Spain

El laberinto de Bartomeu, acorralado por todas las crisis posibles

Josep Maria Bartomeu lleva un mes viviendo un infierno en el Barça. Todo empezó con el humillante 2-8 ante el Bayern y luego se extendió con el intento de Leo Messi de dejar el club y las dificultades para colocar los descartes de Ronald Koeman. El conflicto ha llegado al límite con la presentación de más de 20.000 firmas para llevar a las urnas un voto de censura y la denuncia de Quique Setién. El presidente, a pesar de todo, se resiste a dar un paso al lado y dimitir, por mucho que ya pusiera esa opción sobre la mesa para lograr que el argentino no se quedara a regañadientes en la entidad. Los contratiempos en esta volcánico comienzo de temporada son agotadores para un club que no consigue ni un día de tranquilidad.

Descartes de jugadores

La traumática eliminación ante el Bayern evidenció que el equipo necesita una remodelación en profundidad. Por eso, la directiva optó por fichar a un técnico de fuerte carácter, Ronald Koeman, a sabiendas de que no le temblaría el pulso a la hora de descartar a pesos pesados. Y no defraudó. Colocó en su punto de mira a dos protegidos de Messi: Arturo Vidal y Luis Suárez. Pero, por ahora, el club ha sido incapaz de cerrar sus salidas.

En el caso del chileno, el tema es especialmente sangrante. Su salida al Inter llegó a darse por hecha hasta tal punto que hasta se despidió de sus compañeros el lunes. Pero ahí sigue. El uruguayo, mientras, tras aprobar el examen de italiano necesario para no ocupar plaza de extracomunitario en la Serie A, continúa pendiente de encontrar destino. La opción de la Juventus, ahora, parece haberse enfriado en favor, precisamente, del conjunto neroazzurro, pero sigue sin haber movimientos y el técnico, aunque lo ha dejado fuera de la lista en sus dos primeros amistosos, ya ha señalado que, si se queda, está dispuesto a contar con él. Sin dinero en la caja, la posibilidad de fichajes parece, de momento, una utopía.

El enfado de Messi

Su intento de dejar unilateralmente el club fue la chispa que encendió la mecha de lo que puede terminar con el primer presidente de la historia del Barça repudiado por las urnas. Bartomeu se mantuvo firme en el pulso que le planteó el argentino. Y, al final, se salió con la suya. A medias.

Messi no tuvo otra opción que aparcar su idea de marcharse con la carta de libertad bajo el brazo, una opción contemplada en su contrato si se comunicaba en un plazo determinado, pero no dudó en tirar con bala contra el máximo dirigente. Le acusó de mentiroso y responsabilizó a la junta de la ausencia de un proyecto deportivo claro. Algo que, al final, hizo que se sintiera a disgusto en un club por el que siempre había proclamado su amor. Muchos socios y seguidores ven como solución un relevo rápido en la cúpula de la entidad. Muchos apuestan por Carles Puyol, sea un One Club Man azulgrana.

Voto de censura

El golpe de efecto de Messi, sin duda, ha sido tremendamente decisivo para que el voto de censura impulsado por la plataforma Més que una moció esté cada vez más cerca de llegar a las urnas. Por lo pronto, en 15 días hábiles, contando los sábados, fueron capaces de recoger 20.687 firmas de socios, según comunicó el club tras una primera criba.

Ahora, se debe constituir una mesa, formada por dos de los firmantes de la solicitud del voto, dos miembros de la directiva y un representante de la Federación Catalana, y proceder a su validación en un plazo no superior a los 20 días. Si se supera esta fase, el club dispone también de un plazo máximo de 20 días hábiles para que tenga lugar la votación, en la que es necesaria una participación del 10% y una mayoría de dos tercios del total de los participantes para provocar la salida de Bartomeu y su junta. En ese caso, las elecciones, como muy tarde, serían a finales de enero. Siempre y cuando no haya antes una dimisión en bloque.

«No creo que Bartomeu dimita, pero me gustaría. Es necesario. No ahora, por miedo a la vergüenza de ser echado en una votación, sino que ya hace tiempo que tendría que haberlo hecho» recalcó ayer Marc Duch, uno de los portavoces de Més que una moció, en una rueda de prensa de balance de su fase inicial. «De cara al socio, tras la respuesta que nos ha dado, tenemos claro que esta votación no la perderemos», agregó Ricard Faura.

Entrenador despedido

El mismo día de la presentación de las firmas del voto de censura, Quique Setién rompió su silencio para señalar que el club, a pesar de que se dio por terminada su etapa al frente del primer equipo azulgrana el 17 de agosto, no le comunicó oficialmente su despido hasta el pasado miércoles. Y lo hizo por burofax, el mismo método usado por Messi para pedir su salida del Barcelona, y sin la correspondiente liquidación de su contrato.

Sus ayudantes, mientras, recibieron la comunicación de que serían reubicados en la entidad. Ante este hecho, el cántabro anunció que se han emprendido acciones legales para defender sus derechos contractuales. Algo que, por lo pronto, podría provocar que Koeman no tuviera inicialmente la necesaria ficha federativa para sentarse en el banquillo en un partido oficial, que llegará la próxima semana, con el debut en la Liga contra el Villarreal.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

Jaca sobre la derrota del Arsenal: el Leicester no creó nada más que un gol. Intentaremos sacar puntos del Manchester United
Pirlo sobre 1-1 con Verona: la Juve no necesita una bofetada para despertarse y jugar intensamente
Everton y Liverpool en el Top - 2 después de la gira en la Premier League por primera vez en 27 años
Arteta sobre 0-1 con Leicester: No sé qué diablos canceló nuestro gol. Es difícil crear espacio con 10 personas sentadas detrás de la línea de la pelota
Rogers gana 1-0 con Arsenal: Leicester se merece la victoria. Vardy es un jugador de clase mundial
La Juve sin Ronaldo no pudo vencer a Verona y Crotone en la Serie A
Vardy anotó 11 goles en 12 partidos contra el Arsenal en la Premier League. Más solo en Rooney