, en caso de nevadas, la retirada de nieve para minimizar las perturbaciones al tránsito como consecuencia de éstas.

Por último, todos los miembros de la Comisión han coincidido en la importancia de que, ante cualquier contingencia o desplazamiento previsto, los ciudadanos atiendan las recomendaciones que se hagan desde las autoridades ante situaciones meteorológicas adversas, consulten las predicciones meteorológicas y las limitaciones para la circulación que cada nivel de alerta supone en sus distintos colores: verde, amarillo, rojo y negro .

Un adecuado tratamiento de la vialidad invernal está condicionado por una predicción meteorológica certera y conocida con suficiente antelación (lo que no siempre es posible) y por las condiciones en que se produzca la nevada (intensidad de tráfico, horas punta, accesos a las grandes ciudades…). Por ello, una de las mejores medidas a adoptar está en manos de los ciudadanos: que éstos atiendan a las recomendaciones que se hagan desde las autoridades ante situaciones meteorológicas adversas.