Así lo ha explicado en rueda de prensa telemática el portavoz de Izquierda Unida-Podemos de Toledo, Txema Fernández, acompañado por la edil de la formación en el Ayuntamiento de Toledo, Olga Ávalos, según ha informado IU-Podemos en nota de prensa.

Fernández ha concretado que no es entendible que se mande a los jardineros municipales a mantener y adecentar terrazas de negocios privados como las de la calle Santo Tomé y la del Valle, mientras el Gobierno municipal contrata a una empresa para actuar en los parques públicos. “Así no se defienden los servicios públicos”, ha asegurado

En este sentido, ha indicado que los efectos de la borrasca ‘Filomena’ en la ciudad de Toledo han dañado básicamente la masa arbórea de las zonas verdes ajardinadas y arbolado de la ciudad que ya son gestionadas por la empresa privada Grupo Raga.

“Por eso nos sorprende que el equipo de Gobierno haga una nueva licitación para hacer el análisis y evaluación del estado de la masa arbórea de las zonas verdes públicas para después adjudicar los trabajos de reposición a otra empresa”, ha criticado

De esta forma, ha apuntado que sigue sin entender ni compartir por qué no se utiliza la plantilla municipal de trabajadores y trabajadoras para realizar funciones que pueden ejecutar “mientras se prefiere mantener una importante batería de empresas” realizando los trabajos que podrían realizar los jardineros municipales.

9,6 EUROS AL AÑO POR METRO CUADRADO DE PARQUES INFANTILES

Asociado al contrato de zonas verdes ajardinadas y arbolado de la ciudad de Toledo, ha detallado que este 2021 también se ha firmado un contrato para el mantenimiento de los parques infantiles, maquinas biosaludables y parques caninos en la ciudad.

El montante de este contrato, según ha desgranado Fernández, asciende a 150.000 euros para gestionar 145 hectáreas (1.450.000 metros cuadrados). “Esto nos permite decir que el mantenimiento que el Ayuntamiento de Toledo ha considerado para cada metro cuadrado durante el año 2021 de los parques infantiles, biosaludables y caninos asciende a 9,6 euros. Si de aquí deducimos el beneficio industrial y los costes indirectos del contrato, nos queda con que los trabajadores que vayan a gestionar estas zonas tendrán un micro salario o no harán prácticamente nada para el mantenimiento de las mismas”, ha apostillado.

Por ello, ha considerado que los parques y jardines públicos de Toledo son un servicio que deben y pueden prestar trabajadores municipales sin necesidad de una empresa intermediaria que “busca el beneficio industrial por encima de todo”.

Finalmente, también ha lamentado que el Gobierno local haya licitado el desbroce de las zonas verdes de la ciudad fuera del contrato principal por el que ya pagan los toledanos más de dos millones de euros al año.