Spain

Este es Alfonso, el creador del pin parental: el profesor murciano contra el adoctrinamiento

Noticias relacionadas

El origen del modelo y del contenido del pin parental que se ha implantado en la Región de Murcia tiene nombre y apellido: Alfonso Galdón. Este padre de dos niños matriculados en un colegio concertado y que antaño estuvo al frente del Foro de la Familia impulsó ese permiso. Todo ello tras denunciar en 2018 ante la Consejería de Educación las conferencias que el Colectivo No Te Prives estaba impartiendo en institutos murcianos. “Se estaba rompiendo la neutralidad ideológica del Estado porque se estaba tomando partido por la ideología de género”. De esta forma resume este profesor de Secundaria el contenido de aquellas charlas de educación afectivo-sexual para prevenir el acoso y la homofobia.

“La idea original era cambiar las charlas de educación sexual para que las impartiesen expertos, como psicólogos y sexólogos, en vez de que interviniesen colectivos LGTBI”. Alfonso detalla que para lograr ese objetivo el Foro de la Familia se levantó en armas ante la Consejería denunciando la temática de las charlas: “A veces se utilizaba un lenguaje soez, es verdad que algunas estaban bien porque las visaba el Colegio de Psicólogos, pero en un instituto de Cieza nos dijeron que iban ‘vendedores ambulantes’ que contaban su experiencia de cómo fueron rechazados en el colegio porque eran maricones”.

La presión que ejerció el Foro de la Familia sobre la Consejería supuso la puesta en marcha, en 2018, de la solicitud de información previa y consentimiento expreso: una autorización para que los padres mostrasen su conformidad –o no- con la asistencia de sus hijos a las mencionadas charlas LGTBI. “Básicamente, el pin parental que ahora se está aplicando en Murcia es igual a ese modelo de consentimiento que planteamos hace dos años a Educación”, asegura este docente, de 46 años.

Alfonso Galdón entrega a EL ESPAÑOL un modelo de la referida solicitud para demostrar que el Foro de la Familia marcó la línea a seguir en la instrucción que emitió este curso la Consejería de Educación. En la misma se instaba a todos los colegios e institutos a entregar el pin parental, con el objetivo de que los padres de los alumnos autorizasen previamente su participación en actividades complementarias, tales como charlas, excursiones o talleres, impartidos por personal ajeno al claustro de profesores, cuyo contenido es evaluable y que puede versar sobre medio ambiente, sexualidad, acoso escolar, violencia machista, ludopatía, igualdad de género, inmigración...

“Nosotros nos reunimos con VOX antes del acuerdo de investidura que alcanzaron con el Partido Popular y Ciudadanos para el Gobierno regional y les dijimos cómo tenía que ser ese permiso parental: una instrucción general de la Consejería”, resume este profesor que en la actualidad es el delegado en Murcia del Foro Español de Política Social y Familiar del Pontificio Consejo para la Familia.

- ¿Por qué defiende usted la aplicación del pin parental en los centros educativos de la Región?

- El pin parental tiene que regular aquellas actividades en colegios e institutos que supongan un adoctrinamiento ideológico. Hablamos, por ejemplo, de charlas sobre educación sexual, de charlas que imparta una asociación de memoria histórica o cualquier otro colectivo que pueda interferir en la educación religiosa, moral o filosófica de las familias.

Acto en Murcia en defensa del pin parental

Esta padre de familia avanza que defenderá la implantación del pin parental frente al anuncio de movilizaciones docentes que han realizado los sindicatos, el manifiesto que 165 asociaciones han firmado para reclamar la eliminación de esta medida a la Consejería o el plazo de un mes que el Gobierno de España le ha dado al Ejecutivo murciano para que la retire de colegios e institutos. “La semana próxima la Plataforma Escuela Libre de Ideología leerá en Murcia un manifiesto en defensa de este permiso paterno”, advierte este profesor, que actualmente desarrolla su tesis doctoral sobre climatología en la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM).

La redacción del citado documento y la organización de este acto ‘pro-pin’ en la capital murciana se está coordinando a través de la citada plataforma, cuya creación impulsó en Murcia y Valencia el propio Alfonso Galdón. “La constituimos hace tres meses y ya cuenta con el apoyo de Cristianos en Acción, Los Niños son Intocables, la Asociación Libertas...”, enumera este firme defensor de la familia, felizmente casado por la iglesia, aficionado por los cuatro costados del Atlético de Madrid y que tras estudiar en el IES Azorín de Yecla se matriculó en Física en la Universidad de Valencia.

- ¿Por qué el Ejecutivo murciano debe hacer caso omiso del requerimiento del Gobierno de España para retirar el pin parental?

- Este permiso debe mantenerse porque el Gobierno regional está defendiendo el artículo 27.3 de la Constitución que recoge el derecho a la libertad de enseñanza y de que los padres puedan elegir la educación de sus hijos conforme a sus creencias religiosas y convicciones morales. Los padres debemos administrar los tiempos en los que tenemos que enseñar a nuestros hijos ciertos temas, como la sexualidad, los embarazos no deseados, la pornografía o la inmigración.

- ¿Póngame un ejemplo de cuáles son los tiempos para abordar esos temas?

- Yo no tengo que hacer proselitismo de mi forma de vida y plantearla como la mejor del mundo, pero a un niño, de 8 años, no se le puede poner en cuestión que puede haber familias con dos papás o dos mamás porque no tienen la cabeza amueblada para entender eso.

Este padre de familia y activista conservador aprovecha la conversación con este diario para criticar los contenidos sobre sexualidad que incluyen algunas charlas que actualmente se imparten en colegios e institutos murcianos: “Hay que educar en sexualidad con la afectividad, porque muchas de esas charlas educan en genitalidad, que no tiene nada que ver con la sexualidad: les dicen vamos a disfrutar de nuestro cuerpo estimulando las sensaciones y eso no deja espacio para que los niños reflexionen”.

A juicio de este doctorando de la UCAM no es necesario que para impartir actividades complementarias en los centros educativos acuda un miembro del Colectivo No Te Prives. “Mis hijos saben lo que es un transexual, un gay y una lesbiana porque su padre se lo ha enseñado”. Tampoco considera imprescindible que una persona de origen africano explique la inmigración a los estudiantes. “Aquí la clave es el respeto a la dignidad del ser humano: si empezamos a ponerle etiquetas al ser humano, mal asunto, si colectivizamos al ser humano estamos haciendo clases y al final entre ellas aparecerán diferencias y la lucha de clases. Ese es el marxismo cultural que está aprovechando la izquierda”.

Fractura entre las Ampas: defensores y detractores del pin

Mientras que en las redes sociales no dejan de sucederse los memes sobre el ‘pin Neanderthal’ o ‘pin Abascal’, lo cierto es que la tensión social y política va in crescendo a pie de calle en Murcia. Valga como ejemplo la campaña de rechazo que está liderando el secretario general del PSRM, Diego Conesa, o el anuncio de la Plataforma Pacto por la Regeneración en la Región de convocar una rueda de prensa este miércoles, en la puerta de la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social.


El objetivo, según la plataforma cívica, es convocar una concentración “para reclamar respeto a todos los profesores ante el salvaje ataque que han lanzado los partidos de la extrema derecha”. Esta movilización a la que serán llamados los profesores y el tejido asociativo murciano pretende reclamar a la Consejería de Educación la retirada de la instrucción que emitió en septiembre para poner en marcha el pin parental. “Esta medida provoca una limitación fundamental en la acción docente”, argumentan los activistas. 

Carta que firman los padres.

Carta que firman los padres.

Paralelamente a esta convocatoria, en colegios e institutos sigue agudizándose la fractura entre Ampas a favor y en contra del pin parental. Prueba de ello es la oposición que muestra la FAPA Juan González, frente al apoyo al permiso paterno que defiende sin fisuras la FAPA San Javier. “Llevamos tres años luchando por la implantación de los permisos para ser informados de las actividades complementarias de los centros educativos”, subraya Adela Monteagudo, presidenta de la FAPA San Javier que aglutina nada menos que a 20 Ampas de la Comarca del Mar Menor.

Esta empresaria del sector servicios y madre de tres hijos sostiene que el pin parental se tendría que extender a todas las comunidades autónomas: “Esta medida debería aplicarse en toda España porque los padres tienen libertad para elegir la educación de sus hijos en función de sus convicciones morales y religiosas”. El artículo 27.3 de la Constitución es el argumento más repetido por los defensores de que Murcia se haya convertido en la primera autonomía que aplica la autorización paterna.

- ¿Por qué es necesario esta autorización si las actividades complementarias son aprobadas por el claustro y se presentan antes al consejo escolar donde están representados los padres?

- Cuando dan una charla están manejando opinión y cuando tus hijos llegan a casa y hay una confrontación entre lo que se dice en el colegio y en casa: la familia se fragmenta. El comunismo empleó la fragmentación para dividir a la sociedad.

Algunos centros educativos de la Región no están cumpliendo la instrucción que emitió en septiembre la Consejería de Educación obligando a colegios e institutos a informar a los padres, con carácter previo, sobre los contenidos y objetivos de cualquier actividad complementaria, así como sobre las personas ajenas al claustro docente que impartirán las mismas. Esos centros díscolos con el pin optaron al inicio de las clases, por enviar una autorización genérica para las actividades válido para todo el curso, pero la FAPA San Javier ha combatido esta práctica instando a las familias a que rellenasen esas autorizaciones con un mensaje escrito de su puño y letra: “Preciso previo consentimiento al respecto”.

- ¿La FAPA San Javier piensa adoptar medidas contra aquellos centros de su competencia si descubre que no se aplica el pin parental?

- Cualquier cosa que veamos incorrecta iremos al Tribunal Constitucional o donde haga falta.

Adela se define como una mujer católica, no practicante, que está muy implicada en la defensa de la enseñanza y que tiene por bandera los valores que le enseñaron sus padres. “Mi mejor amigo es gay: digo esto porque nadie me enseñó a respetar otras orientaciones sexuales, eso lo aprendí en mi casa gracias a los valores de mi familia”.

- ¿Usted está a favor de que el Colectivo No Te Prives imparta las charlas en los institutos como actividad complementaria evaluable?

- No estoy de acuerdo. Esos señores nos tienen que decir qué subvenciones les han dado. Mis hijos no son el negocio de nadie.

- ¿Qué opina de las charlas sexuales que se imparten actualmente en colegios e institutos?

- Ahora se está adoctrinando en los contenidos. Se incentiva la masturbación, se incentiva que un heterosexual se pinte las uñas y los labios para empatizar con un homosexual… Esas charlas las tendrían que impartir expertos, como psicólogos, sexólogos o médicos, para que se centrasen en abordar métodos anticonceptivos, enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados y los efectos psicológicos del aborto.

Los hijos mayores de Adela, de 12 y 16 años, están matriculados en un instituto concertado de Los Alcázares, mientras que su hijo pequeño, de 6 añitos, recibe clase en un colegio público de San Javier. En lo que va de curso esta madre no ha firmado ningún pin parental oponiéndose a que sus hijos participen en las actividades complementarias de sus respectivos centros. “En el colegio han ido a una panadería, la biblioteca y han hecho una excursión a una granja, mientras que en el instituto han analizado los efectos de la DANA, han ido al cine en Inglés y al teatro”, detalla esta madre ‘pro-pin’, de 41 años.

El contenido de las actividades complementarias a las que han acudido los hijos de Adela evidencia que hay preocupación entre los docentes de la Región por no ser denunciados, puesto que no se han abordado temas que están en el punto de mira de Vox como la sexualidad, la inmigración, los malos tratos o la igualdad de género.

- Adela, ¿en casa cómo aborda usted esos temas con sus hijos?

- Hablamos de todo con normalidad. Por ejemplo, cuando vemos la serie ‘La que se avecina’, y aparece un trío, comentamos lo que les parece.

Cinco familias de Puerto Lumbreras se quejan a sus colegios

En la localidad murciana de Puerto Lumbreras, a 121 kilómetros de distancia de San Javier, también se han registrado incidencias al inicio de curso en tres centros que hicieron caso omiso de la instrucción del pin parental de la Consejería de Educación y entregaron un permiso genérico a los padres para que diesen el visto bueno a las actividades complementarias de todo el año. “Me entregaron un formulario que al final ponía ‘permiso general para cualquier actividad dentro del colegio’ y le dije al profesorado que no iba a firmar una carta blanca”, tal y como denuncia Francisco Mateo, padre de dos niños, de 4 y 7 años, que cursan sus estudios de Infantil y Primaria en el colegio público Antonio López Alcaraz.

Este padre, de 42 años, exigió a la directiva del mencionado centro que le entregasen el pin parental antes de cada actividad complementaria. “En mi centro nos quejamos dos familias, lo mismo ocurrió con otras dos en el colegio Sagrado Corazón y con otra familia en el Asunción Jordán”. En total cinco familias lumbrerenses han exigido a los docentes que cumplan la instrucción de la Consejería de la autorización paterna. “Como custodios de nuestros hijos nos tienen que informar de las charlas que van a impartir en el colegio, del tipo de actos que hacen y de los colectivos que participan”.

- Francisco: ¿por qué defiende a ultranza el pin parental?

- Considero que la formación moral y en valores de mis hijos la tienen que recibir en casa. Una charla no puede tener carga ideológica o sexual porque no tienen edad para ello. Conozco perfectamente al profesorado, pero me quiero curar en salud y cerciorarme de que mis hijos reciben la educación que mi mujer y yo queremos.

El requerimiento del Gobierno de España al Ejecutivo murciano para que retire el pin parental no solo ha puesto en pie de guerra a PP, Cs y VOX, también a las familias murcianas ‘pro-pin’ y a ciertos colectivos, como la Federación de Familias Numerosas de la Región (Fanumur). El presidente de Fanumur, Gonzalo Sánchez, tira de ironía para resumir la situación: “En Murcia nos falta financiación autonómica, nos falta agua, necesitamos más infraestructuras, pero ahora vienen con lo del pin”.

Sánchez es padre de once hijos, todos ellos con titulación universitaria, y subraya que la experiencia que ha tenido en los centros educativos por los que ha pasado su extensa prole le demuestra que en las aulas se adoctrina: “Un profesor transmite sus vivencias y su ideario: jamás es objetivo”. De hecho, hace años, Gonzalo fue capaz de mudarse de Zamora a Valladolid para encontrar un colegio que se adecuase a sus hijos: “Elegí un centro cuyo ideario no fuese en contra de mis principios”.

La Federación de Familias Numerosas de la Región ha sido invitada por la Plataforma Escuela Libre de Ideología a sumarse a su manifiesto ‘pro-pin parental’ para seguir sumando apoyos en contra del requerimiento del Gobierno de España, que fija el plazo de un mes para que la Consejería de Educación retire la autorización paterna. De momento, el presidente de Fanumur se limita a reflexionar que “todo lo que está pasando es política asquerosa: para ir a una excursión hay que pedir permiso, pero no hay que hacerlo para que alguien te explique cómo masturbar a un hombre por el culo”.