Spain

Juego de Tronos versión marihuana: la detención de 'El Banano' y la guerra entre clanes de Granada

"¿Se lo han llevado todo? ¿Han entrado en todas las casas?". Con esta frase comienza uno de los vídeos grabados la tarde del pasado viernes 27 de marzo, apenas unos minutos después de que El Banano, que ya se encuentra en prisión provisional, usase un bloque de la calle Molino Nuevo, en el barrio de Almanjáyar (Granada), como escondite tras haber atropellado a un guardia civil y haber propiciado una persecución policial que culminó con su detención. Sin embargo, esta escena no solo dio como resultado el arresto, sino que también permitió descubrir diversas plantaciones de marihuana -se han incautado más de 2.500 plantas-, algo que ha derivado en una guerra de clanes de la provincia.

Pero, ¿quién es El Banano y por qué ha ocurrido todo esto? Se trata de un conocido delincuente de Pinos Puente de 25 años que se saltó el estado de alarma y destapó "sin querer" la actividad ilegal de Los Mindolos, un clan de la zona Norte de la capital granadina, lo que ha desembocado en lo que algunos ya llaman el Juego de Tronos de Granada. 

El historial de 'El Banano'

El 30 de noviembre de 2018, la zona de Pinos Puente conocida como Briones acaparó todo el foco de atención policial. Un coche gris aparcado en la calle estaba siendo registrado por una treintena de agentes de Policía Local y Guardia Civil que tenían ademas acordonada una peluquería de esta vía. En el interior, estaba El Banano -un joven de la localidad cuyo mote le viene por su padre-, que con anterioridad había protagonizado un tiroteo en el que no se registraron heridos y que era prófugo de la justicia, como ya avanzó entonces Granada Hoy.

Cuando las autoridades tuvieron constancia de que este delincuente se encontraba junto a otra persona -un familiar suyo, concretamente su primo- en la peluquería, al menos seis vehículos policiales se desplazaron hasta la zona y lograron detenerlo para dar cumplimento a la orden judicial de busca y captura que existía hacia él. Sin embargo, su primo también quedó arrestado por resistencia y atentado a la autoridad, ya que trató de evitar la detención de El Banano.

Este episodio solo es un ejemplo más dentro del amplio historial delictivo de El Banano, en el que incluye extorsiones, hurtos, robos, atracos, tenencia ilícita de armas, delitos contra la seguridad vial, detención ilegal y, como ya protagonizó este viernes, atentados contra la autoridad.

El atropello, la huida y la detención

El pasado viernes, El Banano, que contaba con una requisitoria judicial, se saltó las medidas del estado de alerta y se subió al coche. Sobre las 12:50 horas, una dotación de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USESIC) de la Guardia Civil se encontraba instalando un control de seguridad en la rotonda del cruce de La Colorá -cerca del centro comercial Granaíta, conocido como Kinépolis- cuando vieron circular a un BMW color rojo al que trataron de dar el alto. Sin embargo, el vehículo, lejos de detenerse, arrolló a uno de los agentes y se dio a la fuga por la zona Norte.

Ante ello, se montó un despliegue por parte de la Guardia Civil -la Comandancia se encuentra precisamente en este distrito de la capital- en el que además participaron Policía Local y Policía Nacional. Así, medio centenar de agentes lograron cercar al que conducía el vehículo, después de que se hubiese bajado del mismo y se hubiera escondido en un bloque de viviendas de la calle Molino Nuevo del barrio de Almanjáyar, en esta zona de Granada.

Este conductor era El Banano y, pese a que en un principio se pensaba que estaba siendo ocultado por algún vecino, la realidad era bien distinta: había retenido de forma ilegal a la propietaria de una de las viviendas para que lo escondiera. Este punto propició que los agentes registraran hasta doce viviendas de la citada vía, cuatro de ellas con el permiso de sus propietarios y otras ocho sin que fuese necesaria la autorización al encontrarse deshabitadas. Los registros dieron su resultado: El Banano acabó siendo detenido una hora y media después del atropello, pero además permitió descubrir diversas plantaciones de marihuana en los inmuebles registrados.

La marihuana y 'Los Mindolos'

Tanto en los inmuebles como en el patio interior del edificio registrado, la Guardia Civil logró decomisar un total 2.574 plantas de cannabis sativa en avanzado estado de crecimiento y de 6,5 kilos de marihuana ya dispuesta para la venta.

Como se mostraba en el vídeo al que se hacía referencia al inicio de este artículo, uno de esos pisos en los que se hallaron plantaciones de marihuana era de un miembro de Los Mindolos, uno de los clanes de la zona Norte de la capital que, a raíz de lo ocurrido, realizó una 'declaración' de guerra al clan de los Bananos de Pinos Puente.

Juego de Tronos por la marihuana: las alianzas

Durante las horas posteriores, comenzaron a circular por Granada un sinfín de audios de Whatsapp, vídeos e incluso imágenes de miembros de los dos clanes que, a raíz de lo ocurrido, se encontraban enfrentados. Por un lado, Los Mindolos habían jurado venganza a Los Bananos de Pinos Puente ya que si el ahora detenido, el cual ingresó en prisión provisional este lunes, no hubiese entrado en uno de sus bloques, su "negocio" de la marihuana -bastante extendido en algunas zonas de este distrito de la capital- no se hubiera visto afectado.

Tal es así que incluso se vaticinó que algunos de los miembros de este clan granadino harían caso omiso a las restricciones de aislamiento por el coronavirus y se desplazarían hasta Pinos Puente. La respuesta del clan pinero, el de Los Bananos, fue clara: "Aquí los esperamos".

Sin embargo, este ambiente de tensión fue más allá de estos dos clanes. Lo ocurrido hizo que Los Bananos, pidiesen ayuda a otros dos clanes de Pinos Puente: Los Chumingos (al que pertenece la madre del detenido) y Los Tripolos, clan con el que este último tiene lazos familiares, lo que a su vez propició que Los Mindolos también moviesen ficha.

Mientras que en Pinos Puente eran tres los clanes aliados, en Granada capital Los Mindolos lograsen la ayuda del clan Los Mocos, uno de los más temidos de la zona Norte debido a su historial, y que el pasado noviembre fue el centro de la diana policial en la llamada Operación Cake, que contó con un despliegue de más de 200 agentes de la Policía Nacional y que, pese a que aún se encuentra bajo secreto de sumario, dio como resultado más de una quincena de detenidos.

La clave de esta alianza es sencilla: El Banano entró en un edificio como bien podía haber entrado en otro, que perteneciese a este otro clan. Si bien, esta unión a su vez provocó otra por parte del eje de Pinos Puente. Aquí es donde entra en juego el clan del Tío Casiano, una organización sevillana que en los años 90 fue objetivo de la Operación Mercedes, la cual supuso un hito en la lucha contra el tráfico de heroína en las Tres Mil Viviendas de Sevilla y en la que se detuvo a Tío Casiano, el patriarca, cuyos herederos son los Boba.

La guerra de clanes

Hasta el momento, aún no se ha registrado ningún episodio conocido en lo que todo apunta a que puede tratarse de una guerra de clanes en Granada. Sin embargo, no se descarta que pueda haber represalias ante todo lo ocurrido en dos puntos de la provincia -la zona Norte de la capital y la localidad de Pinos Puente- que durante los últimos años se han convertido en epicentro de la delincuencia y el cultivo y tráfico de drogas.

Football news:

Inmediatamente dijeron que aprendieran alemán. Para comunicarse en Inglés-multa. Entrevista al capitán ruso de la segunda Bundesliga
Napoli hubiera preferido fichar por el Brujas de Buenaventura en lugar del delantero Lille Osimchen
Agente hakimi: el Objetivo de Ashraf es jugar para el Real Madrid
El portero del PSG Bulka estrelló un Lamborghini en un accidente de tráfico en Polonia. Dos personas resultaron heridas
Nice se unió a la lucha por el defensor Olympiacos Tsimikas. Está Interesado en Loco
Lacazette rechazó la oferta del Inter. Puede ser canjeado en el Atlético por Lemar
Ex chef Scout de CSKA: el 99% del trabajo de Scout se desperdicia. Eso es específico