La conformación del nuevo Gobierno Central de PSOE y Unidas Podemos ha supuesto una modificación en la estructura ministerial que separó las competencias de Trabajo y Seguridad Social en dos ministerios: por un lado el ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, dirigido por José Luis Escrivá, y por otro, el ministerio de Trabajo y Economía Social dirigido por Yolanda Díaz, de Izquierda Unida. De este último Ministerio depende el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), cuyo director general sigue siendo Gerardo Gutiérrez Ardoy, que ha protagonizado una nueva entrega de los ‘Encuentros Digitales’ del Grupo Multimedia de Comunicación ‘La Cerca’.

A pesar de que ha cambiado la estructura del ministerio de Trabajo, que cumple este 2020 cien años de su creación, se ha creado un órgano de coordinación junto con el ministerio de Seguridad Social “para que no haya problemas en el día a día”, tal y como ha recordado el director general del SEPE, Gerardo Gutiérrez Ardoy, durante la entrevista, señalando que con la nueva ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, “estamos trabajando con proyectos similares, reforzando algunas de las medidas que se tomarán y sabiendo que desde los servicios públicos de empleo no se crean puestos de trabajo, que eso lo crean los empresarios, sino que se ayuda a mejorar la empleabilidad de las personas”.

Gerardo Gutiérrez: “Se está creando empleo pero no con la calidad que nos gustaría”

Al respecto de los últimos datos de desempleo del mes de enero, que ha finalizado con 90.248 personas en el paro, su mayor aumento en este mes desde 2014, aunque el país cerró 2019 con la creación de 402.300 puestos de trabajo y la tasa de desempleo por debajo del 14% por primera vez desde 2008, Gerardo Gutiérrez confirma que está habiendo una desaceleración en la creación de empleo aunque destaca que, las previsiones afirman que en España se seguirán creando puestos de trabajo.

“En el mercado de trabajo no hace demasiado tiempo, cuando el PIB crecía por debajo del 2% el empleo no se creaba, en cambio ahora, creciendo incluso por debajo del 2% del PIB, se sigue creando empleo, es importante ponerlo en valor”, ha destacado el director general del SEPE.

En cuanto a los datos del mes de enero de la EPA, Gerardo Gutiérrez señala que lo más preocupante es la precarización del empleo creado: “Es verdad que se está creando empleo pero no con la calidad que nos gustaría y en algunos sectores que sabemos que debemos hacer especialmente hincapié como el industrial, el tecnológico, y en el sector servicios donde se está creando mucho pero en el que existe una mayor precariedad de la mano del trabajo a tiempo parcial que no siempre es querido por los trabajadores y lleva consigo menos derechos”.

Para acabar con la precariedad laboral, el director del SEPE recuerda que se va a continuar con el Plan Director por el Trabajo Digno con el que desde el mes de agosto del 2018 y mediante la inspección de trabajo, han aflorado más de 180.000 contratos indefinidos con el envío de cartas a las empresas en las que se detectaron elevadas tasas de contratación temporal.

El director general del SEPE también ha hablado de los nichos de empleo que están surgiendo con la transformación del nuevo modelo económico como es el caso de las energías renovables: “Desde el momento en que se eliminó el impuesto al sol, en diciembre del 2018, los empresarios del sector anunciaron que se iban a crear 50.000 puestos de trabajo solamente ligados a esa medida. Sabemos que en la actualidad y con el Gobierno constituido, es un ámbito productivo que se va a seguir desarrollando en este país aunque hemos tenido un parón en los últimos años cuando fuimos líderes hasta el año 2011 en producción y desarrollo de energías renovables, y tenemos que retomar ese camino”.

Además destaca las ocupaciones relacionadas con el sector tecnológico ligadas al Big Data o la implantación del 5G “que llevará consigo un desarrollo de empleo importante”, además del sector servicios “donde España seguirá siendo una de las primeras potencias a nivel de turismo aunque, en el marco de la reforma del Estatuto de los Trabajadores deberemos mejorar el ámbito de las relaciones laborales en este sector para que el empleo que se cree sea de más calidad”.

Gerardo Gutiérrez: “Estamos trabajando en saber cuáles son las competencias profesionales que los puestos de trabajo demandarán”

A pesar de ello existen más de tres millones de desempleados en España y algunos sectores demandan mano de obra, una situación que ocurre porque “estamos en un momento complejo en el que las competencias profesionales de los trabajadores que se están incorporando a las empresas están cambiando. Los perfiles que necesitan las empresas no están en el mercado y ahí, desde el SEPE, las instituciones educativas y formativas tenemos que hacer un esfuerzo fundamental para responder a las necesidades formativas”.

En este sentido recuerda que “hemos aprobado un protocolo para la detección de necesidades de forma directa, concreta y rápida en colaboración con agentes sociales, el observatorio de las ocupaciones, con los centros de referencia nacional, para poder dar respuesta a lo que pide el mercado de trabajo. Hay que tener en cuenta que en los próximos 10 años en este país se van a jubilar 9 millones de personas, eso es una oportunidad porque habrá que sustituirlas en los puestos de trabajo. De cada cuatro puestos de trabajo que se creen en los próximos diez años, tres van a ser para sustituir a estas personas que se van a jubilar, por lo tanto tenemos que ser capaces de saber cuáles son las competencias profesionales que los puestos de trabajo necesitarán, ese es el reto y en eso se está trabajando”.

La formación, por tanto, es imprescindible y según el director general del SEPE, la Formación Profesional Dual que permite a los alumnos formarse y hacer prácticas en empresas, “es una oportunidad que en los últimos años se ha estado reforzando en el ámbito educativo y laboral”. Aun así señala que “en España tenemos el sector productivo que tenemos, no en todas las regiones y comunidades autónomas y provincias tenemos siempre un sector productivo en el que se puedan incorporar alumnos para esta formación dual. Cuando hablamos del modelo de FP dual en Alemania, en ese país hay mucha industria, más que en España, por lo que es más sencillo que los alumnos se incorporen a las empresas al tiempo que están estudiando. En cualquier caso, tenemos la posibilidad y se está trabajando en que los contenidos formativos que tenemos en los planes de formación vayan en línea de las competencias profesionales que el mercado laboral está pidiendo”.

Paro Juvenil

Algo importante para conseguir reducir los índices de paro juvenil que actualmente se encuentra en el 31% en menores de 25 años, 23% si se eleva el rango a menores de 30 años.

Precisamente para conseguir ese objetivo el Gobierno puso en marcha, en colaboración con las comunidades autónomas, un paquete de 50 medidas con una inversión de más de 2.000 millones de euros con horizonte al 2021 que está haciendo hincapié en la formación y la orientación: “Necesitamos que desde los Servicios Públicos de Empleo haya personal técnico suficientemente cualificado para hacer el acompañamiento personalizado a lo largo de toda la vida laboral, también para los jóvenes, para que la información sobre el mercado de trabajo y competencias que necesitan adquirir, sea una información rigurosa”, ha destacado el director general del SEPE, Gerardo Gutiérrez Ardoy, apuntando que la medida supuso la contratación de 3.000 orientadores para hacer frente a ese acompañamiento personalizado.

La efectividad de las políticas activas de empleo, cuestionadas por la AIREF

El director general del SEPE, Gerardo Gutiérrez, también ha hablado sobre las políticas activas de empleo que se ponen en marcha desde el organismo que dirige y cuya efectividad fue cuestionada por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIREF) en un informe en el que ponía de manifiesto la falta de recursos humanos y de una evaluación periódica de estas políticas a las que se han destinado en 2019 más de 5.700 millones de euros.

Al respecto ha destacado que “hay que tener en cuenta que en el momento de mayor crisis y mayor tasa de paro en el país, el Gobierno del PP tanto a nivel nacional como a nivel regional en Castilla-La Mancha, no apostó nada por las políticas activas de empleo ni por la orientación. El cuerpo de 167 orientadores que se había creado en el Gobierno de Castilla-La Mancha anterior al 2010 desapareció”. Así señala que “cualquier evaluación que se haga sobre las políticas activas de empleo hay que ponerlas en primer lugar bajo esa realidad de que faltan recursos humanos y que esa es la razón fundamental por la que una política activa de empleo no funciona o el resultado puede ser desequilibrado”. Además apunta que, en ese informe, La AIREF se centró en el programa “Prepara”, que no está en vigor desde hace dos años y “llevaba consigo, aparte de la ayuda de 430 euros, red de orientadores que acompañara a estas personas que nunca existió”.

Aun así señala que desde el SEPE “ha cogido el guante” a la propuesta que la AIREF hacía en ese informe al respecto de la evaluación de las políticas activas de empleo: “Tenemos evaluaciones y estudios importantes que dicen que el 50% de las personas que estudian y que obtenga un certificado de profesionalidad, en los seis meses siguientes encuentran una ocupación ligada a la especialidad formativa que ha estado estudiando. Por eso animamos a hacer ese tipo de formación, pero tenemos que establecer mayores indicadores de evaluación de esas políticas activas de empleo de las que se ponen en marcha desde el Estado y de las que se ponen en marcha desde las comunidades autónomas”.

El informe de la AIREF también proponía la reforma de la formación que, además, es también reclamada por sindicatos y patronal. “Estamos trabajando en la reforma de la formación profesional en general y en la formación del ámbito laboral. Tenemos un informe cuyas conclusiones tienen que ver con incorporar más prácticas a los planes formativos ligados a las necesidades de las empresas y a la actualización de los contenidos de los planes formativos. Es un reto y por eso se aprobó el Protocolo de Detección de Necesidades Formativas para tenerlo bien encaminado. Ahora hace falta el presupuesto suficiente para que todo esto se lleve a cabo”, ha señalado el director del SEPE, Gerardo Gutiérrez Ardoy.

En cuanto a las políticas pasivas de empleo o subsidios por desempleo, en 2019 se han destinado algo más de 18.000 millones de euros, aumentando en más de cinco puntos la tasa de cobertura de las personas que están en desempleo. En este sentido, el director del SEPE destaca el subsidio para personas mayores de 52 años, “una medida fundamental que había que tomar porque en este país se había quedado una bolsa de personas en desempleo de larga duración y mayores que se habían quedado sin rentas, había que rescatar a esas personas y durante el año 2019 se han rescatado unas 97.000 personas a través de este subsidio. En cualquier caso con la norma en la mano, a todas las personas que tienen una prestación por desempleo tenemos que ser capaces de ofrecerles la posibilidad de acompañamiento personalizado de un orientador” que les permita volver a incorporarse al mercado laboral.

Destaca en este punto el Plan Reincorpórate cuyo objetivo es luchar contra el paro de larga duración que se aprobó en 2019 y una de sus principales medidas está ligada a establecer la figura del orientador de referencia que les ayude a volver a incorporarse al mercado de trabajo.

Gerardo Gutiérrez: “La subida del SMI no ha llevado consigo pérdida de trabajo, lo que sí ha supuesto es el incremento de la dignidad ligada al puesto de trabajo”

Durante la entrevista, el director general del SEPE se ha referido a las consecuencias de la subida del Salario Mínimo Interprofesional que en 2019 fue de un 22,5% y de un 5,5% en 2020.

Gerardo Gutiérrez Ardoy ha dejado claro que, pese a las críticas que han surgido tras esta medida, “no había ni ha habido ningún informe riguroso de economistas que haya dicho que la subida del SMI en esas cuantías haya destruido empleo”. Continúa explicando que “lo que hemos observado es que no se ha ralentizado la creación de empleo en los sectores cuyos salarios están más cerca del SMI porque todos los convenios colectivos tienen establecidos salarios por encima de los 950 euros del SMI”, también los convenios colectivos del campo y asegura los salarios ligados al SMI en el sector de empleados del hogar.

Por tanto, afirma que la subida del SMI “establece una garantía y un colchón a partir del que en la negociación colectiva se debe hablar. La subida del SMI en este país no ha llevado consigo pérdida de trabajo, lo que sí ha supuesto es el incremento de la dignidad ligada al puesto de trabajo”.

Con respecto a la intención del Gobierno Central de subir progresivamente el Salario Mínimo para cumplir con el artículo 4 de la Carta Social Europea, Gerardo Gutiérrez señala que “el compromiso en estos años es llegar a eso, primero porque tenemos que cumplir lo que hemos firmado y porque durante ocho años en este país los salarios han estado congelados”, y destaca que la medida llevará consigo un aumento en las cotizaciones: “este año la Seguridad Social ha incrementado la cotización de forma importante solamente por el hecho de haber subido el SMI. Eso, en un país como el nuestro en el que el consumo es la fuente fundamental de creación de empleo, permite que se mueva más el dinero. En una familia en la que entran de la noche a la mañana 10 euros más, van directamente al consumo, no al ahorro. Cuando se sube el SMI en salarios pequeños lo que estamos haciendo es potenciar el consumo, lo que lleva creación de empleo”, ha destacado el director del SEPE.

Ante la medida, algunas formaciones políticas optan porque la subida del Salario Mínimo Interprofesional se lleve a cabo en función de las condiciones de las comunidades autónomas. En este sentido, Gerardo Gutiérrez Ardoy considera que “tenemos un mercado de trabajo complejo donde corremos el riesgo de que determinadas ciudades y comunidades autónomas centrifuguen el talento del resto de comunidades autónomas limítrofes como el caso de Madrid o el País Vasco que tiran del empleo, tienen salarios más altos y eso lleva a que el talento de Castilla-La Mancha, Extremadura, Castilla León o Galicia termine en estas localidades. Si los Salarios Mínimos los cambiamos dependiendo de las zonas, corremos el riesgo de hacer que la despoblación en estas zonas sea mayor”.

El director general del SEPE considera que “es el momento” de llevar a cabo la contrarreforma de la reforma laboral porque “estamos creciendo en empleo”

Uno de los objetivos del nuevo Gobierno Central y, concretamente del ministerio de Trabajo, es la derogación de algunos aspectos de la reforma laboral del 2012 como el despido justificado de empleados que hayan faltado ocho días o más al trabajo estando de baja médica en dos meses, medida que precisamente verá la luz en el Consejo de Ministros este martes.

Al respecto, el director general del SEPE, Gerardo Gutiérrez Ardoy, considera que “es el momento” de llevar a cabo la contrarreforma de la reforma laboral “porque estamos creciendo en empleo y llevamos creciendo desde el año 2014”.

Hará falta la inclusión en el mercado laboral de 270.000 personas extranjeras para sostener a los 9 millones de personas que se jubilarán en los próximos 10 años

Sobre el papel que las personas inmigrantes juegan en el mercado laboral, el director general del SEPE ha señalado que “en los últimos cuarenta años, si no se hubiera incorporado la mujer y los trabajadores inmigrantes al mercado laboral, no tendríamos suficiente fuerza trabajadora para el nivel de producción que tenemos”. Así, afirma que, según los estudios la incorporación de las mujeres en el mundo laboral en los últimos 40 años ha sido de un 70%, de un 30% en el caso de las personas extranjeras y sólo de un 12% de hombres: “Si no hubiera ocurrido esa feminización y la extranjerización del mercado del trabajo, en este país no tendríamos casi 20 millones de ocupados y 23 millones de personas activas en este mercado de trabajo. La AIREF, en un informe sobre jubilación y previsiones, señaló que desde este año hasta el año 2050 harán falta 270.000 personas extranjeras para poder sostener a las personas que se irán jubilando y que habrá que sustituir. 9 millones de personas en España se jubilarán en los próximos 10 años en el país”.

La Renta Mínima que se comenzará a discutir en el Congreso de los Diputados, “una buena medida” para asegurar “que ninguna persona se vea excluida del mercado de trabajo ni de la sociedad”

Por último, el director general del SEPE, Gerardo Gutiérrez Ardoy, ha afirmado que se va a seguir creando empleo y que desde el organismo dependiente del ministerio de Trabajo “tenemos que mejorar las competencias profesionales de las personas que se tienen que incorporar al mercado laboral y hay que animar a que las personas se sigan recualificando para que nadie se quede atrás. Por ello hay seguir reforzando las prestaciones por desempleo”. En este sentido destaca que la Renta Mínima que se va a comenzar a discutir en el Congreso de los Diputados “es una buena medida porque tenemos que asegurar que cualquier persona, independientemente de la edad que tenga, no se vea excluida del mercado de trabajo y ni de la sociedad”.