Spain

El SES recuperará la gestión pública del centro coordinador de ambulancias

La Junta de Extremadura recuperará la gestión pública del centro coordinador de ambulancias, que se encarga de recabar las citas y organizar las rutas para trasladar a los pacientes del servicio programado. Es una de las novedades que tendrá el nuevo modelo de transporte sanitario terrestre, en el que ya trabaja el Servicio Extremeño de Salud (SES) para el contrato que deberá salir a concurso el próximo año.

El director gerente del SES, Ceciliano Franco, ha comparecido hoy en la Asamblea de Extremadura para exponer su visión sobre el servicio de transporte sanitario terrestre. Como ha recordado, esta prestación ya generaba problemas antes de que la actual empresa adjudicataria, Ambulancias Tenorio, se hiciera cargo de la gestión tras ganar el concurso convocado en 2017. Y aunque ha asegurado que se han reducido los problemas y las incidencias, ha señalado que se ha decidido no prorrogar un contrato que expira en 2021 y plantear un nuevo modelo para la región.

Como ha especificado, una de las principales novedades será que el SES recuperará la gestión del centro coordinador de ambulancias. De esa forma, se podría optimizar la tramitación de peticiones de cita, gestionar los vehículos y las rutas y conocer de primera mano las incidencias, lo que permitiría «un control absoluto de los medios reales».

Franco ha indicado que una de las posibilidades que se plantea es seguir el modelo de Baleares, que asumió la plantilla de la empresa adjudicataria, convirtiendo en laborales a los trabajadores. En Extremadura podrían integrarse en una empresa pública.

Junto a esto, el SES propone separar el concurso en dos lotes, lo que facilitaría «minimizar el riesgo que conlleva la gestión de todo el transporte regional en una sola empresa», ya que se exigiría que ninguna firma pudiera hacerse con más de un contrato.

Por un lado, estaría el lote del servicio programado, que supone en torno al 80% de la actividad y que se centra en trasladar a pacientes para citas de diálisis, oncológicas, consultas médicas, etc. Como ha adelantado HOY, es el que genera mayores problemas con un crecimiento de dos dígitos al año. En 2019 subió un 16% y pasó de 580.000 servicios.

Este lote se dividiría en dos, con un contrato por provincia, lo que para el SES supondría menos riesgo, incidencias con menos repercusión y una gestión más fácil de controlar. Contaría con las ambulancias de transporte colectivo, denominadas A2, y con los vehículos A1 de los Puntos de Atención Continuada ya que, aunque están preparadas para un servicio individualizado, se podría optimizar su uso en horario de mañana. En este apartado también se contempla contar con los taxis rurales y los vehículos con conductor.

Por otro lado, habría un lote dedicado solo a las urgencias, que suponen el 20% del total y que se mantienen dentro de parámetros estables de actividad. Se trata de los vehículos tipo B, con soporte vital básico, y C, que son UVI móviles que requieren a un médico. Franco ha señalado que se estudia una de las propuestas de los expertos consultados, que pasa por convertir ambulancias A1 en vehículos con soporte vital básico, con lo que podrían atender emergencias.

Fallos en los vehículos

En cuanto a la gestión actual del servicio, aunque ha reconocido que se mantienen problemas laborales, el director gerente del SES ha explicado que la principal preocupación se centra en el mantenimiento de los vehículos. En enero una ambulancia sufrió un incendio, un asunto que está aún bajo investigación, pero se apunta a un fallo eléctrico. A esto se suman quejas sobre el estado de las ruedas de los vehículos, sobre lo que se piden continuas explicaciones a la empresa adjudicataria.

Asimismo, Franco ha explicado que Ambulancias Tenorio ha pedido una modificación al alza del contrato para hacer frente al incremento del transporte programado y al aumento de la actividad por nuevos programas asistenciales, como el Código Ictus. El SES está estudiando esa mejora, que según el contrato actual podría suponer un incremento de un 10%, pero solo se aceptará si redunda en una mejora del servicio con un incremento del 15 al 20% del número de ambulancias y la consiguiente incorporación de trabajadores.