Spain

La herida que la gripe dejó sin cerrar

Isabel Nicolás Rubio murió en la primavera de 1918 a los 29 años. Su deceso sería uno más de los muchos inscritos en el registro si no fuera porque se convirtió en una de las primeras víctimas de la gripe española en Murcia. Su nombre y la fecha de su defunción (26 de mayo de ese año) aparecen en un listado junto a otras 600 identidades de personas que fallecieron por la epidemia durante las tres oleadas que padeció la Región desde mediados de 1918 a enero de 1920. Todas ellas recibieron sepultura en el cementerio municipal de Nuestro Padre Jesús, pero ni sus tumbas se conservan ya. Ahora, un siglo después, una investigación liderada por Klaus Schriewer, catedrático de Antropología Social de la Universidad de Murcia (UMU), trata de recuperar la memoria de aquellos infortunados para reconstruir esa triste página del pasado que tantas similitudes guarda con la pandemia de la Covid-19 que sobrecoge al mundo.

Durante dos meses, el profesor revisó al detalle los libros de defunciones del Registro Civil, con las inhumaciones practicadas en la necrópolis municipal, buscando a posibles víctimas de la hecatombe. Sus anotaciones recopilan los nombres de fallecidos por gripe, neumonía o bronquitis; también las defunciones por tuberculosis (otras 200), con el fin de comparar en otro trabajo el impacto de ambas enfermedades en la sociedad de la época.

La relación de decesos solo es el punto de partida. El objetivo ahora es buscar a posibles familiares de las víctimas para ir atando cabos y poner rostro a la epidemia. Schriewer confía en que descendientes de los fallecidos por gripe guarden recuerdos, transmitidos de generación en generación, o documentos escritos o gráficos de sus antepasados que ayuden a arrojar luz sobre la intrahistoria de una pandemia cuya cifra oficial de muertos todavía hoy es un misterio. En la provincia, algunos investigadores hablan de una sobremortalidad de 16.000 personas en casi dos años. Solo en octubre de 1918, la cifra de óbitos por el virus ascendería a 3.018. Sería el mes más letal, con una tasa de decesos de 476 por cada 100.000 habitantes.

La enfermedad se cebó con la población más joven y causó estragos en zonas de huerta debido a la falta de información y los problemas de insalubridad

La epidemia de la llamada gripe española [aunque se originó en Kansas (EE UU) y de ahí saltó a Francia con las tropas estadounidenses que lucharon en la Primera Guerra Mundial] «puede servir como experiencia histórica que permite ver cómo actuamos las personas y la sociedad en su conjunto frente a una amenaza existencial», argumenta el catedrático de Antropología. Así, su estudio también quiere indagar sobre la propagación de la enfermedad, el trabajo que desempeñaron los sanitarios y el impacto que tuvo en las diferentes clases sociales, entre otras cuestiones.

Entre 20 y 40 años

El citado listado de nombres ya permite observar algunas conclusiones. Los contagios se cebaron con la población más joven, de entre 20 y 40 años, todo un torpedo dirigido contra las cadenas de producción de la época, ya que se trataba del principal colectivo de mano de obra que debía mantener la actividad. Además, la gripe se expandió con mayor virulencia por las zonas más humildes debido a los problemas de insalubridad y hacinamiento que arrastraban esas barriadas (un fenómeno que se ha repetido ahora con el coronavirus). Causó «una catástrofe» en la huerta, dice el catedrático, a consecuencia también de la falta de información de sus habitantes a los que no llegaban con suficiente claridad las recomendaciones sanitarias para contener la propagación del virus. Entre los focos más afectados, Klaus Schriewer cita el antiguo partido de San Benito (lo que hoy son los núcleos de Patiño y barrio del Progreso), Puente Tocinos, Santiago y Zaraíche y Javalí Nuevo, «donde enfermó el 80% de su población». También hizo estragos en otros municipios de la Región como Cartagena y Águilas.

Muchas de las víctimas fueron enterradas en fosas comunes, lo que da cuenta de su condición humilde, y ni siquiera hoy día se conservan sus sepulturas

Las medidas adoptadas por las autoridades tampoco distaron mucho de las aplicadas estos días. Por ejemplo, se ordenó el cierre de teatros y escuelas; también se intensificaron los trabajos de limpieza viaria, con dos riegos obligatorios de las calles a diario. Con el fin de no causar más pena de la necesaria, en muchas parroquias las campanas dejaron de tocar a muerto para no alarmar a la población por la elevada mortandad. La mayoría de las víctimas, explica el profesor, recibieron sepultura «en fosa común o en zanja con caja», lo que da cuenta de la urgencia de los enterramientos y de la condición humilde de muchos de los fallecidos. Esas tumbas se localizaban en la zona 20 del cementerio de Nuestro Padre Jesús, pero ya no se conserva ninguna. Transcurrida una década, los restos fueron a parar al osario general. Que ni siquiera quede rastro de esas sepulturas puede contribuir al olvido de la terrible epidemia, aún con muchas incógnitas por resolver, como heridas sin cicatrizar. La investigación que lidera Schriewer puede ayudar a cerrarlas, y para ello propone también erigir un sencillo monumento de recuerdo con el nombre de las víctimas en el camposanto.

Una relación con 600 nombres y sus fechas de defunción

'Cuando la gripe española invadió Murcia' es el título del proyecto de investigación emprendido por la Sociedad Murciana de Antropología (SOMA), que preside Pedro Martínez Cavero, en colaboración con la UMU. Está inscrito en las actividades de la Cátedra Jean Monnet y se realiza con un equipo de jóvenes investigadores de la Facultad de Filosofía. El trabajo de campo incluye una relación de casi 620 nombres de posibles víctimas de gripe, enterradas en el cementerio de Nuestro Padre Jesús, y sus fechas de defunción. La intención es localizar a familiares y allegados para avanzar en la investigación con la documentación que aporten de sus antepasados o con los recuerdos que conserven. La relación está disponible para su consulta en la web de LA VERDAD y en el portal de internet de SOMA (soma-murcia.es). Los interesados pueden dirigirse con cualquier información de interés para el estudio al correo [email protected]

Más

Football news:

Sulscher sobre 3-2 con Liverpool: Manchester United ganó en sus propios términos. Es una buena sensación
Gámez anotó 10 puntos (3+7) en los partidos en casa del Everton. Gámez Rodríguez, Centrocampista del Everton, anotó 2 asistencias en el partido de la ronda 4 de la fa Cup contra el Sheffield Wednesday
Suárez anotó el gol número 12 en la temporada De la liga. Messi, 11
Milner sobre la derrota ante el Manchester United: Devastado. No hay segunda oportunidad en el fútbol de eliminación
El actor de Juego de Tronos sobre el partido contra Liverpool: Manchester United habría sido destruido hace un año. Gran progreso
Ricard Puig: una temporada bastante complicada, no estoy acostumbrado a jugar tan poco. Marcar de cabeza es algo irreal
Habib: Preparándome para mi debut en el fútbol grande. Soy agente libre