Spain

Hay que rozar las perfección

Menuda temporada en Segunda, qué caro está el ascenso directo. Tanto, que en el la misma jornada de la pasada campaña el Cádiz, que en los primeros tres cuartos de la pasada temporada lo bordó, era líder destacado a estas alturas con los mismos 52 puntos que actualmente tiene la UDA. Ese dato nos hace pensar en la importancia que cobran ciertos detalles si es que no se obtiene la ventaja de puntos que adquirió el Cádiz sobre la zona de playoff.

El conjunto de Gomes tiene, por obligación, que hilar fino si no quiere ver cómo sus rivales directos siguen por delante, sobre todo en el aspecto defensivo. No es solo la cantidad de goles encajados, sino la facilidad con la que los contrarios generan ocasiones. Para muestra, un botón. Un simple saque de esquina, horriblemente defendido, podía haber complicado un encuentro dominado por completo. Y no digamos si el único contragolpe lucense, al filo del descanso, hubiese acabado en gol.

Por eso no puedo estar de acuerdo con Gomes cuando comentó al término del choque que durante la primera parte se había defendido muy bien. Reconocer los puntos flacos y ponerles remedio hace crecer a las personas y a los colectivos. Toda esta reflexión no tendría tanta trascendencia si los adversarios por el ascenso directo no fueran Mallorca y Espanyol, conjuntos de calidad que reciben muy pocos tantos. Por ello decía lo de hilar fino.

Cada balón parado del Lugo fue de principio a fin un calvario. También con otro balón parado se escapó un punto en Leganés. Bueno, parece que no estoy contando y cantando las bondades después de una goleada por parte de un equipo que juega al fútbol mejor que al menos diez conjuntos de Primera, pero la exigencia para la presente temporada es francamente elevada. Juego fluido, un ciclón ofensivo, sí, pero sin Morlanes sería mucho más difícil.

Una vez más se comprobó el porqué de la necesaria presencia del cerebro maño sobre el tapete y el hueco que deja en la parcela central si se ausenta de más, sobre todo en los duelos directos. Otro jugador esencial que corta, distribuye e intimida, Samu Costa, no le va a la zaga. Una vez más, sobresaliente para el portugués.

Sobre la jugada del penalti no pitado a Aketxe, pues una más que no cae del lado rojiblanco. Sadiq no puede levitar (a lo mejor, dado su potencial, el hombre lo consigue en breve) y el penalti sobre Aketxe se debió de haber lanzado. Otra más a la cuenta de errores en contra, y ya van demasiados.

Seguimos con lo positivo, como la resurrección de Lazo. Ya se va pareciendo al jugador que conocimos nada más llegar a Almería. No fue solo su gol, sino la clarividencia en su juego que le permite combinar con sus compañeros como en un rondo, a la velocidad que lo hacía el Barça de Xavi e Iniesta.

De hecho, el penalti que sí se pitó provino de su inmediata lucidez al devolver el esférico a Sadiq de forma magistral . De cara al enfrentamiento ante el Girona, una buena noticia y otra mala. Akieme juega (tremendo su despliegue), pero Balliu no. La pareja de laterales, clave para el sistema de Gomes, se rompe por una imprudencia de Balliu con el choque finiquitado. Todo cuenta, repito, en esta temporada tan exigente.

Football news:

Liverpool es cada vez más cuestionable sobre la idea de la Superliga (Bild)
Smorodskaya sobre la Superliga: ayudará al desarrollo del fútbol. La posición de la UEFA es muy dura e intransigente
Chelsea y Man City dudan de la participación en la Superliga (the Guardian)
Ceferin-presidente del PSG: Nasser, gracias de todo corazón. Has demostrado que eres una persona maravillosa
Uno de los clubes ingleses puede abandonar la Superliga (the Times)
Zidane sobre la Superliga: No voy a dar mi opinión. Es una pregunta para el presidente del Real Madrid, Zinedine Zidane, que se ha negado a discutir la decisión del Club madrileño de crear la Superliga
El PSG fue persuadido para unirse a la Superliga. Pérez dijo que esto no fue así el Periodista de the Independent, Miguel Delaney, no confirmó las palabras del presidente del Real Madrid, florentino Pérez, de que el PSG no fue invitado a la Superliga