logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

El juez investiga un grupo secreto ruso ajeno al independentismo para desestabilizar Catalunya

La investigación abierta por la Audiencia Nacional sobre los CDR está obteniendo unas dimensiones muchas más profundas de lo esperado. El juez Manuel García-Castellón está investigando una unidad de inteligencia militar rusa que se dedica a desestabilizar a España, sobre todo de Europa.

Según confirman fuentes de la investigación a La Vanguardia, la Policía Nacional ha recibido la información del Centro Nacional de Inteligencia sobre un posible ataque externo. La causa ya se encuentra bastante desarrollada como para poder acreditar de manera indiciaria que un grupo del Departamento Central de Inteligencia (GRU) de Rusia habría cometido diversos ataques, sobre todo informáticos, para perjudicar a España a través del conflicto catalán.

Un grupo del Departamento Central de Inteligencia (GRU) de Rusia habría llevado diversos ataques, sobre todo informáticos, para perjudicar a España

Estas fuentes explican que se trata de una acción no coordinada con el independentismo, sino que es autónomo. Realmente, la causa independentista no es una preocupación para este grupo, que únicamente busca los puntos débiles de una nación para atacar y lograr una desestabilización, según sostienen estas fuentes.

Los métodos utilizados son diversos, a través de redes sociales, aplicaciones y sobre todo ataques informáticos. Habrían colaborado para aumentar la tensión de cara al referéndum declarado ilegal del 1 de octubre de 2017 y continuar con el conflicto en Catalunya desde entonces.

Habrían colaborado para aumentar la tensión de cara al referéndum declarado ilegal

Ahora bien, estas fuentes descartan que se hayan enviado a sujetos a pie de campo para participar, por ejemplo, en los últimos disturbios protagonizados en diversas ciudades catalanas, sobre todo Barcelona, tras la sentencia del ‘procés’ dictada por el Tribunal Supremo el 14 de octubre.

Otra cosa bien distinta es otra investigación desarrollada por el mismo Juzgado contra hackers que habrían ayudado al movimiento Tsunami Democràtic para llevar a cabo convocatorias de manifestaciones de cara a estos disturbios. En su cao, éstos sí estarían conectados con la causa independentista, con contactos con dirigentes que les habrían solicitado su colaboración para aumentar las acciones en Catalunya.

Los ‘chalecos amarillos’ como antecedente

Fuentes del caso explican que se este grupo se había adentrado en el independentismo catalán igual que lo hicieron con los llamados ‘chalecos amarillos’ en Francia. En ese caso, el gobierno francés estaba detrás de averiguar si hubo medios estatales rusos que se encargaron de lanzar información falsa o exagerada para agravar la crisis. Rusia niega las acusaciones de injerencias.

El The New York Times publicó un artículo titulado ‘Unidad rusa de alto secreto busca desestabilizar a Europa’, en el que se explicaba cómo estos grupos ya han desarrollado determinadas campañas en Moldavia, Bulgaria o Montenegro. “Los funcionarios de seguridad occidentales han concluidos que estas operaciones, y potencialmente nucas otras, son parte de una campaña coordinada y en concurso para desestabilizar a Europa, ejecutada por una unidad de élite dentro del sistema de inteligencia ruso expertos en subversión, sabotaje y asesinato”, recoge el artículo.

Este grupo es conocido como Unidad 29155, y lleva funcionando al menos durante una década, aunque no ha sido descubierto hasta hace relativamente poco. Según este artículo, el propósito de este grupo muestra el grado en el que el presidente ruso Vladimir Putin, está luchando activamente en Occidente a través de la propaganda, piratería y desinformación, así como con una confrontación militar abierta.

Esta unidad formaría parte del GRU, un grupo de inteligencia militar ruso. Se les vincula con el pirateo de los servidores del Comité Nacional Democrática y la campaña de Hillary Clinton durante la campaña de 2016.

Themes
ICO