Spain

Irene Montero se aleja de la abolición de la prostitución por la división del feminismo

La ministra de Igualdad se declara "abolicionista", pero "hay compañeras feministas que no lo son"

Irene Montero, este lunes en el Congreso de los Diputados.
Irene Montero, este lunes en el Congreso de los Diputados. Mariscal EFE

La ministra de Igualdad, Irene Montero (Podemos), reconoció este lunes las limitaciones del Gobierno de coalición para abolir la prostitución en España y, aunque se declaró "abolicionista", señaló que "hay compañeras feministas que no lo son", al tiempo que recordó las "enormes dificultades" de otros gobiernos para atajar este asunto.

"No me voy a caracterizar por hacer promesas que no pueda cumplir", declaró la ministra durante su comparecencia en la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados al abordar la abolición de la prostitución.

Pese a que "a este Ministerio y a esta ministra le gustaría abolir la prostitución", matizó que este asunto ha desencadenado un "debate histórico y legítimo en el movimiento feminista". Por tanto, pidió evitar que "sea un debate que nos divida y separe".

"Soy abolicionista y sé que hay compañeras feministas que no lo son, pero con las que comparto camino, lucha y objetivos", agregó.

Con estas palabras, la ministra de Igualdad se aleja de la abolición de la prostitución como una de las líneas del Gobierno de coalición. La predecesora de Montero en su cargo, Carmen Calvo (PSOE), sí se mostró partidaria de abolir la prostitución durante su etapa como vicepresidenta en la anterior legislatura, aunque no hubo medidas específicas.

La Ley de Libertad Sexual sí abordará la explotación sexual de mujeres. "Somos muy conscientes de que la explotación sexual es una de las formas más extremas de violencia contra las mujeres, por eso una de las prioridades de nuestra Ley de Libertad Sexual será proteger a sus víctimas y darles los derechos que les corresponden", dijo.

No obstante, la ministra se desmarcó de la abolición de la prostitución como una de sus líneas estratégicas y alegó que "todos los gobiernos hasta ahora, fuesen abolicionistas o no, han encontrado enormes dificultades para hacer frente a la explotación sexual".

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más