Spain

Harvey Weinstein, declarado culpable de dos de los cinco cargos de los que se le acusaba

El jurado popular ha declarado a Harvey Weinstein culpable de delito sexual y violación en un juicio que se ha celebrado a lo largo de los últimos meses en Nueva York. La causa comenzó en 2017 cuando varias mujeres de la industria cinematográfica acusaron al productor de comportamientos inapropiados. Solo será condenado por dos de los cinco cargos a los que se enfrentaba, delito sexual y violación, y se libra de "agresión sexual predatoria" (es decir, consideran que sus acciones no formaban parte de un patrón habitual de comportamiento), tal y como ha publicado el New York Times. Al escuchar la resolución del jurado, el productor de Shakespeare In Love miraba el frente aparentemente tranquilo y, a la espera de que la jueza Anne M. Burke haga oficial la sentencia que podría ser de 5 a 25 años, será enviado a la cárcel.

VER GALERÍA

Gigi Hadid, posible miembro del jurado en el juicio contra Harvey Weinstein

Para llegar a la resolución de que es culpable, el jurado ha escuchado el testimonio de seis mujeres que han relatado sus experiencias con Weinstein, pero solos dos de ellas formaban parte de la acusación: Miriam Haley, una exasistente de producción televisiva; y Jessica Mann, exaspirante a actriz. El resto servían para poner en contexto el comportamiento del productor y si era algo habitual para él. Entre estas últimas se encontraba la actriz Annabella Sciorra (cuyo caso fue hace casi tres décadas por lo que no podía ser más que testigo).

Este no es el único juicio al que se enfrenta el exmarido de Georgina Chapman, diseñadora de Marchesa. En enero de este mismo año fue acusado de dos delitos sexuales más en el estado de California, por lo que tendrá que volver a enfrentarse al proceso. En este segundo caso podría ser condenado con hasta 28 años de prisión.

VER GALERÍA

Harvey Weinstein fue investigado por primera vez en 2015, pero los fiscales rechazaron llevar el caso. No fue hasta 2017 cuando varios rostros conocidos alzaron sus voces para acusar al magnate de Hollywood y señalar la cultura machista que existía en la industria. Entonces comenzó el ya conocido como movimiento #MeToo y un año después el productor de Kill Bill fue detenido tras concretarse los cargos por los que ha sido juzgado ahora. Entre medias, se han resuelto algunos casos de manera civil, como el de mayo de 2019, en el que compensaba con 44 millones de dólares (40,5 millones de euros) a una serie de mujeres que le habían denunciado por conducta inapropiada. Poco después, el creador de Miramax y The Weinstein Company cambiaba de equipo legal, retrasando el proceso más de medio año.