Spain

El noviembre más negro que recuerda Sevilla

Barrio del Manchón+ info
Barrio del Manchón - Serrano

El cielo se desplomó en Sevilla de tal modo en aquellos días de finales de noviembre de 1961 que hasta el centro de la ciudad se vio inundado. No fueron los bríos del Guadalquivir los que se descontrolaron, sino los del modesto arroyo Tamarguillo, que con más de cuatro millones de metros cúbicos de agua convirtió algunas calles de la capital andaluza en canales venecianos.

Inundación en Sevilla+ info
Inundación en Sevilla

«Fue a las seis de la tarde del sábado (25 de noviembre) cuando el muro de contención de dicho arroyo se rompió en una longitud de unos cincuenta metros, casi en su cruce con la autopista de San Pablo. Para dicho punto habían salido fuerzas de ingenieros, con objeto de afianzar el muro, pero antes de su llegada se abrió la repetida defensa y las aguas discurrieron impetuosas inundando las barriadas de La Corza y Árbol Gordo, donde algunos vecinos no tuvieron tiempo de ser evacuados. La corriente se precipitó por la antigua carretera de Madrid, buscando la salida hacia las partes bajas de la ciudad, como asimismo, por otras vías que desembocan en el barrio de la Macarena», informaba ABC. Zonas de San Bernardo, calle Oriente, estación de Cádiz, prado de San Sebastián, Enramadilla y las avenidas del Cid y de la Borbolla quedaron inundadas.

Aspecto del barrio de las Erillas+ info
Aspecto del barrio de las Erillas

Posteriomente, en la madrugada y la mañana del domingo, al no funcionar los colectores del alcantarillado, otros amplios sectores de Sevilla se vieron invadidos por las aguas. Entre ellos, numerosas calles del centro «como la avenida Queipo de Llano (hoy avenida de la Constitución), calle Santander, plaza Nueva, calle O'Donnell (desde Velázquez hasta La Campana, también inundada, así como la plaza del Duque y principio de la calle Alfonso XII); Alameda de Hércules y sus alrededores; plaza de España, paseo de las Delicias y un trozo de la Palmera».

La riada, que afectó a 125.000 sevillanos, se cobró seis víctimas y dejó a más de 30.000 sin hogar. El agua invadió 552 hectáreas y llegó a alcanzar una altura de seis metros en algunos lugares. Los daños materiales fueron cuantiosos.

Inundación en Sevilla+ info
Inundación en Sevilla

Dos años antes, Sevilla había sufrido el embate de las aguas, pero no de forma tan violenta como en 1961. «Sevilla está atribulada. Una vez más, cuando su cabeza era poco menos que pregonada, el arroyo Tamarguillo ha asestado a la ciudad su puñalada trapera», se leía en la edición de Andalucía de este periódico.

El último asalto del Tamarguillo no había sido una sorpresa. Conscientes de la amenaza que suponía se habían impulsado medidas para desviar las aguas, pero el temporal azotó antes de que se terminaran las obras, dejando a su paso lágrimas, hogares destruidos y «ese miedo difuso que provoca la furia de los elementos». El Ejército tardó más de cincuenta horas de intenso trabajo en cerrar la brecha principal del Tamarguillo.

Una calle de Sevilla inundada por la riada+ info
Una calle de Sevilla inundada por la riada

Para ayudar a los damnificados por esta catástrofe se puso en marcha la llamada «Operación Clavel», una solidaria iniciativa que partió de Radio España y recaudó donativos para llevar consuelo y alegría a los sevillanos afectados. Gentes de todo el país colaboraron en este convoy de ayuda que, sin embargo, también se vio salpicado por la tragedia. Una de las avionetas que participaba en este operativo de socorro se estrelló sobre el público que esperaba cerca del aeropuerto. Hubo 23 muertos y más de un centenar de heridos.

Restos de la avioneta de la Operación clavel siniestrada+ info
Restos de la avioneta de la Operación clavel siniestrada - Ángel Gómez Celán

Joaquín Romero y Murube describió cómo aquella mañana de oro «iba un pueblo feliz e ilusionado, jocundo y unívoco en la respuesta de su agradecimiento hacia el gesto de amor y ternura con que toda España, canalizada a través del esfuerzo meritísimo de unas personas que habían sacrificado su inteligencia, su descanso, su ingenio, su alcurnia, sus méritos... Sí, España toda se volcaba en auxilio de los pobres de Sevilla, de los niños de Sevilla, de todas las tribulaciones sufridas por Sevilla... Pocas veces la ciudad había sido conmovida gozosamente con tal amplitud y acierto, en sus fibras más recónditas y sentimentales. Las calles eran ríos jubilosos; los campos, romerías; los corazones, anchos albergues de la alegría y la gratitud. Se despobló la urbe para recibir y agradecer la caravana de la caridad (...) Y ya en los mismos labios gozosos de nuestros barrios, cuando el cortejo tocaba la meta feliz de sus designios, nuevamente la tragedia se abate sobre nosotros, segando vidas, sembrando espantos, derramando sangre, mutilando cuerpos, convirtiendo la alegría en dolor».

Ver los comentarios

Football news:

El entrenador de Tigres de México encendió durante el juego. Fue descalificado por un partido
El Arsenal se dirigió al Real Madrid sobre el Alquiler de Edegor
El Inter solo puede fichar a Gómez en caso de venta de Eriksen. El argentino, como Conte
Real Madrid, Milán y Man City están Interesados en el defensor Feyenoord Senesi. Está valorado en 35 millones de euros el Defensa del Feyenoord, Marcos Senesi, podría cambiar de Club
Las elecciones presidenciales de Barcelona se celebrarán el 7 de marzo
Thiago Silva sobre Chelsea: Nadie dijo que sería fácil. No vamos a rendirnos
El PSG está Interesado en Eric García. El defensa del City quiere pasar al Barça (mundo Deportivo)