La empresa Inael Electrical Systems ha presentado este lunes el proyecto ‘Hub Movilidad Sostenible Toledo’, una iniciativa cien por cien sostenible que actualmente se encuentra en fase de construcción en el Polígono Industrial de la capital regional, donde se ubicará una planta fotovoltaica de celdas de 2MW y una electrolinera-hidrogenera.

El proyecto, en consorcio con el Ayuntamiento de la ciudad, con la participación de otras instituciones y empresas de la Comunidad Autónoma, como el Gobierno regional, cuenta también con un módulo de I+D+i, que consiste en un sistema de almacenamiento y pila combustible de hidrógeno, que se realiza en colaboración con el Centro Nacional del Hidrógeno, con sede en Puertollano (Ciudad Real), y la Universidad de Castilla-La Mancha.

El proyecto se pondrá en marcha en su conjunto cuando lleguen los fondos para abastecerlo, dentro de las solicitudes ‘Next Generation’ de la UE, según ha adelantado el CEO de Inael, Ángel David Lara, tras la visita realizada a la empresa para conocer la iniciativa de la alcaldesa, Milagros Tolón, y del consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero.

Ángel David Lara ha incidido en que este proyecto de colaboración público-privada está “orientado al desarrollo sostenible que necesitamos en España”, ya que su objetivo es el de tener una planta fotovoltaica que genere electricidad para, a su vez, generar hidrógeno con el que alimentar tanto a vehículos eléctricos como a los impulsados por hidrógeno.

De hecho, la flota de autobuses públicos de la capital regional, los vehículos municipales y todas las personas que quieran de forma privada podrán recargar sus vehículos en esta planta de hidrógeno, tal y como ha explicado la alcaldesa, que ha valorado como “esencial” esta colaboración, que permitirá crear “unos 200 puestos de trabajo para el futuro’.

Este proyecto es uno de los que el Consistorio ha incluido en la Manifestación de Interés enviada al Ministerio con los proyectos que optan a los fondos del plan ‘Next Generation’ del Gobierno de España, cuenta con una inversión de casi 5,9 millones de euros, y permitirá al Ayuntamiento “estar trabajando por la sostenibilidad en la movilidad”.

La ciudad busca que la flota de autobuses y vehículos públicos tenga “cero emisiones” y para ello “recargarán en esta planta”. Aunque Tolón ha explicado que estos vehículos pasaron de gasoil a gas natural, este “se queda cada vez más corto” y hay que “pasar a un estadio superior para llegar a una sostenibilidad total con cero emisiones”, algo que se conseguirá con el hidrógeno, ha resaltado.

Milagros Tolón ha subrayado que desde el Ayuntamiento tienen “mucho interés” en la movilidad sostenible, y teniendo en cuenta que el PIB está “soportando una crisis importante por la crisis turística que tiene la ciudad” hay que apostar por el futuro y plantearse la reforma de ese modelo para crear “espacio de innovación y tecnología como hace Inael”.

“PROYECTO DE VANGUARDIA”

De su lado, José Luis Escudero ha valorado este “proyecto de vanguardia” que se enmarca dentro de la “apuesta prioritaria” y los compromisos del Ejecutivo castellanomanchego por la transición energética, resaltando la importancia de la colaboración público-privada que tengan como base “una movilidad sostenible apoyada en la electrificación de la flota ligera y la implantación del motor de hidrógeno en la flota pesada”.

Igualmente, ha valorado que Inael apueste tanto por la creación de empleo como por soluciones que permitan que el transporte cuente con menos emisiones, con un proyecto que cuando se ejecute permitirá reducir 850 toneladas de CO2 al año, el equivalente a la plantación de 1.670 árboles. También ha destacado la participación activa del Centro Nacional del Hidrógeno en la iniciativa.

En este contexto, el consejero ha recordado que el Gobierno regional tiene en marcha una línea de ayudas por 4,3 millones de euros en materia de movilidad sostenible que se incrementará hasta los 17 millones a través del Plan MOVES III, un 350 por ciento más que en el anterior, punto en el que ha hecho una “llamada al sector privado” de la región para que “aproveche esta oportunidad”.

El plan MOVES II, que sigue abierto, recoge ayudas para la adquisición de vehículos eficientes, la implantación de infraestructura de recarga de vehículos eléctricos, la creación de sistemas de préstamos de bicicletas eléctricas y la aplicación de medidas contenidas en planes de transporte al trabajo.

En la visita a la empresa Inael Electrical Systems también han participado el delegado de la Junta de Comunidades en Toledo, Javier Úbeda; el director general de Transición Energética, Manuel Guirao; el delegado de Desarrollo Sostenible en Toledo, Tomás Villarrubia y el director del Centro Nacional del Hidrógeno, Emilio Nieto.