Spain

«Esperemos que las medidas sean efectivas»

Hasta los quiosqueros y los panaderos tenían ayer poco trabajo en San Sebastián, una ciudad temerosa y recluida que se preparaba para afrontar otras dos semanas de confinamiento junto a una paralización laboral casi total. Fue una mañana para comprar la medicina que le hace falta al aita, coger el periódico y pasar por la oficina para llevarse el ordenador a casa para teletrabajar durante las próximas semanas. Los donostiarras expresaron opiniones para todos los gustos, inquietos por la situación económica que se avecina y, en su mayor parte, comprensivos por las decisiones adoptadas ante la pandemia. «Esperemos que todo esto se efectivo y sirva para contener al coronavirus», resumía un vecino resignado en la cola de Ogiberri.

«Yo habría actuado igual: apoyarme en los técnicos e ir de menos a más en las medidas en función de la evolución de la pandemia»

El ingeniero Jon Arzubialde y su mujer van a tener que trabajar y convivir a partir de hoy con sus dos hijos en casa. Él se dedicó ayer a coger el ordenador y algunos papeles de la oficina para llevárselos a casa donde «tendré que montar el tinglado con una mesa auxiliar que nos servirá para trabajar y comer». Una situación que va a ser complicada, pero no queda otra que amoldarse. En su opinión, las decisiones adoptadas por el Gobierno han sido las correctas: «Yo hubiera actuado igual. Apoyarme en los técnicos e ir de menos a más en función de la evolución de los contagios».

Jon compra el pan antes de reunirse con su mujer y sus dos hijos. Los cuatro deberán trabajar y estudiar juntos en casa.
Jon compra el pan antes de reunirse con su mujer y sus dos hijos. Los cuatro deberán trabajar y estudiar juntos en casa.

Laura Mendizabal trabaja en una haurreskola y ayer se decidió a sacar a su hijo para ir a comprar el pan. Su situación no va a variar mucho porque lleva ya dos semanas en casa, «haciendo formación, terminando proyectos y buscando herramientas que faciliten la vida a los padres en esta situación». Confiaba en que el confinamiento sea «efectivo» para vencer al virus a la vista de que la población «está cumpliendo» lo que se le ordena. Su mente está centrada en cómo «facilitar la adaptación» de los niños a su vuelta a la escuela tras semanas encerrados en casa.

Laura y su hijo regresan a casa tras realizar unas compras.
Laura y su hijo regresan a casa tras realizar unas compras.

Ignacio es un abogado jubilado que lo llevaba bastante bien: «No tengo problemas de salud y de qué me voy a quejar». Solo espera que «todo esto acabe cuanto antes» y que las medidas «sean para bien». Otros lo llevan peor. Por ejemplo, el colombiano Jon Arango que mientras aguarda para coger el autobús nos comentó que el estado de alarma hizo que se quedara sin trabajo y ahora solo espera «volver a la situación anterior». Vive con su madre y dos hermanos y necesita el trabajo para «sobrevivir, pagar el alquiler y mandarle 200 euros al mes a mis hijos allá».

«Estoy en un ERTE pero tendré empleo hasta agosto, aunque ahora lo que me importa es la salud del aita»

Marta es empleada en una aseguradora y hasta ahora iba a la oficina, pero a partir de hoy deberá teletrabajar.
Marta es empleada en una aseguradora y hasta ahora iba a la oficina, pero a partir de hoy deberá teletrabajar.

Jon López ha decidido blindarse ante toda noticia sobre el coronavirus. Vive «encerrado en casa» esperando que todo pase. Trabajaba en el montaje de exposiciones y su empresa le ha incluido en un ERTE. Algo parecido a lo que le ha ocurrido a Paula, una recepcionista de hotel que ayer veía el vaso medio lleno: «Al menos me mantienen el empleo hasta final de agosto». Su prioridad es la salud de su padre y su obsesión que no le llegue a contagiar el virus. No sabe si se han adoptado las medidas correctas pero, aunque tiene sus dudas sobre algunas decisiones, explica que «te tienes que fiar».

«He venido a primera hora a llevarme el ordenador a casa. ¿Esto no lo podían haber dicho el jueves?»

Jon Arango espera que la actividad laboral se reanude y pueda enviar dinero a sus hijos en Colombia.
Jon Arango espera que la actividad laboral se reanude y pueda enviar dinero a sus hijos en Colombia.

Asier salía de una farmacia de la Avenida y se iba a paso ligero a casa. Es director comercial de una empresa de 60 empleados que exporta mucho y que si hasta ahora funcionaba «en punto muerto» ahora se va a ver obligada a reducir la velocidad porque «no nos van a entrar nuevos pedidos». La «incertidumbre» es muy dañina para la economía, pero confía en que cuando la emergencia sanitaria pase se retome la actividad productiva. «Habrá que recuperar horas en verano, pero la predisposición de los empleados es buena».

J.A. se dispone a pagar en la pescadería Sagastume, en la esquina del Boulevard con idiaquez.
J.A. se dispone a pagar en la pescadería Sagastume, en la esquina del Boulevard con idiaquez.

No era tan optimista J.A., un empresario navarro de la construcción que nos pide mantener su anonimato. Su actividad es una de las que a partir de hoy se detiene totalmente, algo que no ve comprensible: «Vamos a poner en la picota la economía por la situación que se está viviendo en Madrid». Explicó que la construcción «está aún muy tocada de la anterior crisis» como para detener la actividad: «Se va a ir mucha gente al paro y las inversiones se van a frenar».

«Parece que no hay otras enfermedades que el virus. Tengo problemas de circulación y debo andar ¿por qué no puedo?»

Alvaro, en la calle Garibay, mete el ordenador en la moto para teletrabajar en casa los próximos días.
Alvaro, en la calle Garibay, mete el ordenador en la moto para teletrabajar en casa los próximos días. / Lusa

A otros les importaba la economía, pero mucho más la salud y en su defensa no entendían algunas medidas adoptadas. Salvador, prejubilado de 61 años y con problemas en el aparato circulatorio, tiene prescrito andar varios kilómetros al día. «Parece que con este virus no existen otras enfermedades», se lamentaba antes de argumentar que «una persona puede andar 6 km solo y sin toparse con nadie y sin contagiar a nadie». Atisba «una recesión tremenda» por el parón de la actividad y pronostica que «el remedio puede ser peor que la enfermedad». Para que esto no ocurra, Álvaro, arquitecto, metía ayer en su moto el ordenador del trabajo. «He venido a las 07.00 h y ya había bastantes como yo. Si nos lo hubieran dicho el jueves...»

Football news:

Balotelli se Interesó por el Galaxy de los Ángeles. El Club contactó con Rayola
Joseph Blatter: Infantino Tiene una manía de grandeza. Él es arrogante y obsesionado con sí mismo
Berbatov sobre los favoritos liga de Campeones: apostaría por el Bayern. También me gusta el Atlético
Alba sobre el regreso de Neymar al Barça: un jugador Único, pero hizo su elección y buscó otros objetivos
Paul Scholes: el Barcelona de Guardiola es el mejor equipo contra el que he jugado. Luego viene el Real Madrid 2003
El jefe de Kick IT Out instó a todos los jugadores de ALE a arrodillarse después de los goles en memoria de George Floyd
Robbie Fowler: Man City es un gran favorito para llegar a la final de la liga de Campeones 2019/20. No le temen a nadie