Spain

«Howard descubrió las posiblidades de la música a Disney»

Toda una generación ha crecido tarareando las canciones de las películas de Disney. Especialmente un trío de producciones que integran la llamada «Segunda Edad de Oro» de la animación: «La sirenita», «La bella y la bestia» y «Aladdín». Todas cuentan con el talento musical de Alan Menken y con la fuerza argumental de Howard Ashman, un dramaturgo y letrista que murió de SIDA a los 39 años sin ver terminada parte de su obra. Ni siquiera pudo recoger el Oscar a la Mejor Canción Original que se llevó en 1992. Este 7 de agosto Disney+ estrena «Howard», un documental en el que Don Hahn, uno de sus colaboradores más estrechos en aquella etapa, se zambulle en la vida y la obra del artista.

-El formato de ‘Howard’ es muy curioso, mezcla material documental del propio Ashman con audios de sus familiares y amigos… ¿por qué no hay testimonios a cámara?

No quería que fuera un documental de cabezas parlantes. No necesitábamos expertos en animación o en Broadway para contar la historia de Howard, lo que yo quería era que Howard contara su propia historia. Eso supuso una profunda investigación para encontrar, por ejemplo, entrevistas de radio en las que hablara de su trabajo. Así que en lugar de un puñado de viejos regodeándose en el pasado intentamos transportar a la audiencia a aquel tiempo, que oyesen a Howard y que a través de sus palabras entendiesen por qué fue tan importante.

-¿Por qué fue tan importante?

No es solo que Howard Ashman fuera un catalizador que nos abriera la mente en Disney en cuanto a las posibilidades de la música. ¡Es que en aquel momento los musicales de Broadway no eran populares en absoluto! Así que Howard fue capaz de rejuvenecer ese formato artístico en Los Ángeles, en Disney, algo que no pudo hacer en Nueva York. Es lo interesante de su historia. Aquí se encontró con un grupo de animadores que no estábamos completamente formados. Howard era tan preciso con lo que quería para cada historia, para cada personaje, que era como una cerilla en un bidón de gasolina. En Disney queríamos hacer mejores películas, contar mejores historias, pero él fue el catalizador que nos lo permitió.

-¿Y cómo ha vivido el proceso de recuperar el pasado de Ashman? ¿Le ha resultado doloroso?

Ha sido doloroso, ha sido divertido y ha tenido dosis de nostalgia. Una cosa que quería hacer, y puede que suene extraño, era resucitar a Howard Ashman durante 90 minutos. Pensé que si le escuchábamos, si le veíamos, si asistíamos a su proceso de trabajo… todos podríamos aprender de él. Lo que le hizo especial.

-A pesar de que dejó material de «Aladdín» escrito, su último trabajo fue «La bella y la bestia». ¿Qué hay de cierto en las teorías que dicen que introdujo en la película la temática del SIDA?

Hay algo de cierto en esto. Cuando estábamos haciendo la película nunca hablamos de ello, nunca hablamos de su enfermedad, y eso a pesar de que estaba claramente enfermo… Llegó un momento en que había perdido su voz y parte de la visión. Nunca llegó a ver la película terminada. Pero ahora, con la distancia de 30 años, se abre un espacio para imaginar qué es lo que Howard quiso hacer con «La bella y la bestia». Nunca incluyó conscientemente pedazos de su vida en las canciones, pero todos somos producto de nuestro tiempo. Es imposible que nos expresemos sin ser conscientes del mundo que nos rodea, así que quizá sí hay algo de subtexto. Podríamos decir que «La bella y la bestia» cuenta la historia de un personaje sobre el que pesa una maldición y que quiere romper ese hechizo. Hay ecos de eso en la película.

-Esos años, entre finales de los ochenta y comienzos de los noventa, fueron muy fructíferos para Disney. ¿Qué cree que ocurrió?

Aquella etapa fue un cruce de caminos. Antes existía un grupo de animadores, que habían trabajado con Walt Disney y que hacían una película cada cuatro años. Pero desde 1984 se impuso otro modelo ejecutivo en Disney y aparecieron los vídeos domésticos. Todo el mundo podía ver las películas en VHS, en casa, y cientos de veces con los niños. Por eso aquellas películas han quedado incrustadas en las cabezas de toda una generación. ¡Y además eran historias imperecederas! Historias de héroes y de maduración, como «La sirenita» o «Aladdín», o incluso «El rey león». Fue una tormenta perfecta: un grupo de animadores jóvenes y los vídeos domésticos.

Ver los comentarios

Football news:

En el mundial de 1950, los aficionados de Estados Unidos vencieron a Inglaterra. El entrenador estadounidense comparó a sus jugadores con las ovejas, y el autor del gol de la victoria desapareció
Dan Henderson debutó con el Manchester United a los 23 años. Jugó 141 partidos en préstamo con el portero Dean Henderson por primera vez para el Manchester United, llegando como titular a un partido de la Copa de la liga ante el Luton
Shaka Hislop: Muchos jugadores negros no tienen sentido en los cursos de entrenamiento, considerando que no serán llamados a una entrevista
Barcelona le ofreció a Norwich 5 millones de libras por el Alquiler de Aarons
Debería, no debería, pero lo hará. Parece que Suárez pasó injustamente el examen de pasaporte de la UE: el Esquema se abrió a través de escuchas telefónicas
Le Gré about Benzema: un jugador Ejemplar y maravilloso. No estoy seguro de que Deschamps lo vuelva a llamar a la selección
Agente de Bale: el Real Madrid debe besar el piso por el que camina Gareth por lo que logró en el Club