Desde la Plaza Nelson Mandela, arropado por decenas de vecinos del madrileño barrio de Lavapiés y al ritmo de Ska Against Racism, Unidas Podemos ha lanzado este domingo su campaña a las elecciones que se celebrarán el próximo 4 de mayo en la Comunidad de Madrid. En un acto marcado por las restricciones frente a la covid-19, el candidato del espacio confederal, Pablo Iglesias, ha pedido a la izquierda madrileña que acuda a votar en la jornada electoral "con tranquilidad, con educación, con la humildad que nos caracteriza, en silencio" para dar una "lección democrática" a la "derecha arrogante, egoísta y que siempre hace trampas".

Si la campaña de Unidas Podemos va de movilización de un electorado progresista históricamente desmovilizado, el partido ha entendido que el simbolismo, el contexto y los ambientes también van a jugar un papel crucial a la hora de llevar a las urnas a los votantes que pueden cambiar un escenario político que apunta hacia un gobierno de Isabel Díaz Ayuso con Vox.

Rodeados de vecinos, de asociaciones civiles y organizaciones antidesahucios, de migrantes activistas pidiendo "papeles para todos" y declarándole la guerra al racismo, con balcones engalanados con banderas LGTBI y republicanas, Iglesias y las caras principales de la candidatura que lidera se han volcado en un discurso cargado de ideología y de un profundo simbolismo para reivindicar la solidaridad y la organización vecinal como forma de supervivencia.

"Lavapiés es un lugar muy especial para muchos de nosotros. En unas pocas calles se conjuga el Madrid que queremos y el que nos quieren imponer. Un Madrid de la especulación en el que hemos visto cómo los comercios de toda la vida se convertían en Sportiums propiedad de Blackstone, cómo los pisos del alquiler se convertían en pisos turísticos y cómo muchos vecinos se tenían que ir del barrio porque no podían pagar la vivienda. También hemos visto cómo se tejía aquí el 15M y el antirracismo, os hemos visto poner el cuerpo para parar los desahucios, os hemos visto tejer lo mejor que tiene esta ciudad: la solidaridad y la diversidad. Este es un barrio hermoso y en este barrio hermoso, solidario y cariñoso empezamos una campaña decisiva", avanzaba al comienzo del acto la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra.

Vanessa Lillo, Isa Serra, Agustín Moreno, Alejandra Jacinto y Serigne Mbayé (que arrancó el grito de toda la plaza Nelson Mandela anunciando que "Madrid será la tumba del racismo") interpelaron a cada uno de los colectivos con los que han compartido buena parte de su trayectoria vital y activismo político: la sanidad y la educación públicas, el activismo antidesahucios y la lucha contra la especulación y la gentrificación, la lucha de los "sin papeles" contra el racismo... Para que, primero la vicepresidenta tercera de Trabajo, Yolanda Díaz, y después el secretario general de Podemos y candidato a presidir la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, trataran de concienciar a los vecinos de Lavapiés de la importancia que tiene acudir a votar el día 4 de mayo.

((Habrá ampliación))