Spain

Euskadi se centra en la vacunación de los mayores de 70 tras el caos de AstraZeneca

Si hay un colectivo que se ha visto beneficiado del galimatías en torno a las vacunas de AstraZeneca es el de las personas que tienen entre 70 y 79 años. En Gipuzkoa, 71.200 ciudadanos. En Euskadi, 213.000, y en España, casi cuatro millones. De la noche a la mañana, han pasado de no saber cuándo les empezaría a tocar recibir el antídoto contra el Covid a ser los grandes protagonistas a partir de ahora del proceso de vacunación, al menos en Euskadi.

Y es que con la finalización de las primeras dosis a los mayores de 80 y la incertidumbre sobre lo que vaya a suceder con AstraZeneca, las circunstancias hacen que Osakidetza tenga que centrar en los septuagenarios los esfuerzos de vacunación en los próximos días, al menos mientras no lleguen nuevas remesas del controvertido antídoto de Oxford que, a día de hoy y hasta nuevo aviso, se destinará en exclusiva al tramo entre 60 y 69 años. Está previsto recibir nuevas unidades a lo largo del presente mes de abril, pero hasta la fecha se desconocen el día y la cantidad.

Porque la crisis del compuesto británico no ha reducido el ritmo de vacunación en Euskadi, pero sí ha alterado los planes del Gobierno Vasco. La llegada el martes de 70.200 unidades de Pfizer ha permitido mantener la cadencia de inyecciones, relevando, eso sí, el público objetivo. En Semana Santa el epicentro del proceso fueron los profesionales de actividades esenciales menores de 65 años. En tres días, de Sábado Santo a Lunes de Pascua (antes del cambio de criterio acordado el miércoles) el servicio vasco de salud administró entre ellos las más de 52.000 dosis de AstraZeneca que había recibido el viernes.

Con los viales de la fórmula británica agotados y ya con las nuevas dosis de la germano-americana disponibles, esta semana los protagonistas han sido los mayores de 80, entre los que se ha producido un acelerón. Hasta el punto de que Osakidetza confía en concluir hoy la dispensación de las primeras tomas en este grupo de edad, exceptuando algunos casos de personas que no pueden acudir a los centros de vacunación y deben ser atendidas en casa. Este proceso domiciliario finalizará, en cualquier caso, a lo largo de esta próxima semana.

Junto a los septuagenarios, se ha iniciado el proceso con trasplantados y pacientes de hemodiálisis colectivos de alto riesgo

Con todos los octogenarios ya inoculados, con los sexagenarios a la espera de que lleguen las nuevas dosis de AstraZeneca, y con los menores de 60 en el limbo hasta que se decida qué vacuna se les administra, lo más seguro es centrar los esfuerzos en los septuagenarios. Y por eso ha optado Osakidetza, que ya el viernes comenzó a citarles, en algunos casos para el mismo día.

Fue el caso de Conchi, de 78 años, o María Ángeles (79), que anteayer se despertaron sin tener ni idea de cuándo deberían pasar por las manos de las enfermeras y se acostaron vacunadas. En medio, una llamada de Osakidetza avisándolas de que si querían, fueran cuanto antes a Illunbe a recibir la inyección.

Los primeros en ser vacunados serán los más mayores de ese tramo de edad, esto es, los nacidos en 1942 y 1943.

Grupos de edad

> 100
Osakidetza estimó que en Euskadi había unos 1.800 centenarios vascos, pero la cifra real se quedó en 886, entre ellos unos 250 guipuzcoanos. Todos los que han querido vacunarse han recibido ya las dos inyecciones. 90-99
Unas 34.300 personas componen este colectivo, 10.000 en Gipuzkoa. Todas ellas han recibido la primera dosis, y el 91,4% la segunda, con datos correspondientes al jueves. 80-89
Osakidetza tiene previsto concluir hoy la inoculación de las primeras dosis en este tramo de edad, salvo algunos casos en los que hay que vacunar a domicilio, proceso que se llevará a cabo esta próxima semana. Son más de 40.000 personas en Gipuzkoa. Han recibido la segunda inyección el 28,4%. 70-79
El viernes comenzó la inmunización de este colectivo, que en Gipuzkoa componen 71.200 ciudadanos. Es en estos en los que se va a centrar el esfuerzo en los próximos días, junto a pacientes de diálisis y trasplantados, en tanto no lleguen nuevas remesas de AstraZeneca y se decida si la fórmula de Oxford se limita a personas de entre 60 y 69 años o se amplía el abanico. 60-69
Los 90.500 guipuzcoanos sexagenarios son, en este momento, el público destinado a recibir las dosis de AstraZeneca, por lo que su vacunación comenzará cuando lleguen nuevas unidades de esta solución. En Euskadi están ya vacunadas 12.403 personas, el 4,4% del colectivo. Se entiende que se trata de personal activo no jubilado de profesiones esenciales. < de 60
Serán vacunados según el calendario establecido por profesiones. El problema que ha surgido es que hasta esta semana los menores de 65 eran los destinatarios de la fórmula de Astrazeneca, ahora vetada a los menores de 60.

Junto a ellos, también han comenzado a ser inmunizados algunos colectivos de alto riesgo. Entre ayer y hoy se ha administrado la profilaxis a las personas en diálisis peritoneal domiciliaria o que hayan sido trasplantadas, independientemente de su edad. A partir de mañana, se vacunará a los pacientes en hemodiálisis en su propia unidad de Osakidetza.

Próximos pasos

A falta de que el Gobierno Vasco aclare cómo va a evolucionar el proceso una vez se clarifique qué pasará con las vacunas de AstraZeneca, lo previsible es que se mantenga el esfuerzo en el colectivo entre 70 y 79 años.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, avanzó que España recibirá el martes las primeras unidades de la cuarta vacuna, la de Janssen, filial de la multinacional norteamericana Johnson & Johnson, cuya gran diferencia respecto a las ya conocidas es que basta con administrar una dosis.

La gran duda es saber qué va a pasar con los menores de 60 que ya han recibido una dosis de AstraZeneca el interrogante

La ministra no especificó cuántas unidades llegarán en esta primera remesa. La previsión es que España reciba 5,5 millones de viales hasta junio. Lo que sí remarcó es que «en principio», este compuesto se aplicará «de acuerdo con la última actualización de la estrategia de vacunación; es decir, de 80 años para abajo». Así las cosas, si se mantiene el criterio de edad, los primeros beneficiarios de este antídoto en Euskadi serían los ciudadanos de entre 70 y 79 años.

La gran duda es cómo se va a actuar con los menores de 60, sobre todo con quienes ya han recibido la primera dosis de AstraZeneca. Parece lógico pensar que quienes tienen entre 60 y 65 (el límite de edad anterior) recibirán la segunda dosis de la misma marca. Para el resto hay tiempo para decidir hasta comienzos de mayo, momento en que habrá que empezar a administrar las segundas dosis. Cabe recordar que AstraZeneca es la vacuna que más margen da entre la primera y la segunda toma (entre 10 y 12 semanas), frente a los 21 días de Pfizer y los 28 de Moderna.

Opciones para menores de 60

Tres son las alternativas que dividen a la comunidad científica y que en España se debaten en la llamada Ponencia de Vacunas, donde hay representantes científicos, del Gobierno y de las comunidades autónomas.

La primera es dejar a estas personas con una sola toma, teniendo en cuenta que la efectividad en este caso ya es de un nada despreciable 70%. La segunda es administrarles una segunda dosis de otra marca, lo que supondría un cambio de criterio radical respecto a lo defendido hasta la fecha y un riesgo teniendo en cuenta que por ahora no hay ensayos clínicos que hayan mostrado qué sucede en estos casos. Y la tercera, seguir con la pauta prevista y administrarles la segunda dosis de AstraZeneca, tal y como aconsejan la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ambas instituciones insisten en que los casos de trombosis anómalas detectados en personas que han sido inoculadas con AstraZeneca son «ínfimos» respecto a los millones de dosis dispensadas. La EMA ha contabilizado 228 episodios de embolias (169 cerebrales y 59 abdominales), y entre ellos 18 fallecidos entre las personas inmunizadas con el suero británico. En España, ha habido 12 casos de trombos, la mayoría en mujeres menores de 55 años, y no consta ninguno en Euskadi.

«Más allá de estar informado, la inquietud que hay sobre la vacunación no es algo que me preocupe. Llegará el día que me llamarán e iré a vacunarme convencido de que es la única manera de solucionar la pandemia», señala Sebastián González. Tiene 72 años, por lo que le correspondería la fórmula de Pfizer o Moderna. «Me da igual. Ha surgido la controversia de AstraZeneca, que si no vuelven a cambiar de criterio es la que le tocaría a mi mujer, de 67 años, y no tendríamos ningún problema. La casuística de los trombos es mínima y no creo que mayor a la de muchos medicamentos». Este donostiarra asegura que «no tengo ninguna ansiedad, pero sí ganas de ser vacunado para tener una protección y poder dar un abrazo a mis nietos e hijos. Se está haciendo largo a todos».

«Desde que empezó la vacunación, la estoy siguiendo con calma. Ahora veo y leo que han empezado con la gente de 70 a 79 años, así que al tener 71 ya voy entrando en la recta de salida... Me da igual si es dentro de 15 días o un mes y la vacuna que me den, pero sí quiero que nos vacunen para sentirme más protegido. Y lo mismo mi mujer, Manoli», explica Juan Rodil. El donostiarra ha vivido la pandemia «sin sobresaltos» pero sí acusa el hartazgo general. «Es ya mucho tiempo, pero con las vacunas saldremos de esta. Llegaría el día en el que recuperemos una normalidad. Nos gusta viajar y llevamos un año sin hacerlo, pero soy optimista y tengo la ilusión de que en septiembre nos dejen ir aunque sea aquí al lado, a Asturias».

«Sinceramente, ni mi marido ni yo estamos todo el día pensando en si nos van a vacunar o no. Queremos que nos vacunen, pero cuando nos toque», dice María José García. En mayo cumplirá 66 años, por lo que al haberse ampliado el rango de edad para el compuesto de AstraZeneca hasta los 69 años, parece que será el que le tocará. «No tengo problema. Esta situación se está haciendo muy larga, y lo que quiero es que nos vacunen. Cuando me den la cita, iré directa». Pese a los contratiempos en la campaña de inmunización, confía en que «si se acelera, el verano pueda ser algo más normal que el de 2020. A nosotros nos gusta mucho viajar, y es algo que lo echamos de menos, aunque aún tardaremos en poder hacerlo con normalidad».

«Como estaban vacunando a mayores de 80 años, pensaba que aún tardarían unos días. Pero me llamaron para vacunarme el viernes, y fue una sorpresa agradable porque tenía ganas», confiesa Juan Antonio Elizalde. A sus 79 años, sabía que sería de los primeros en ser llamado tras los octogenarios y «no estaba especialmente preocupado. No podemos hacer muchas cosas por las restricciones, pero me gusta darme mis paseos, ir a Oiartzun, y ahora iré más seguro». Lo dice tras haber pasado esta semana por el cribado en Errenteria. «Éramos tanta gente, que se formaron muchas colas. He librado el virus, aunque estuve diez días confinado por contacto estrecho, pero le puede tocar a cualquiera y la vacuna da más tranquilidad».

Football news:

En el juego con Roma, vimos al anterior De Gea: hizo 10 salvamentos, arrastró a quemarropa y se convirtió en el mejor jugador del partido
David Villa ingresó en la dirección del Club indio Odisha
Chelsea y georginho quieren renovar su contrato. El Chelsea comenzará pronto a negociar con el centrocampista georginho un nuevo acuerdo
Jugador De Wings Hadi sobre el alcohol: nunca bebí porque estoy feliz como vivo
Matic sobre Europa League: el Manchester United respeta al Villarreal, pero se acerca a la final con pensamientos de victoria
El presidente del Villarreal, Fernando Roig, comentó sobre la llegada a la final de la Europa League después de los partidos con el Arsenal
El Delantero del Manchester United Edinson Cavani anotó dos goles en el partido de vuelta de la final de la Europa League