Albacete, 29 de enero de 2020.- El ha valorado hoy la aplicación del Plan de Pobreza Energética en la provincia de Albacete, permitiendo durante el pasado año 2019, un apoyo económico para 1.589 familias y más de 5.000 personas, de las que 2.314 son menores, gracias a las ayudas de 150 euros que concede la Junta de Comunidades para garantizar el suministro energético.

La delegada provincial de Bienestar Social, Antonia Coloma así lo ha trasladado, tras la reunión que ha mantenido con representantes de la Junta Directiva de Cruz Roja Albacete, en la que se ha puesto de manifiesto “la extraordinaria coordinación que existe entre el Ejecutivo autonómico y esta entidad social, permitiendo procedimientos e intervenciones rápidas en personas y familias con mayor vulnerabilidad o con riesgo de exclusión social”, ha asegurado.

En el encuentro en el que han estado presentes, la vicepresidenta provincial de Cruz Roja Albacete, ; el secretario provincial, Germán Nielfa Guevera; la coordinadora provincial de esta ONG, ; la directora de Intervención Social, ; y la jefa de Servicio de , Inclusión y Prestaciones Económicas, , la delegada de la Consejería de Bienestar Social, también ha informado de las 259 paralizaciones de cortes de suministro energético y la reposición en 63 casos.

En relación tanto a las ayudas como a las paralizaciones y reposiciones, Coloma ha resaltado que son “dos de las líneas en las que se trabaja con este Programa, puesto en marcha por primera vez en el año 2016 en la Comunidad Autónoma, en el que se resuelven muchas situaciones con la profesionalidad y el diagnóstico de nuestros trabajadores sociales y la solidaridad y vocación de servicio de Cruz Roja”.

Ayudas de Emergencia Social

Por otro lado, la delegada provincial de Bienestar Social, Antonia Coloma ha trasladado, que en el pasado ejercicio 2019, se aprobaron 129 ayudas de emergencia por pobreza energética para evitar actuaciones de paralización y reposición, remarcando que se cofinancia el 50 por ciento de la factura para hogares que tienen reconocido el bono social como “consumidor vulnerable severo, en riesgo de exclusión social, con menores a cargo o que se haya prescrito por Atención Primaria de Servicios Sociales”.

Sobre estas ayudas, Coloma ha subrayado que han sido 332 personas las que se han visto beneficiadas, de las que 137 son menores.

Desde la Delegación provincial de la Consejería de Bienestar Social se ha constatado que Albacete ha sido la provincia de Castilla-La Mancha que más intervenciones ha registrado con 2.040 entre ayudas de pobreza energética, subvenciones de emergencia social, paralizaciones y reposiciones.

Sensibilización a las compañías eléctricas y de gas

En otro orden de cuestiones, la delegada provincial de Bienestar Social, Antonia Coloma conjuntamente con la Junta Directiva de Cruz Roja Albacete ha pedido a las empresas suministradoras de eléctricas y gas “sensibilización” con estas situaciones de vulnerabilidad, y ha recordado que el Gobierno regional firmó un convenio para evitar cortes de suministro y reposiciones en menos de 24 horas.

Por su parte, Cruz Roja ha definido este Plan de Pobreza Energética de “atención integral”, ha agradecido la colaboración que existe con la Junta de Comunidades, y ha avanzado que esta ONG también está implantando su propio programa de eficiencia energética y huella de carbono que dará a conocer a la sociedad próximamente.