Spain

James y Zidane: una relación de amor que termina de la peor manera posible

Real Madrid El colombiano se presentó en el Bernabéu en 2014 diciendo que Zizou era su ídolo

James y Zidane, durante un partido de la temporada 16-17
James y Zidane, durante un partido de la temporada 16-17 Chema ReyMARCA

Cuando James se presentó en el Santiago Bernabéu el 23 de abril de 2014, se mostró feliz y entusiasmado por jugar en el mismo equipo que Zidane: "Es mi ídolo, siempre lo fue y por eso yo siempre fui del Real Madrid". Esas palabras retumbaron en el palco de honor del estadio Santiago Bernabéu y en la sala de prensa durante la posterior rueda de preguntas con los periodistas. Zidane por aquí, Zidane por allá... Y el colombiano, que empezó su aventura en el Madrid jugando como los ángeles, incluso hacía buenas las comparaciones con su ídolo. Aunque futbolísticamente eran diferentes, el madridismo soñaba conque el colombiano diera el mismo rendimiento que el crack francés.

Los caminos de James y Zidane se cruzaron por primera vez en enero de 2016. El colombiano atravesaba una mala situación deportiva en el Madrid tras su falta de feeling con Rafa Benítez y la llegada de Zizou en la víspera de Reyes era el mejor regalo posible para James. Eso, al menos, pensaba el colombiano. Zizou, por parte, tenía buenas referencias de James, al que veía como un jugador de talento y con gol. A Zidane, como a todos, le deslumbró James en el Mundial de Brasil y se esperaba al mismo futbolista en el Madrid. Pero James, al que dio oportunidades en el inicio, poco a poco le fue desencantando... Y la admiración de James por Zizou fue desapareciendo...

En esa primera temporada de James con Zidane, el colombiano empezó a jugando de titular, pero sus minutos de calidad se fueron reduciendo poco a poco. Zizou descubrió a Casemiro y creó su centro del campo: Casemiro, Kroos y Modric. Un trío innegociable para Zizou que contaba con un cuarto hombre (al principio en el banquillo) que no era James, sino Isco. El malagueño le gustaba más a Zizou y el 10 del Madrid fue desapareciendo de las grandes noches del Madrid. En esa primera media temporada del Madrid, James jugó con regularidad, pero desapareció del mapa el día que había que remontar ante el Wolfsburgo, de la eliminatoria de semifinales ante el City (sólo jugó 23 minutos) y de la final de la Champions ante el Atlético. No jugar ni un minuto en San Siro le dejó roto.

James se mostró convencido de poder dar la vuelta a la situación una temporada después, pero Zidane tenía claras sus preferencias para los partidos grandes y el colombiano no estaba en ellas. El colombiano disputó 33 partidos con el equipo que ganó LaLiga y Champions, pero no era feliz por quedarse fuera de la foto en las grandes noches. Sin convocar en la final de Cardiff ante la Juve, ese día, 3 de junio de 2017, sabía que tenía que abandonar el Real Madrid si Zidane seguía como entrenador.

Y James se marchó. No un un año, sino dos. Al Bayern. Y en Alemania tampoco triunfó. Echaba de menos Madrid y tras su primer año intentó volver al equipo blanco, el equipo de sus amores tras hablar con Lopetegui, que le quería reclutar para su proyecto. Pero era imposible su vuelta por las condiciones del contrato con el Bayern, que como buenos alemanes no dieron ninguna concesión al Madrid y a James. Y el colombiano se quedó en Múnich soñando con su vuelta...

Volvió Zidane al Madrid y James intuía que lo tenía imposible. Y acertó. El entrenador francés pidió su salida y el colombiano estuvo a un paso del Atlético de Madrid. Para James era la salida perfecta, porque él quiere vivir en Madrid, pero el 7-3 de pretemporada frenó el traspaso. Y James se quedó en el Real Madrid y Zidane prometió tratarle como un jugador más. Y lo hizo. En la segunda jornada de Liga fue titular, pero enseguida dejó de entrar en los planes de Zizou. 14 encuentros suma en lo que llevamos de temporada y sólo ocho partidos ha disputado en Liga. Desde octubre, sólo suma 78 minutos, lo que le llevó a hablar con Zidane la semana pasada.

Una charla tensa, cara a cara con su entrenador, en el que la relación terminó por romperse definitivamente. James, muy tocado anímicamente, se negó a viajar a Bilbao. Y Zizou, el que era su ídolo, definitivamente le ha eliminado de los planes del equipo. Con 22 y no con 23 jugadores, acude el Madrid esta noche a su partido ante el Alavés. No está apartado, pero casi. James no volverá a jugar con el Real Madrid. El peor final posible para una relación, la de James con Zidane, que era de amor desde que el colombiano era un niño.

Football news:

Werder busca talento a través del aprendizaje automático y predice lesiones a través del ADN
Langle sobre el partido contra Napoli: tenemos una ventaja muy pequeña
Elvin Kerimov: en 2012, utkin llama: Leí tu texto en Showsport, desde septiembre 1 estás despedido
Willian está impresionado por el deseo de Arteta de ficharlo por el Arsenal, pero aún no ha decidido a dónde irá
Adebayor sobre Ronaldo: el Real Madrid sabe lo que ha perdido al dejarlo ir. Estos jugadores aparecen una vez cada 200 años
A las 3 de la mañana, Vasya escribió: elvin, esto es miserable, monstruoso. Estoy tremendamente decepcionado. Kerimov sobre las críticas de utkin
Zidane es el mejor entrenador de clubes del mundo. Superó a Klopp y Guardiola (L'Équipe)