logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

El Gobierno mantiene la reunión con Torra: lo considera 'president' aun sin su escaño

Los socialistas han pasado en apenas unas horas de enfriar la reunión con Quim Torra a seguir adelante con sus planes, aunque siga sin estar clara la fecha del encuentro en Barcelona. Si este lunes por la mañana afirmaban que el Parlament debía aclarar quién es el 'president', ahora el Gobierno vuelve a su argumentación anterior: que ya no tenga acta de diputado autonómico, por estar inhabilitado, no quiere decir que no sea aún jefe del Govern.

"Torra no es diputado, y según la propia normativa estatutaria puede seguir siendo presidente de la Generalitat", resolvió este lunes por la tarde la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. La número dos apuntaba así a lo que dispone el artículo 67.2 del Estatut: "El presidente o presidenta de la Generalitat es elegido por el Parlamento de entre sus miembros". Pero la pérdida de la condición de parlamentario no implica ceder las riendas del Govern, al menos eso alega el Ejecutivo. Por la mañana, la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, sí reconocía que igual que es "preceptivo" poseer escaño autonómico para ser 'president', no lo es para continuar siéndolo. Sin embargo, la dirigente socialista añadía que Sánchez se reuniría con Torra o "con quien sea presidente" cuando el Parlament "clarifique" la situación actual, tras avalar la Mesa la retirada de su acta.

La vicepresidenta se aferró a un precedente que no es exactamente igual. "Ya vimos este asunto en nuestro país antes: el señor Gallardón ya fue presidente de la Comunidad de Madrid sin tener el escaños. Es decir, estamos en un país que tiene que moverse en los parámetros legales y constitucionales y con arreglo a nuestras leyes. Se puede ser 'president' de la Generalitat y la Mesa del Parlament está actuando con arreglo a ley y puede seguir siendo 'president'. Así que hay que seguir trabajando con los cargos legales y legítimos para seguir resolviendo problemas de este país, que es lo importante, la política útil, para mirar al día al día, y la política de diálogo y de decisión de este Gobierno. Otros andan en otras cosas que apenas entendemos".

Calvo se remitía, pues, a lo ocurrido con Alberto Ruiz-Gallardón en 2003. Cuando aún era presidente madrileño, José María Aznar le mandó competir en las municipales de aquel año. Se convirtió en alcalde, y entonces sobrevino el 'tamayazo', que hizo fracasar el Gobierno regional de izquierdas de PSOE e IU por la espantada de los diputados socialistas Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez.

"Las normas hay que cumplirlas"

La comunidad se vio abocada a nuevas elecciones autonómicas en octubre de ese año, 2003. En todo ese tiempo, y hasta la investidura de la popular Esperanza Aguirre, en noviembre, Gallardón compatibilizó el cargo de regidor de la capital con el de presidente en funciones de la Comunidad de Madrid. Es cierto que el Estatuto madrileño, igual que el catalán, impone que sea jefe del Ejecutivo regional un miembro de la Asamblea. Pero Gallardón estaba en funciones y no había sido inhabilitado como parlamentario, como sí ha ocurrido con Torra. Gallardón, al estar en funciones, tenía sus poderes muy mermados. Torra, en cambio, pretende retener sus capacidades y, en particular, el botón más importante de todo presidente: el que permite convocar elecciones cuando quiere. El recurso del ejemplo de Gallardón ya lo analizó la defensa de Torra.

"Nosotros solo vamos a estar en el sitio donde la política resuelve problemas. El 'president' no es parlamentario, pero es 'president', esa es la ley. Y repito, ya le ocurrió antes a alguien en la política española, que fue al señor Gallardón. Nuestras normas son así, hay que cumplirlas, y nosotros nos relacionamos con otros interlocutores institucionales, no solo con Cataluña, sino con todos los demás", se escudó Calvo, a preguntas de los periodistas.

A Calvo se le preguntó por la fecha de esa reunión con Torra. El presidente quería programarla para la primera semana de febrero, pero aún no hay noticia de ello. La vicepresidenta no contestó a esa cuestión. Narbona afirmaba en la mañana de este lunes que lo que fuera sucediendo a lo largo del día daría "más información" para que Sánchez "adapte su agenda a los cambios que pudieran darse". "No puedo asegurarle que [la reunión] sea exactamente la primera semana de febrero", señaló a los medios. Ahora, una vez que Torra se ha quedado sin acta por su inhabilitación pero sigue siendo 'president', a juicio del Ejecutivo, el horizonte se despejaría para que el encuentro en Barcelona tuviera lugar. Pero no hay ningún día señalado por ahora.

Themes
ICO