Spain

“La sensación que tengo es que Adelante Cádiz está incómodo gobernando”

Lucrecia Valverde se vio de la noche a la mañana al frente del Grupo Municipal de Ciudadanos tras la huida de Domingo Villero y la pérdida de un concejal, una situación que le puso encima el foco que no esperaba.

–¿Cómo calificaría el actual estado de la ciudad y la gestión del equipo de Gobierno de Adelante Cádiz?

–Absolutamente deplorable porque la ciudad ya está sin proyectos, navegando a la deriva y con la inercia del funcionamiento de los técnicos. Yo creo que durante los primeros años les dábamos la oportunidad de pensar que estaban colocándose y posicionándose, pero cuando no se tienen las ideas claras, no se tiene voluntad de trabajo ni visión, se les están viniendo todos los problemas encima. Como estábamos mal, la pandemia ha pillado a la ciudad con el pie cambiado y eso es una cosa no lo sabe todo el mundo. ¿Cuál es el paso siguiente? Es momento de actuar ante circunstancias excepcionales de manera excepcional y eso es apoyar al equipo de Gobierno, si tenemos la conciencia o la certeza, de que no va a cambiar en dos años y pico. Apoyarlo quiere decir que en todos los que sean proyectos de ciudad contarán con nosotros aunque hasta ahora nunca lo han hecho, pero no pierdo la esperanza.

"El alcalde está ensimismado en otro mundo, en las redes hasciendo activismo de quinceañero”

–¿Le parece llamativo que digan claro que no van a pactar con su formación ni con el PP en nada?

–A nosotros creo que tienen la política deliberada de ningunearnos, lo cual a mí siendo dos, siendo un grupo municipal tan pequeño, es halagador porque quiere decir que algo estamos haciendo bien, porque entonces nos darían una de cal y otra de arena. Procuran no hacerlo con nosotros y negociar con gente que no tiene una ideología definida como Villero. ¿A cambio de qué? Nosotras le dijimos que les apoyaríamos en presupuestos. Hay temas que no son tan ideológicos para que nos excluyan. Por ejemplo, el plan de cambio climático tenía que haberse elaborado ya y ahí tampoco hay una discrepancia profunda. Creo que es que este equipo sabía hacer oposición y no sabe gobernar. Gobernar supone mirar a la oposición e intentar sacar propuestas adelante, sobre todo si no tiene mayoría absoluta, que beneficien a la ciudad. Y aunque la tuvieran con el PSOE, que de vez en cuando parece que se acerca y luego le dan consignas y no sé que libertad tienen para cambiar. Me da la impresión de que el Grupo Municipal Socialista anda también muy perdido y hay veces que se aleja o se acerca al equipo de gobierno sin que nos quede claro cuál era el fondo de la discrepancia.

–¿Con el equipo de Gobierno se refiere a que prefieren adoptar el papel de víctimas?

–Un partido que llega con determinadas banderas que ahora se le están volviendo en contra, están incómodos. La sensación es que están incómodos gobernando porque no saben. Para gobernar tienen que tener las ideas claras y tener la cintura para no dividir el mundo entre buenos y malos, no estamos en juicios morales, sino que te tienes sentar e intentar sacar proyectos adelante, y si sabes que tienes a otro partido gobernando en otra administración y quiere que se te oiga en esa otra administración... Es lo que llamo yo la voz única de la ciudad. Eso pasa por llevarte bien con todos los partidos para que ellos sean tus portavoces en otras administraciones en las que gobiernan. No lo conciben porque entienden la política como una batalla de buenos contra malos. Tienen una concepción infantil de la política. ¿Que eso es sectarismo? Puede que sí pero sobre todo lo que es rigidez ideológica.

"La moción de censura me parecería ahora muy oportuna pero me la planteo como una fantasía”

–¿Considera que el alcalde ha bajado los brazos como se dice en otros partidos de la oposición?

–Creo que está ensimismado en otro mundo. Y por echarle un piropo, me ha dado esperanzas el hecho de que se plantara con otros alcaldes cuando han intentado colar el real decreto de Hacienda que perjudicaba tanto al municipalismo en el que hubiera tenido la seguridad, y así lo dijimos en el pleno, que el grupo municipal de Ciudadanos lo iba a apoyar. Yo lo veo en su mundo, en las redes muy activo, haciendo activismo de quinceañero, por eso se queda desconcertado cuando su gente no le responde, como por ejemplo con el Carranza. Por eso monta esos procesos participativos ficticios.

–¿Y qué le ha parecido todo este proceso para el cambio de nombre del estadio?

–Para ese viaje no hacen falta alforjas. Que asuma la responsabilidad y cambie lo que tenga que cambiar sin intentar disfrazarlo de procesos participativos que no son tales, que son fraudes. Yo creo que eso se le está viniendo en contra porque de momento la Federación de Peñas Cadistas, gente que no tiene un posicionamiento político ni lo debe tener, está decepcionada. Tú no puedes engañar a la gente ni cambiar las reglas del juego. Por eso yo a veces lo veo muy infantil, como cuando tienes un niño pequeño y ve que está perdiendo y dice que no vale y empezamos de nuevo. Cambia las reglas del juego porque se coge la pataleta porque su pueblo no responde como él quería.

"La presencia de un edil tránsfuga que puede aceptar lo que sea, ha mermado la capacidad de fiscalización de la oposición”

–¿Qué papel está jugando Ciudadanos en este mandato?

–El papel que nosotras nos hemos propuesto y tenemos muy claro que es el de la cintura, el de la negociación y el de creer de verdad en los debates de ciudad. Nosotros evitamos llevar mociones que dependa su ejecución y su cumplimiento, si salen en los acuerdos, de otras administraciones.

–¿Y han cerrado las heridas tras la huida del que fue vuestro cabeza de lista en las municipales, Domingo Villero, y que a veces incluso lleva posturas contrarias a las vuestras?

–Nosotras, superada la sorpresa y el disgusto que implicaba el que perdiéramos un escaño, cuando vimos claramente que no lo iba a dejar, pues le dedicamos una rueda de prensa y luego nos hemos reposicionado y nos hemos puesto de nuevo a trabajar. A mí me incomodaba la visibilidad, la portavocía conlleva este tipo de entrevistas en las que yo no dudo que el señor no adscrito estará comodísimo y querría una diaria, pero yo no. Creo que no tiene más importancia. Ha perjudicado sobre todo al PSOE porque era el que tenía la llave. ¿Que nos pega palos a nosotros? Cuando ha presentado mociones sensatas, se las hemos apoyado y vamos a seguir haciéndolo. Como todavía no sabemos por qué se fue ni cuál era la discrepancia ideológica porque nunca tuvo ninguna queja, no le podemos prestar más atención. Sí nos preocupa que hay una estrategia claramente diseñada que roza el incumplimiento del Pacto Antitransfuguismo y, que les saque las castañas del fuego al equipo de Gobierno con esa figura de concejal número 14, ha desestabilizado.

"La concepción de la política del equipo de Gobierno de una batalla entre buenos y malos es infantil”

–Vienen de un período en el que Ciudadanos en el anterior mandato tuvo una oposición más dura que la que hay ahora e incluso haciendo bloque con los otros dos partidos de la oposición. ¿En qué ha cambiado la oposición de entonces con la de ahora?

–De verdad que nosotros intentamos mirar hacia delante y no tratar de compararnos con lo anterior. Creo que el anterior grupo municipal hizo un buen trabajo, sinceramente, y creo que ahora las circunstancias del número casi abrumador de los 13 concejales que tiene el equipo de Gobierno hace que la oposición sea mucho más difícil y también creo que la posibilidad de negociar sin programas, con un concejal tránsfuga que puede aceptar lo que sea, que puede tragar con cualquier tipo de propuesta sin deberle explicaciones a nadie, ha perjudicado la posibilidad de la oposición y ha mermado la capacidad de fiscalización de la oposición. Nos ha perjudicado a todos, pero fundamentalmente al PSOE. Ahora cuando el Partido Socialista no traga con determinadas imposiciones, se vuelven hacia el concejal no adscrito. Que el otro día no estuviera con el resto de los grupos municipales en el tema de la aprobación definitiva de los presupuestos, demuestra lo que es la definición de un tránsfuga. ¿Qué explicación puede dar a eso?

–El PP, a través de Juancho Ortiz, hizo un intento de promover una moción de censura en la que quería implicar al PSOE. ¿Se dirigieron a ustedes y qué les parecía esa posibilidad?

–Yo he de decir que los portavoces bromeamos mucho con la moción de censura y que yo de vez en cuando le abro la puerta al PSOE y le digo que para cuándo. Pero yo no tengo esas cifras y no somos relevantes para eso. Desgraciadamente creo que es absolutamente imposible que se produzca una moción de censura porque las estructuras de los partidos y, en concreto, la del PSOE, aunque a la portavoz le pareciera tentador, no se lo iban a a permitir. La realidad es que no creo que tenga libertad el PSOE para ello. Quizás ninguno de los dos es capaz de sentarse y arbitrar un programa y de organizarlo. Si lo hicieran, no me parecería mal. De hecho, yo lo dije en Pleno. Me parece que el proyecto de Adelante Cádiz ha sido un fiasco, está completamente acabado y estamos perdiendo un tiempo que es precioso. Me parecería en estos momentos muy oportuno, aunque me lo planteo como una fantasía.

–Ha hablado de los 13 concejales y que rozan la mayoría absoluta. ¿Cree que es número y esa ampliación se está traduciendo en una mejor gestión?

–Creo que para ellos mismos ha sido una sorpresa. Se han quedado desconcertados y de hecho ha habido baile de concejales y la siguiente en la lista después de David Navarro no ha aceptado entrar, quizás porque se huele que puede asumir una responsabilidad en temas muy espinosos. ¿Qué es lo que me preocupa? Que ese desconcierto se traduce en falta de coordinación entre las diferentes delegaciones y nos los está denunciado muchas asociaciones. No se coordinan, la división se ve porque cada uno va por su lado.

"La marca Kichi transmitía credibilidad personal, pero la gente empieza a ver que el muñeco se rompe”

–Antes comentaba el tema de la pandemia. ¿En estos meses se han visto más las costuras del equipo de Gobierno?

–Yo creo que todos los grupos municipales de la oposición veníamos ya denunciando que se les acababan las excusas. Que ya estaban en el segundo mandato, que tenían una mayoría casi absoluta, y que esa incapacidad para cumplir su propio programa, y esa manera de huir hacia las redes, la propaganda permanente, esa idea de los buenos y los malos, hacia las trincheras, y esa continua batalla ideológica estéril, no les podía servir de excusa.

-¿Le llama la atención de que algunos colectivos que pudieran estar más cercanos a ellos les están saliendo contestatarios, como los sin techo?

–Me resulta muy llamativo el maltrato a las asociaciones de mujeres y también el que habiéndole tendido la mano para trabajar en el tema de las personas sin hogar, haya tenido que ponerles en una situación límite y que nosotros hayamos pedido un pleno específico sobre este asunto, para que convoquen la mesa de Personas sin Hogar. Pero lo mismo ocurre con Cultura. Hay determinadas mesas de Cultura que han trabajado mucho y que están desanimadas. Y gente que es afín y hablas también con determinados movimientos ecologistas y te dicen los mismo: nosotros colaboramos en la elaboración del programa y no se avanza en el plan de cambio climático. La idea de participación es la ley del embudo, que me den ideas, la que coincida con mi pensamiento preestablecido la voy a proponer como propia encima, porque no tienen la generosidad de darles a las organizaciones el lugar que le corresponde y a las que no me gusta, les cambio las reglas de juego.

-Pero a pesar del panorama que pintan todos los líderes de la oposición en el Ayuntamiento, estuvieron a punto de sacar la mayoría absoluta en las anteriores elecciones municipales.

–Cádiz es una ciudad en absoluta decadencia. Ellos han sabido pulsar, y hay que reconocérselo, la insatisfacción, la desilusión, la frustración y el miedo de la gente. Por eso cuanto peor vaya, me temo de que mayor posibilidad hay de que determinados populismos de un lado o de otro, porque pulsar los sentimientos primarios se utilizan por todos los populismos, tengan éxito electoral. Y creo que además la gente los creyó porque la marca Kichi transmitía credibilidad personal por lo que sea y ahora ya la gente está empezando a ver que el muñeco se rompe.

-Es su primera experiencia política. En estos catorce meses, ¿qué es lo más le ha apasionado de la política y lo que más le ha decepcionado?

–A mí me ha decepcionado el que se utilicen estrategias, el ver que se venden lemas o proclamas a sabiendas de que no se van a cumplir. A mí me ha decepcionado la sensación de que hay mentira. También me pregunto muchas veces por la utilidad de los acuerdos plenarios. ¿Con qué te sientes más útil? Cuando eres la voz de determinadas asociaciones o colectivos y se corrigen o se arreglan pequeños asuntos.

Football news:

Sergio Ramos: penalti Limpio, me agarraron. No es justo condenar al árbitro
Ronald Koeman: no entiendo al VAR, está trabajando contra nosotros. Barcelona no merece tales derrotas
Griezmann no hizo goles en cinco partidos ante Cumaná En el minuto 81, apareció en el campo el delantero azulgrana Antoine Griezmann, pero no pudo marcar ni dar una asistencia en el tiempo asignado
El ex árbitro Andújar Oliver valoró el momento con la penalización del Barcelona en el partido de la jornada 7 de la liga
Zidane goleó 3-1 al Barcelona: el Real Madrid tuvo un partido perfecto y mostró carácter. Orgulloso del equipo
Courtois sobre 3-1 con el Barça: la Victoria le dará confianza al Real Madrid después de dos malos partidos
El Real Madrid eliminó al Barça en el clásico más vigoroso: dio comienzo, un huracán, todo lo decidió el rey: Ramos