Spain

El Manchester City derrota por pura inercia a un pésimo Borussia

Borussia Mönchengladbach 0, Manchester City 2

Con Cancelo como catalizador, Bernardo Silva y Gabriel Jesus marcan los goles de la 19ª victoria consecutiva de los de Guardiola

Gabriel Jesus y Bernardo Silva celebran uno de los goles del City.
Gabriel Jesus y Bernardo Silva celebran uno de los goles del City. Laszlo Balogh AP

A ratos parecía un simple entrenamiento del Manchester City, consagrado a que el conjunto inglés ensayara pacientemente la manera de buscar rendijas en defensas muy cerradas. Entre un intento y otro, el Borussia Mönchengladbach ni siquiera le atacaba. No podía. El balón le duraba un suspiro y el bucle se reiniciaba, con el líder de la Premier sobando continuamente la pelota hasta el más absoluto aburrimiento. Hubo alguna posesión que dio casi para siesta. Poco le importó eso a Guardiola, al que su propuesta le sirvió para conseguir en Budapest -exilio forzado para los alemanes- su 19ª victoria consecutiva y dejar más que encarrilada la eliminatoria. [0-2: Narración y estadísticas]

Joao Cancelo fue quien aportó los chispazos necesarios para iluminar la noche. Desde esa posición tan extraña -y efectiva- que ocupa el portugués, lateral izquierdo en defensa, mediocentro en transición e interior en ataque, inventó los dos centros que resolvieron el duelo. Los dos fueron dirigidos a la cabeza de Bernardo Silva, llegando desde segunda línea. El primero de ellos lo transformó él directamente y el segundo lo prolongó hacia Gabriel Jesus para que resolviera el brasileño en el área pequeña.

La dinámica que iba a seguir el partido quedó clara desde las primeras jugadas. El City carecía de profundidad y de imaginación en el tercio final del campo, trufado de defensores alemanes, pero no parecía importarle. Movía y movía la pelota con una paciencia a ratos desesperante para el espectador, a la espera de que se abriera algún hueco por el que generar alguna ocasión de peligro. Escrito queda, fue Cancelo el que lo halló, justo a la media hora de partido. Centró al área y Bernardo Silva, 173 centímetros de futbolista, aprovechó la pasividad de Elvedi para cabecear al interior de la portería de Sommer.

El gol inicial no alteró ni un ápice la dinámica del duelo. El City siguió a lo suyo, sin más ocasiones que un remate alto de Cancelo y un mano a mano desaprovechado por Gabrel Jesus. El brasileño iba a encontrar pronto la oportunidad de resarcirse. Jugada idéntica a la del primer gol, pero con Bernardo unos metros más escorado. Sin capacidad para rematar, el portugués la mandó al área pequeña y ahí apareció el '9' del City para anotar el segundo y último tanto de la noche.

El 0-2 llegó pasada ya la hora de partido, sin que el Gladbach, en crisis y con su entrenador de salida tras confirmarse que entrenará al Dortmund el próximo curso, ofreciera un mínimo indicio de poder marcar un gol que apretara la eliminatoria. En todo el partido, los alemanes sólo consiguieron armar dos disparos, uno de ellos a puerta en la última jugada, reflejo de su incapacidad para contragolpear, su única salida al agobio. Con tan pobre bagaje ante el equipo más en forma de Europa, no se puede aspirar a nada.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

El Chelsea, de 17 años, es el base del Dortmund Bellingham. Liverpool también sigue la situación
Hazard está cerca de regresar al campo. Trabaja en el grupo general desde principios de abril
Alemania tiene el premio al peor gol del mes. El ganador recibe un asiento de inodoro
Neymar recibirá 30 millones de euros al año en un nuevo contrato con el PSG
Koeman antes de la final de la Copa: Messi sabe cómo prepararse perfectamente para partidos importantes. El entrenador del Barcelona, Ronald Koeman, respondió a la pregunta de si el delantero del equipo, Lionel Messi, estará especialmente motivado en la final de la Copa de España contra el Athletic
Thomas Tuchel: hay una distancia entre Chelsea y Man City. Ellos y el Bayern son los dos clubes de referencia en Europa
Vieira sobre Le Gré, que niega el racismo en el fútbol: Sus argumentos no inspiran confianza. El racismo en el fútbol es