Spain

El Gobierno de Sánchez se arruga ante Trump y ya baraja retrasar el cobro de la tasa Google

La vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, dijo este lunes que el Gobierno ya baraja retrasar el cobro de la famosa tasa Google, que vendió como una de sus promesas electorales para evitar represalias de Estados Unidos, que ha advertido de duros aranceles a los productos de los países que la implanten, como sucedió con Francia, que la ha suspendido hasta nuevo aviso.

Y eso es lo que pretende hacer España. Aprobarla para dejarla en suspenso su cobro. “Nosotros tendremos y preveremos un sistema similar -al francés- para dar un poco de tiempo a ver cómo evoluciona la negociación en el ámbito internacional”, dijo Calviño en declaraciones a la prensa a su llegada a la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, Eurogrupo, en Bruselas.

La vicepresidenta tercera subrayó que en Francia no se ha suspendido el impuesto, sino que simplemente se han suspendido los pagos a cuenta de modo que la liquidación del mismo se produzca a finales de año.

El planteamiento francés aplaza hasta diciembre los pagos correspondientes a abril y noviembre. En caso de no llegar a un acuerdo en el seno de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), se procedería a su recaudación en diciembre, y de alcanzar un pacto internacional pasaría a aplicarse la nueva normativa.

El Ejecutivo galo tomó esta decisión en enero en el marco de sus negociaciones con Estados Unidos, después de que la Administración Trump amenazase con imponer aranceles a los vinos franceses en respuesta a una tasa que, a su juicio, perjudica a las empresas tecnológicas estadounidenses.

Pese al precedente francés, Calviño afirmó este lunes que “no tiene por qué haber ningún tipo de reacción negativa” a la introducción de la tasa a determinados servicios digitales en España.

“Estamos absolutamente alineados con las acciones que se han ido desarrollando en el ámbito comunitario, estamos siguiendo de cerca los debates internacionales. Todos estamos comprometidos con el desarrollo de un marco normativo adecuado para estos servicios digitales en los próximos meses y no tiene por qué haber ningún tipo de reacción negativa”, argumentó.

Calviño incidió en que España trabaja “constructivamente” a nivel internacional, pero “sin renunciar a seguir avanzando en el ámbito internacional dada la importancia de tener cuanto antes un sistema (impositivo) que sea justo” y subrayó que varios países europeos ya tienen su propia tasa digital.

PUBLICIDAD

También la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, dijo que el sistema adoptado por Francia podría ser de utilidad para España. “Nos parece que puede ser un modelo que nos sirva también a nosotros”, afirmó en una rueda de prensa posterior al consejo de ministros europeos del ramo en Bruselas.

González Laya indicó además que ha informado al secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, de la intención del Gobierno de introducir la tasa digital en el proyecto de presupuestos generales y de que Calviño ha hecho lo propio con el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin.

La titular de Exteriores subrayó que se trató solo de proporcionar información, “como se debe hacer cuando uno hace un movimiento de este tipo”, pero “no entrando en una negociación” con Washington.

El Gobierno, confirmó Calviño, prevé aprobar mañana en el Consejo de Ministros los proyectos de ley de la tasa Google y el impuesto a las transacciones financieras, conocido como tasa Tobin, con la intención de que sean aprobados por las Cortes “cuanto antes” y puedan entrar en vigor “lo antes posible”.

Calviño confió en que las medidas sean aprobadas cuanto antes, ya que, consideró, cuentan con un “amplio respaldo social” que “tiene necesariamente que proyectarse en un amplio apoyo del arco parlamentario”.