Y es que, la agencia europea ha concluido el beneficio-riesgo general sigue siendo positivo a la hora de administrar la vacuna contra la Covid de Janssen, aunque confirma que se ha observado “un posible vínculo con casos muy raros” de coágulos sanguíneos inusuales relacionados con las plaquetas bajas en sangre, que serían los desencadenantes de los trombos. Además, ha aconsejado agregar una advertencia a la información del producto para la vacuna COVID-19 Janssen y que estos eventos deberían incluirse como efectos secundarios muy raros de la vacuna.

Ante esto, y tras anunciar la compañía que reanuda el envío de dosis de su vacuna a Europa, suspendido tras la paralización de su administración por parte de la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés), ha informado de que va a alertar a los profesionales de la salud sobre los signos y síntomas del tromboembolismo con trombocitopenia, así como sobre el tratamiento adecuado.

“La seguridad y el bienestar de las personas que utilizan nuestros productos es nuestra prioridad número uno. Apreciamos la revisión rigurosa del PRAC y compartimos el objetivo de crear conciencia sobre los signos y síntomas de este evento muy raro para garantizar el diagnóstico correcto y el tratamiento adecuado”, ha dicho el vicepresidente del Comité Ejecutivo y Director Científico. Oficial de Johnson & Johnson, Paul Stoffels.

En este sentido, ha defendido los “beneficios positivos” de la vacuna, de una sola dosis, ya que, además, se puede transportar “fácilmente” y puede llegar a las comunidades “más necesitadas” de todo el mundo. Estamos comprometidos con el acceso equitativo y con llevar una vacuna COVID-19 asequible al público sin fines de lucro para el uso de una pandemia de emergencia”, ha zanjado.