El Tribunal Supremo confirma que la venta en 2013 de 2.935 viviendas sociales del antiguo Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA) —actual Agencia de Vivienda Social (AVS)— a la sociedad Encasa Cibeles, participada por los fondos de inversión Azora y Goldman Sachs, es nula y ha de quedar sin efecto.

La operación, que lleva coleando en los tribunales desde hace siete años, se realizó durante el Gobierno de Ignacio González y reportó tan solo 201 millones de euros a la las arcas madrileñas. Según ha adelantado El Español, la Sala Tercera del Tribunal Supremo ha inadmitido a trámite los recursos interpuestos por la Comunidad de Madrid y Azora contra las sentencias que dieron la razón a varios inquilinos de las viviendas, que denunciaron esta venta por las graves consecuencias que conllevó para ellos el cambio de propietario.

Esta decisión significa que la sentencia dictada el 14 de mayo por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) es firme, por lo que se declara nula la enajenación de los pisos, repartidos 32 promociones levantadas durante el Gobierno de Esperanza Aguirre en 11 localidades de la Comunidad de Madrid. La sentencia del 14 mayo ya suponía una primera inadmisión a trámite de los mismos recursos que la Comunidad de Madrid y el fondos buitre comprador había llevado ante el Supremo.

(Habrá ampliación)