El diputado del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios, Joaquín González Mena, ha manifestado que este acuerdo entre instituciones mejorará las prestaciones que reciben un total de 36.000 ciudadanos de la provincia de Cuenca, “repartidos en 22 municipios de La Mancha y La Manchuela y que ocupan 1.500 kilómetros cuadrados”.

El vicepresidente tercero ha valorado positivamente este documento que se ha alcanzado en un tiempo récord de siete meses y espera que todos los grupos políticos lo aprueben en el pleno, ya que “permitirá que estos vecinos y vecinas tengan unos tiempos de respuesta de entre 35 y 40 minutos”.

Este convenio normalizará la prestación del servicio que se venía dando en los últimos años sin ningún tipo de regulación y actuando sólo en las emergencias. Además, la Diputación de Cuenca, según ha informado en un comunicado, ha estado cobrando a los ayuntamientos de La Mancha por un servicio que no prestaba, situación que este acuerdo viene a solucionar.

La institución conquense pagará un total de 250.000 euros a su homóloga albaceteña y este convenio tiene carácter anual que puede ser prorrogable hasta un máximo de cuatro años. Además, ambas administraciones conformarán una Comisión de Seguimiento que se reunirá con carácter trimestral para garantizar el cumplimiento del convenio, así como recoger las posibles mejoras.

Según el documento, el parque de bomberos de Casas Ibáñez atenderá a las localidades de Ledaña y El Herrumblar, el de La Roda acudirá a Casas de Benítez, Casas de Fernando Alonso, Casas de Guijarro, Casas de Haro y Pozoamargo; mientras que los bomberos de Villarrobledo se desplazarán a Alberca del Záncara, Belmonte, Carrascosa de Haro, Las Mesas, Monreal del Llano, Mota del Cuervo, El Pedernoso, Las Pedroñeras, El Provencio, Rada de Haro, San Clemente, Santa María de los Llanos, Santa María del Campo Rus y Villaescusa de Haro.