Spain

Jasikevicius pulveriza a un Real Madrid que reaccionó demasiado tarde

Barça 79 Real Madrid 72

El Barça, excelente en la primera mitad, tumba a los blancos, que intentaron el imposible en la segunda mitad. En ausencia de Mirotic, se reivindicó el canterano Sergi Martínez. Davies, Kuric y Higgins, los mejores

GRAF6695. BARCELONA.- El ala-pívot del Barça Pierre Oriola (d) coge...
Oriola atrapa un rebote ante Tavares, en el Palau. Enric Fontcuberta EFE

Para eso llegó Jasikevicius al Barça, para quebrar definitivamente el paso, la inercia derrotista de un club que hace no tanto reinaba en Europa, con el propio Saras a los mandos en alguna de sus etapas más gloriosas. Para hacer frente de una vez a la era blanca, tanta frustración acumulada que no hubo piedad anoche en el Palau. Acudió trémulo y salió escaldado el equipo de Pablo Laso, tan triste y perdido como no se le recordaba, apenas el carácter para evitar la humillación a la que se encaminaba sin remedio. [79-72: Narración y estadísticas]

Sin Claver ni Mirotic -no pudo jugar porque no cumplía los plazos del protocolo tras superar el coronavirus-, que no es poco, hubo un buen rato que el Barça estaba triturando al Madrid. Con protagonistas tan inusuales como Sergi Martínez o Roland Smits. Saras los quiere a todos enchufados, huestes listas y comprometidas, y a Laso últimamente no le quedan tantos. Más a base de orgullo que de baloncesto, no le dio a los visitantes para remontar, al menos para esquivar el escarnio. Que no el lío en el que empieza a meterse en la Euroliga tras cuatro derrotas en cinco partidos.

Le costó al Real Madrid porque su alforjas van cargadas de las piedras que forman las dudas y las derrotas, con ese lastre de rotaciones que no terminan de cuajar. Otra vez Carlos Alocén de inicio. Y el escenario impone, pero más Hanga, perro de presa. Era la premisa local: la agresividad y el ímpetu para que después el talento tenga pista libre.

Tavares

No encontró el joven maño la vía hacia Tavares, buscado compulsivamente por todos, como si el gigante fuera la única solución a los problemas. Y el Barça, cortocircuitando esas conexiones, dejando al Madrid en 14 míseros puntos en el primer acto, controlando el rebote, se venía arriba, con la facilidad de anotar de Kuric, Heurtel o Brandon Davies. Si además Campazzo pierde la concentración a la mínima -no es la primera vez este curso-, la noche se pone dulce en el Palau, pese a la ausencia de ruido.

Fue cavando su propio agujero y metiéndose en él empujado por el rodillo azulgrana. Olieron sangre los de Jasikevicius y se lanzaron, pese al ímpetu mal encauzado de Garuba y con el trémulo Laprovittola en pista. Se quebró el Madrid y el Barça puso un abismo antes del descanso (48-27 tras un parcial de 23-6). Kuric era un demonio demasiado travieso para sus defensores y Oriola y el canterano Sergi Martínez -enorme apuesta de Saras- se zampaban la pintura. No había comparación en cuanto intensidad, el día y la noche en el Palau.

Si era cuestión de ganas, de arrestos, es algo que un entrenador no puede consentir. Hubo reacción tras el descanso, cómo no. Tiró Laso de sus pretorianos, de tipos sin ego como Taylor o Garuba, tantas veces la mecha silenciosa del colectivo. Y a pesar de que otro soldado, Gaby Deck, se quebró el tobillo para no volver -no estaban ni Carroll ni Causeur-, logró acercarse el Madrid (60-50, tras un 9-23 de parcial).

Ahora ya con la marea a favor, con el pavor que causa el que viene desde atrás, Campazzo tomó las riendas. Derrotado pero no humillado. Trey Thompkins, el mejor (14 puntos, siete rebotes) también mostrando compromiso y ambición, y extrañamente Rudy Fernández sin comparecer en toda la segunda mitad.

Pero el Madrid era un quiero y no puedo. No le llegan las ideas donde hace tanto solían. Hubo orgullo pero no fue suficiente, pese al toque a rebato de Llull, especialista en imposibles. Siete puntos consecutivos del balear encendieron las alarmas (74-69 a falta de menos de dos minutos). Pero la noche era la de Sergi Martínez, sus siete puntos en el acto definitivo (más nueve rebotes antes). No le tembló el pulso al canterano y el Barça sonríe desde lo alto. Porque Jasikevicius siempre va a querer más y ese es el mejor de los mensajes.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

Adiós, Papá Buba Diop. Gracias a TI, viví inolvidable el torneo más brillante de la infancia
Nuno sobre 2-1 con Arsenal: jugamos increíble, muy orgulloso. El entrenador del Wolverhampton, Nuno Espiritu Santo, habló después del partido de la jornada 10 de la Premier League con el Arsenal
Arsenal anotó 13 puntos en 10 partidos como titular, el peor resultado en 39 años
West Bromwich puede comprar inversores de Estados Unidos. El dueño chino del Club quiere 150 millones de libras
Lampard sobre las palabras de Mourinho sobre el Pony: tienes a Kane, Son, Bale y alli. Todos luchamos por la victoria en la Premier League
Mourinho sobre la victoria en la Premier League: Tottenham no compite, porque no somos un caballo, sino un Pony
Laurent Blanc: volveré al fútbol, pero a los niños. Ahora se les pide a los entrenadores que aumenten el costo de los jugadores, no me gusta