Spain

Gabilondo reivindica el orgullo de ser periodista

Iñaki Gabilondo ha transmitido esta mañana a los alumnos de la facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla los valores que sostienen al buen periodismo y lo ha hecho con un ejemplo práctico inestimable, el cuento de su vida como periodista en una etapa muy concreta de su vida: el encuentro con Sevilla a donde recaló para ser el director de Radio Sevilla entre 1972 y 1976. “Hay que apostar por la gente, comprometerse con ella y mantener la pasión”, ha señalado el comunicador.

En una época, los estertores de la dictadura, donde estaba prohibido informar, “el motor para hacer periodismo era la pasión”, ha recalcado Gabilondo. “Hasta cuando ni se puede hacer información, el rango determinante era comprometerse con la gente”, ha abundado. Esa gente que estaba comprometida también por la modernidad y el futuro impactó al periodista cuando llegó a Andalucía. “Viví un proceso de conversión personal. Llegué con los tópicos de Andalucía metidos en mi cabeza, pero luego fui conociendo los pueblos, a las personas y esos tópicos fueron saltando como fosfatina”, ha señalado.

De ese descubrimiento y de la reflexión posterior sobre el fatalismo y la resignación histórica contra la que empezaba a rebelarse buena parte de esa gente consignada a favor de un nuevo futuro que había detectado Gabilondo, surgió el eslogan que no paró de sonar en las ondas: “Andalucía es una tierra grande, hermosa, vieja y sabia. Siéntase orgulloso de ser andaluz”. Un mantra que acompañó a esa generación silenciada a la fuerza y que el régimen de Franco había obligado a vivir en la clandestinidad.

Y es precisamente parte de ese lema: Siéntase orgulloso de SER andaluz, el que ha dado título a la charla que Gabilondo ha mantenido con los estudiantes en el marco de las jornadas Somos Radio que la cadena Ser Andalucía organiza por 12º año en colaboración con la Universidad de Sevilla. Y ese orgullo de ser andaluz puede extrapolarse al orgullo por la profesión de periodista que el comunicador ha trasladado a los estudiantes en un momento en que otra dictadura, la del clic, se está imponiendo sobre la calidad de los contenidos.

“Si trabajamos solo por lo que la gente quiere no haremos periodismo. Hay que trabajar no solo por lo que la gente quiere, sino por lo que la gente tiene derecho a saber”, ha señalado Gabilondo, que ha puesto como ejemplo a cabeceras como The New York Times o The Washington Post, que en los tiempos del like han apostado por contenidos de calidad. “Este trabajo tiene una determinada responsabilidad y eso significa que hay que ir contra la corriente. Hay que hacer esfuerzos y participar en un pensamiento creciente para convencer de que hay que apostar por los contenidos”.

Y en esa reivindicación de las esencias del periodismo y del orgullo por la profesión, Gabilondo ha insistido en los dos principios fundamentales que han vertebrado su charla: “A todo el mundo le ha costado mucho llegar aquí, os tenéis que preparar para una pelea. Todo cuesta, pero la pasión y la voluntad de ser de utilidad a la gente son los motores de este oficio. Si no os importa lo que le pasa a la gente, olvidaos de él”.