Spain

Irene Villa, sobre el aborto que sufrió: «Ha sido lo peor que me ha pasado»

Irene Villa (41 años) volvía a sentarse en el plató de «Sábado deluxe», dando un ejemplo de superación a todos los espectadores. Sin embargo, en esta ocasión, no lo hacía sola sino que la acompañada su madre, María Jesús, con la que ha hablado de cómo cambio la vida de ambas tras ser víctimas de ETA en 1991.

Aunque no olvidan el atentado aseguran que lo tienen totalmente superado han explicado ambas: «Es una parte de nuestra vida que nos ha llevado a estar donde estamos». María Jesús ha recordado cómo en un primer momento pensaba que su hija había muerto en el atentado, por eso el hecho de que siguiera viva es motivo más que suficiente para celebrar la vida: «En ese momento pensé que teníamos la obligación de ser felices», ha afirmado.

«Nunca nos hemos sentido olvidadas. Es muy importante la energía que nos dan», han asegurado las entrevistadas, que han declarado que el cariño que han recibido durante estos años les ha ayudado a salir adelante y ser tan positivas, por lo que ponen especial hincapié en la importancia de recordar y apoyar a las víctimas.

Irene Villa también ha recordado alguno de sus momentos más complicados, como sus duras operaciones, pero ha defendido que: «Me he dado cuenta de que el único dueño de tus pensamientos eres tú». Además ha dedicado unas emotivas palabras para su madre, a la que ha definido como una persona «vitamina».

Y es que su madre ha sido fundamental también en la separación de la periodista con Juan Pablo Lauro en 2018, el padre de sus hijos y con el que ponía punto final a su relación. Aunque Villa no ha querido dar detalles del tema, ha desvelado que fue un acuerdo mutuo y que mantiene una buena relación tanto con él como con la pareja actual de su exmarido. Eso sí, Villa ha querido dejar claro que está abierta al amor y que esto es solo un aprendizaje más en la vida.

También ha relatado el calvario que vivió con el aborto de su cuarto hijo. «Ha sido lo peor que me ha pasado, sí. Peor que otras cosas. Yo estaba tan ilusionada con una niña. Bueno, no supimos el sexo, pero yo estaba tan ilusionada porque creía que iba a ser como mi madre. Además, salía de cuentas justo el cuatro de junio, que es su cumple», ha relatado. Y finalizaba: «Ilusionada fui al ginecólogo y me dijo que no había latido, que no había nada. Tuvieron que quitarme las trompas, porque él estaba en una trompa».