Spain

La mujer que está detrás de los secretos de belleza de las famosas

Han pasado 25 años desde que Natalia de la Vega abrió su primer centro Tacha en Madrid, en El Plantío. Lo recuerda esta empresaria madrileña, hoy referencia en el mundo de la belleza en España. «Acababa de fallecer mi segundo hijo, Gonzalo, con nueve meses, y emprender me ayudó a no perder la cabeza». Relata que «siempre había tenido en mente montar un negocio propio, en concreto, un centro de estética, y cuando decidió abrirlo le puso el nombre de su tercera hija, Tacha».

Lo que empezó silenciosamente se ha convertido en una empresa de referencia, con tres centros en Madrid y la previsión de abrir dos más este año. La firma tiene presencia regular en prácticamente toda España con el formato «Tacha in your city», una especie de «pop-up» con la que responde a la demanda de sus tratamientos de belleza en las ciudades españolas donde no tiene presencia.

Tacha Beauty es el centro de belleza que está en todas las agendas de las famosas. Paula Echevarría, Maribel Verdú, Nuria Roca... Su propietaria se codea con actrices, presentadoras y empresarias de alto nivel. «Nuestra misión es despertar la belleza, el bienestar y la salud a todas las generaciones. Siempre nos ha gustado ayudar a que cada persona saque su mejor versión y disfrute de sus mejores 40, 50, 60 años», asegura.

De la Vega edificó Tacha de forma silenciosa; hoy, se ha convertido en una empresa de referencia en España

¿El secreto de su éxito? «Tener un equipo de primera es la base de una experiencia de cliente única y dedicamos muchos recursos para que nuestros empleados estén entrenados constantemente en las últimas tecnologías y en crear una experiencia sublime de servicio», apunta Natalia. Explica que han registrado la marca «Life Style Medicine», que recoge nuestro propósito de facilitar a nuestros clientes disfrutar de un estilo de vida saludable». Añade que «nuestro equipo de médicos y enfermeros aplican también las tecnologías más avanzadas para solucionar cualquier problema».

Esta empresaria tiene en plantilla a 65 trabajadores y cuida al detalle la estrategia para abrir nuevos centros. «Hemos sido muy cuidadosos con las aperturas. Preservar nuestra cultura de pasión por el cliente –apunta– no es fácilmente replicable y lo mimamos especialmente en Tacha».

Explica que en los últimos años «se nos han presentado oportunidades de crecimiento a las que hemos preferido renunciar, aunque ya estamos dando los pasos para una expansión prudente de los centros y nuevas líneas de servicio». Adelanta también que habrá pronto nuevos Tacha Beauty y centros Wellness. Su marido, Carlos, con más de 25 años de experiencia en el mundo corporativo, se ha incorporado a fondo en la organización y juntos están diseñando el futuro de la firma de belleza. Una carrera en claro ascenso.