Spain

La pandemia obliga a un millar de MIR a dar la batalla en primera línea

Han crecido varios años de un golpe. Sin anestesia en la transición de la vida de médicos en prácticas a la de doctores obligados a tomar decisiones duras, a elegir entre la opción mala y la menos mala, a exponerse sin pensarlo dos veces a un virus que, ellos lo saben mejor que nadie, puede ser letal. Más de un millar de médicos y enfermeros residentes, 286 de ellos de primer año, dan la batalla en plena crisis antes de preguntar siquiera, enfrentándose a una epidemia de la que toman conciencia a la vez que la enfrentan.

«Nadie te prepara para esto, pero tenemos que estar a la altura y dar lo que se espera de nosotros, lo mejor», cuenta Carmelo González, médico de Familia residente de primer año, quien con otros cuarenta compañeros atiende –consuela, escucha, da aliento y ánimos, apoya...– a las varias decenas de posibles infectados a quienes deriva o no hacia las pruebas de confirmación. «Un día hablé con 80 pacientes, y hay historias duras, como la de un hombre que está pasando la cuarentena en el coche porque su madre es muy mayor y su mujer diabética. No somos conscientes pero nos lo llevamos todo 'puesto'», relata.

Residente de tercer año en el Servicio de Oncología de La Arrixaca, Domingo Sánchez sufre por sus pacientes, por él, y por su hermano, quien en su primer año de residente en Medicina Interna lo está dando todo en uno de los hospitales que más enfermos por coronavirus atiende en la Región. «Cuando llegamos a casa, cada uno a su cuarto y a su baño, y la ropa a lavar», resume la vida fraternal doméstica, volcada en los dos casos a preservar a sus pacientes de cualquier riesgo de contagio.

A los 286 R1 murcianos la epidemia les ha pillado con menos de un año de formación en su especialidad

Cuando acabe su turno en el centro de salud de Espinardo, José Antonio Sánchez Agar apenas se tomará un respiro antes de empezar otra jornada por la tarde en la puerta de urgencias de La Arrixaca, donde hay que arrimar el hombro más que nunca y sin descanso: «Como se han creados dos áreas, hace falta el doble de gente», resume el joven. Su pareja, Olivia, es enfermera y aprobó el MIR este año; como aún no tiene destino, se apuntó como voluntaria para echar una mano en Madrid, y allí está. «Llamó a las tres de la tarde para consultar si podía ayudar, y a las siete ya estaba allí», cuenta orgulloso José Antonio.

Pendiente de que Salud decida enviar a los R2 y R3 a las residencias de mayores, José Manuel Felices anda entregado desde que empezó la crisis sanitaria a las urgencias sin descanso en el servicio de Radiodiagnóstico de La Arrixaca, donde el acierto en las pruebas de imagen de los pacientes sospechosos de Covid-19 son determinantes. «Claro que la situación es dura, esto no lo habíamos estudiado, y no es fácil gestionarlo», dice el joven, quien comparte dedicación y desvelos con su pareja, también residente.

La pareja del R2 José Antonio, que dobla turnos estos días, se ha incorporado como voluntaria en Madrid

Entregado al propósito de ser útil y nunca un estorbo, como se le ha llegado a pasar por la cabeza en los momentos iniciales de la crisis, cuando todos buscaban aún su lugar, Luis apenas susurra su preocupación por la falta de material que, cuando tiene tiempo para reflexionar, le preocupa. «A veces nos llevamos una mascarilla a casa para el día siguiente, porque no sabemos si cuando nos presentemos a trabajar quedarán», dice medio avergonzado, y a le vez satisfecho. «Es duro, pero también muy emocionante sentir que lo que haces tiene sentido y vale para algo», reflexiona, convencido de que no olvidará lo vivido estas semanas,

Con niveles altos de estrés y material de protección escaso

El Comité de Empresa del Servicio Murciano de Salud y la Sección de Médicos Jóvenes y Promoción de Empleo del Colegio Oficial de Médicos de la Región completaron hace unos días un informe sobre la actividad laboral de los profesionales sanitarios ante la pandemia, que reveló, entre otras cuestiones, los picos de estrés que padecen y la falta de material de protección.

Los residentes de la Región presentan, según el informe, niveles altos de estrés: en una escala del 1 al 10, la sensación percibida de estrés laboral actualmente supera el 7,5 en más de la mitad de los encuestados, «no siendo despreciable el número de residentes que se sienten con un nivel de 9 y 10 sobre una escala máxima de puntuación 10», revela el informe. Además, solo el 14,2% de los sanitarios en formación consideran que cuentan con el material suficiente para evitar contagios. «El 50,9% expresan directamente no tener acceso a dicho material, mientras que el 39,3% comentan que únicamente disponen de ello a veces», concreta la encuesta realizada estos días.

Football news:

David Luiz dejará el Arsenal. El Club no le ofrecerá un nuevo contrato
Favre sobre las críticas en su dirección: se habla de ello durante meses. Voy a hablar en unas semanas
El PSG ha acordado el traspaso del defensor Porto Téllez por 25 millones de euros
Inter quiere entre 80 y 90 millones de euros y Firpo para Lautaro. Barcelona espera vender a Coutinho por el dinero del traslado
Lionel Messi: ha tocado Mucho la noticia del traspaso de la Copa América. Sería un gran evento para mí
Artur le dijo al Barça y a la Juve que no iría a ninguna parte
El Senado rechazó la propuesta de reinicio de la Ligue 1. Ahora solo se puede lograr a través de la corte