Se abre una vía de acuerdo para la prórroga del estado de alarma. El Gobierno conseguirá que dure seis meses, hasta el 9 de mayo, como anunció Pedro Sánchez desde el principio, pero con más controles. Así, el presidente deberá comparecer cada dos meses en el Congreso para dar cuenta del estado de la pandemia. Y al cabo de cuatro meses, para el 9 de marzo, como había planteado el propio Sánchez en el pleno de este miércoles, habrá una revisión. Pero la decisión recaerá en la Conferencia de Presidentes, previo informe favorable del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud

Muchos de los socios de investidura del Gobierno de coalición (ERC, Más País, Compromís, Junts, Bildu y PNV) habían reclamado en las últimas horas mayor control parlamentario durante la vigencia de la alarma. Más País ha presentado otra propuesta para que sea "al menos una vez al mes", propuesta que el PSOE no ha aceptado, por lo que no saldrá adelante.