Spain

Francia invita a sus ciudadanos a hacer turismo en su propio país

Después de dos meses y medio rogando a diario a los ciudadanos que se quedaran en sus casas, el Gobierno francés les anima ahora a hacer reservas para las vacaciones de este verano, pero a ser posible en el propio país, por motivos sanitarios y sobre todo, económicos. Los anuncios hechos anteayer sobre el final de muchas de las restricciones incluyeron la frase crucial que esperaban millones de personas. “Los franceses podrán marcharse de vacaciones”, dijo, casi con solemnidad, el primer ministro, Édouard Philippe.

La afirmación de Philippe parecía una obviedad y la consecuencia lógica de la reapertura de los hoteles y restaurantes, de los campings, playas, piscinas, museos, parques de atracciones y colonias estivales para niños. Pero fue importante que el jefe del Gobierno lo explicitara porque la presión del sector es inmensa y hacía falta un mensaje diáfano, sin ambigüedades.

Industria estratégica

El sector turístico supone el 7,4% del PIB y de él dependen dos millones de empleos

La industria turística supone el 7,4% del PIB francés. De ella dependen dos millones de empleos. En el 2019, Francia recibió 91 millones de turistas extranjeros. El Gobierno esperaba superar pronto el umbral de los 100 millones, una meta inalcanzable en las actuales circunstancias.

La primera medida para alentar el turismo es acabar con la limitación de desplazamientos a 100 kilómetros de la vivienda habitual. Eso sucederá el 2 de junio y se aplicará en todo el territorio, también en los departamentos catalogados como naranjas –sobre todo, la región parisina–, donde la Covid-19 está más activa. La apertura de bares y restaurantes también se activará en toda Francia, pero en los departamentos naranjas solo se permitirán las terrazas exteriores y no el interior de los locales. Se deberá esperar al 22 de junio, si para entonces la pandemia sigue retrocediendo, para que también en los departamentos naranjas la restauración –y los hoteles– operen con normalidad.

Otra cuestión decisiva son las fronteras. París aboga por un acuerdo con sus socios de la UE para abrir por completo las fronteras interiores el 15 de junio. París se reserva la posibilidad de aplicar medidas de reciprocidad ante países que apliquen cuarentenas a las personas que entren. Eso es en teoría. El caso de la frontera francoespañola muestra que una cosa son los anuncios, con finalidad disuasoria, y otra la realidad, que es mucho más laxa. La UE deberá consensuar igualmente cuándo se abre la frontera a los países de fuera del espacio Schengen. Eso parece más lejano.

Señales alentadores

Reabren hoy las Galerías Lafayette y lo hará el aeropuerto de Orly el 26 de junio

En unas declaraciones en la emisora Europe 1 , el secretario de Estado para el Turismo, Jean-Baptiste Leymone, lanzó la consigna de “descubrir Francia, un llamamiento a la solidaridad”. “Los profesionales del turismo se han visto golpeados de lleno y es importante que este motor del turismo doméstico sea el primer motor en ponerse en marcha para salvar la temporada”, agregó Leymone. “Espero que las vacaciones de los franceses serán en azul, blanco y rojo (los colores de la bandera nacional) –concluyó el secretario de Estado, en un tono patriótico y algo jocoso–. ¡A las reservas, ciudadanos!”.

Hace pocos días, la ministra de la Transición Ecológica, Élisabeth Borne, ya había insistido en que los franceses se queden este año en su país. Borne desaconsejó ir a España debido a algunas medidas que estimó contradictorias del Gobierno de Pedro Sánchez, como decretar una cuarentena a los visitantes y, pocos días después, anunciar la apertura de fronteras el primero de julio y proclamar que los turistas serán bienvenidos.

Para fomentar el turismo nacional, el Gobierno francés lanzará una campaña informativa, bajo el lema de “Este año visito Francia”. Los hoteles podrán pedir un distintivo oficial que acreditará que aplican con rigor las normas de higiene y de distanciación para evitar los contagios.

Un indicio de la voluntad de promover la temporada turística será la reapertura a los vuelos comerciales, el 26 de junio, del aeropuerto parisino de Orly, que fue cerrado al inicio del confinamiento debido a la cancelación masiva de vuelos. Otro símbolo de vuelta a la normalidad y de anzuelo a los futuros turistas, sean franceses o extranjeros, es la reapertura, hoy sábado, de las galerías Lafayette del bulevar Haussmann, en la capital. En principio debían permanecer cerradas hasta julio pero la prefectura ha decidido avanzar el calendario.

Football news:

Dembélé no quiere pasar al Manchester United. Cree que tendrá éxito en el Barça
Ferdinand sobre el declive de Liverpool: son celebraciones. Si no hay juegos de liga de Campeones por delante, simplemente te relajas
Chelsea prepara la primera oferta para Haverts: 70 millones de euros más bonificaciones
Conte quiere ver en Inter a Kant, Vidal y Emerson
Zinedine Zidane: Gámez es un jugador importante. Felicidades por su cumpleaños
Atalanta controló el balón durante 8 minutos y 11 segundos antes del primer gol de la Juventus
Jovic podrá jugar con el Villarreal si la tercera prueba del virus es negativa