Spain

El Govern pide una moratoria en las reservas de cruceros de 2022 en el puerto de Palma

Solicita a la Autoridad Portuaria que no confirme más atraques hasta que puedan presentar a las navieras su plan para regular y limitar las llegadas de embarcaciones

Una mujer observando el megacrucero 'Harmony of the Seas', en el puerto de Palma. J. SERRA

El Govern solicitará hoy a la Autoridad Portuaria de Baleares que aplique una moratoria en las reservas de cruceros a partir del 1 de enero de 2022. La idea es que no se confirme ninguna reserva de atraque a partir de esa fecha hasta que el Ejecutivo autonómico haya concretado la propuesta que en los próximos meses debe presentar a las navieras para limitar y escalonar la llegada de cruceros al Puerto de Palma.

Así lo anunció ayer el Ejecutivo en una rueda de prensa conjunta de Iago Negueruela y Miquel Mir, consellers de Turismo y de Medio Ambiente respectivamente.

Negueruela explicó que esta moratoria está dirigida a proporcionar «el tiempo suficiente para concluir las negociaciones con CLIA (la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros)». El conseller recordó que las conversaciones con las navieras se iniciaron en la Feria Internacional de Cruceros de Hamburgo el pasado mes de septiembre y señaló que este debate trasciende el ámbito balear. «Es un debate a nivel europeo: se está teniendo en Venecia o en Dubrovnic, donde se está trabajando en el mismo sentido, con reuniones entre las distintas autoridades portuarias del Mediterráneo».

El deseo de Negueruela, remarcó, es que se alcance un acuerdo con las navieras «lo antes posible», ahora bien, mientas ese acuerdo sigue cocinándose la moratoria debe servir de «marco de seguridad».

Así, el conseller de Turismo señaló que las solicitudes de atraques para esa fechas se empezarán a solicitar «en breve» y que por ello precisamente se pedirá la moratoria, para que no se formalicen reservas que luego puedan no ajustarse a los términos de la nueva regulación. Lo primero ahora es definir el número de atraques que encajaría en el modelo sostenible planteado por elGovern. Esa propuesta, en todo caso, todavía no ha sido definida por el Ejecutivo, aunque Negueruela avanzó que será «razonable» y que estará sobre la mesa de las navieras «lo antes posible», concretamente antes del verano. Eso sí, remarcaron que se circunscribirá al Puerto de Palma y que las limitaciones a aplicar deben extenderse durante todo el año y no ceñirse solo a los meses de temporada alta.

Respecto a la posible respuesta de la APB, Negueruela señaló que no esperaba que ello supusiera «un problema importante» e hizo referencia a las declaraciones de ayer del presidente de la APB, Joan Gual de Torrella, sobre el modelo de turismo crucerista que prefiere para Baleares, en la línea del que persigue el Govern, destacó el conseller.

Mir, por su parte, hizo referencia al «contexto de emergencia climática al que nos estamos enfrentando», con «efectos cada vez más claros y nítidos sobre nuestro territorio, que es muy vulnerable».

Destacó Mir asimismo que Baleares será la primera comunidad autónoma que solicite esta medida. Además, se refirió a otras líneas de acción del Govern en pro de la sostenibilidad y la no masificación de las Islas, como la oposición al controvertido proyecto de AENA para ampliar el aeropuerto de Palma.

«Es imprescindible pedir esta moratoria a la APB con tal de que suspenda las autorizaciones y garantizar un mejor margen de maniobra para las negociaciones», aseveró el conseller de Medio Ambiente. Por último, Negueruela señaló que hasta ahora la predisposición de las navieras con las que se ha ido dialogando en reuniones previas ha sido «positiva», a pesar de «las tiranteces que pueden surgir cuando sale la palabra limitación». No obstante, insistió asimismo en que «no es un debate nuevo» para las navieras, ya que se han producido situaciones similares en otros destinos mediterráneos o en el norte de Europa.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más