Spain

Iñigo Urkullu presiona a Pedro Sánchez para acercar al País Vasco a todos los etarras para evitar contagios de la Covid-19

Crisis del coronavirus

Traslada una nueva propuesta a Instituciones Penitenciarias que incluye a 117 presos comunes internados en cárceles españolas

Pintada en una sede del PNV a favor de la excarcelación de un etarra,...
Pintada en una sede del PNV a favor de la excarcelación de un etarra, en Erandio (Vizcaya). EL MUNDO

El Gobierno vasco pretende que Pedro Sánchez se comprometa con un plan de acercamiento de 327 presos vascos a las prisiones de Zaballa (Álava), Basauri (Vizcaya) y Martutene (Guipúzcoa). La medida incluye, por primera vez, el traslado a prisiones vascas no sólo de los 210 etarras encarcelados sino de otros 117 presos comunes que, según sus estimaciones, cumplen sus condenas en prisiones del resto de España. La propuesta de Urkullu se justifica ahora para evitar contagios de Covid-19 entre familiares, presos e, incluso, funcionarios e insiste en una reclamación constante del Ejecutivo nacionalista para favorecer a los presos de la banda.

El Gobierno vasco desveló este martes que ha remitido dos cartas y un informe y mantiene una «interlocución» con Instituciones Penitenciarias para proceder al acercamiento de 327 presos vascos a sus cárceles. El secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación Jonan Fernández envió el primer escrito el pasado 27 de abril e insistió con una segunda carta y un informe del Departamento de Salud el pasado 14 de mayo. Desde entonces, el Gobierno vasco espera una contestación a un nuevo intento para facilitar el traslado en bloque de los presos de ETA a Euskadi.

El argumento utilizado que se recalca en el informe firmado por el director de Salud Pública y Adicciones Juan José Aurrekoetxea es el riesgo de incrementar los contagios con los traslados de los familiares de presos que residen en provincias distintas a donde están encarcelados. Durante esta pandemia, se han contagiado 80 presos de los 50.000 aproximadamente encarcelados en las prisiones españolas.

El Gobierno vasco ha elaborado durante las dos legislaturas de Urkullu tanto informes como propuestas concretas para reclamar el acercamiento de los miembros de la banda pero en esta ocasión su propuesta teóricamente beneficiaría al conjunto de los presos españoles alejados de sus domicilios.

Un argumento que no termina de encajar ni con exigencias anteriores ni por los datos incluidos en la documentación remitada a Instituciones Penitenciarias. El consejero y portavoz del Gobierno vasco Josu Erkoreka reconoció ayer que la propuesta «entronca» con el programa del Gobierno vasco y tiene en cuenta las «circunstancias especiales» que ha supuesto la pandemia y lo que sucederá cuando se permita la movilidad entre provincias con el desplazamiento de familiares de presos vascos encarcelados en un total de 40 prisiones españolas.

"Resocialización" y "reubicación"

El secretario general de Derechos Humanos Jonan Fernández ha sido el encargado a lo largo de los últimos dos mandatos de Urkullu de reclamar cambios en la política penitenciaria que favorecían a los terroristas de ETA encarcelados. Fernández propuso en 2017 el traslado de los entonces más de 300 etarras a 7 prisiones situadas en un radio de 250 kilómetros del País Vasco. Además, en enero de 2020 también reclamó públicamente de nuevo el acercamiento de etarras para favorecer su «resocialización» sin exigir previamente un rechazo explícito de la violencia.

Una iniciativa respaldada por Urkullu y por el PNV que no tuvo el respaldo del Partido Socialista de Euskadi, crítico hasta ahora con medidas colectivas y partidario de los procesos individualizados. En ninguna de estas dos ocasiones, el Ejecutivo autónomo hizo referencia alguna al centenar largo de presos comunes que ahora menciona.

El informe sanitario alude expresamente a estos 327 presos y recalca que la «reubicación de la población de Euskadi reclusa en centros penitenciarios de la comunidad autónoma contribuiría a la reducción del riesgo para la población reclusa, familiares y terceras personas». El consejero Erkoreka intentó desvincular esta propuesta de la campaña de sabotajes que noche tras noche reclama la puesta en libertad de los etarras y se solidariza con el preso Patxi Ruiz con pintadas en sedes de partidos políticos y acciones de 'kale borroka'.

Una circunstancia que no pasó desapercibida para el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), muy crítico con la propuesta del Ejecutivo vasco. Según este grupo de víctimas presidido por Consuelo Ordóñez, «el Gobierno vasco está más preocupado por buscar nuevas excusas para acercar a todos los etarras a cárceles vascas que por frenar los episodios de violencia callejera y acoso que se está viviendo en el País Vasco y en Navarra en las últimas semanas». Los sabotajes nocturnos se volvieron a repetir durante la noche del pasado martes y se saldaron con cuatro sedes del PNV y una del PSE-EE.

Desde que el etarra Patxi Ruiz iniciara una huelga de hambre el pasado 11 de mayo, se han producido 38 sabotajes sin que la Ertzaintza haya realizado ni una sola detención. Tampoco EH Bildu se ha sumado a la condena del resto de partidos vascos aunque una sede de Sortu, el partido de Arnaldo Otegi, también fue objeto de una pintada.

EH Bildu dio ayer la «bienvenida» a la propuesta de acercamiento realizada por Jonan Fernández aunque como otros colectivos cercanos a los presos como Sare cuestionó que la petición llega «un poco tarde».

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

Olivier Giroud: me Alegro de que mi gol haya ayudado al Chelsea a ganar
Hulk: el Contrato con Shanghai termina en diciembre. Ya no quiero jugar en China
Inter renovará sus contratos con Handanovic y D'Ambrosio hasta 2022
Pep Guardiola: me quedaría en el Man City y en la Ligue 2
El Manchester United está listo para vender a Alexis, Lingard, Smalling, Dalot, Jones y rojo
Frank Lampard: espero más del Chelsea, pero ahora el resultado es lo más importante
Atalanta no pierde 15 partidos consecutivos: 13 victorias y 2 empates