Spain

El uso de vídeos ‘deepfake’ llega a las campañas políticas en India

El pasado 7 de febrero, un día antes de las elecciones legislativas en Delhi, en India, aparecieron en las redes dos vídeos del presidente del Bharatiya Janata Party (BJP), Manoj Tiwari, en los que criticaba al actual gobierno de Delhi. Los vídeos se hicieron virales. En uno de ellos hablaba en inglés y en el otro en haryanvi, un dialecto hindi occidental. “Kejriwal (presidente del gobierno de Delhi), nos ha mentido a base de promesas. Pero ahora Delhi tiene una oportunidad para cambiar las cosas”, dice en los vídeos.

A simple vista podría tratarse de un vídeo de campaña electoral cualquiera, pero hay algo que lo hace diferente al resto. Y es que el vídeo en el que Tiwari habla en inglés no es real. Se trata de un montaje hecho a través del uso del deepfake . Según informan varios medios, es la primera vez que se hace uso de esta tecnología en el ámbito de la política en India.

El partido BJP se alió con la firma de comunicación política The Ideaz Factory para crear “campañas positivas” haciendo uso del deepfake y así llegar a una base más amplia de electores. “La tecnología del deepfake nos ha ayudado a aumentar los esfuerzos y el alcance de la campaña como nunca antes. Estos vídeos nos permiten acercarnos a la audiencia aunque el candidato no sepa hablar la lengua de algunos votantes”, explica a Vice Neelkant Bakshi, responsable de las redes sociales de BJP.

El vídeo de Tiwari se ha usado para intentar disuadir a los votantes migrantes de la zona de que voten al partido rival. Según Bakshi, estos clips fueron difundidos en más de 5.800 grupos de Whatsapp de Delhi y llegaron a unas 15 millones de personas.

Desde hace un aproximadamente un año, el uso de la tecnología del deepfake ha aumentado de forma exponencial. Aunque en muchos casos ha servido para crear vídeos de humor y de curiosidades, su uso también tiene un lado oscuro. Varias actrices y celebridades han visto cómo sus rostros eran insertados en los cuerpos de actrices porno para crear vídeos falsos que después han circulado por las redes sociales.