De esta forma ha lamentado la secretaria regional de los populares las declaraciones de la portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes regionales, Ana Isabel Abengózar, en las que ha afirmado que “es vergonzoso y triste escucharle —al presidente regional del PP, Paco Núñez— decir que han tardado un año en cambiar cuatro muebles de una sede a otra y exigir con vehemencia el traslado de un hospital tan grande como el de Toledo”, según han informado los ‘populares’ en nota de prensa.

“La bajeza política del PSOE de Page les lleva a hacer afirmaciones burdas, de un nulo nivel político y con las que parece que pretenden reírse de todos los castellano-manchegos que todavía no pueden ser atendidos en el Hospital de Toledo”, ha afirmado Agudo, que ha añadido que el “pobre y escaso” argumentario del PSOE les conduce “al esperpento más absoluto y a una hipocresía fuera de lugar”.

La secretaria general del PP castellanomanchego ha considerado que para el PSOE el hospital de Toledo es “una simple instalación en la que hacerse fotografías, con la que copar titulares y ahora, con la que hacer chascarrillos” para la oposición por lo que ha pedido “seriedad, rigor y sobre todo, respeto a los toledanos y los castellanomanchegos que hoy no pueden ser atendidos en el nuevo Hospital de Toledo”.

En este punto, Carolina Agudo se ha preguntado “cuántas vidas podrían haberse salvado y cuántos pacientes podrían haber tenido una atención adecuada” si el Gobierno regional hubiera abierto en los momentos más duros de la pandemia un hospital como el de Toledo, “calificado desde el propio PSOE como uno de los más modernos de la historia, pero que solo han utilizado para hacerse fotos, mandar cartas de propaganda a las viviendas de los toledanos y para copar titulares de prensa que sirvan como cortina de humo a la nefasta gestión de la pandemia tanto en el ámbito sanitario como en el económico”.

Por último, la secretaria general del PP en la región ha pedido al PSOE y a Abengózar que, cuando ofrezcan ruedas de prensa, tengan en cuenta “que sus chascarrillos, bromas y ataques a la oposición no son un juego y pueden ofender a los vecinos de la región, en este caso a los toledanos que han tenido que ser atendidos en un hospital como el Virgen de la Salud que está en unas condiciones muy mejorables mientras el nuevo hospital estaba cerrado”.