Spain

El estigma de ser árabe y cristiano

Pese al prejuicio de que el filo de la espada desarraigó el cristianismo de Oriente Próximo, la realidad había sido muy distinta hasta hace poco más de un siglo. En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, las comunidades cristianas fundadas por los Apóstoles en Oriente eran fuertes en un entorno mayoritariamente musulmán. Constituían, además, cerca del 20 por ciento de la población árabe según un estudio difundido en mayo de 2019 por el servicio exterior del Gobierno británico. Hoy, la población árabe cristiana apenas supera el 4 por ciento del total, unos 15 millones de fieles, y la tendencia apunta a su desaparición. Por métodos violentos en Irak -hasta la caída del califato del Estado islámico- y Siria; y más sutiles, pero igualmente eficaces, en el resto del mundo árabe. El hecho de que existe una fuerte discriminación social y política, y la necesidad de infundir esperanza a una de las comunidades más antiguas de la Iglesia, explican la urgencia que siente el Papa Francisco por viajar a Irak, una visita pastoral con la que quiere abrazar a todos los cristianos árabes.

En la Llanura de Nínive, donde se concentra la mayor parte de la minoría cristiana iraquí, organizaciones como Ayuda a la Iglesia Necesitada avanzan en sus programas de reconstrucción de casas destruidas por los yihadistas para facilitar el retorno de sus habitantes. Pero la dispersión ha sido masiva, y las circunstancias siguen siendo adversas: a las milicias rebeldes suníes, restos de Daesh, se suman las chiíes apoyadas por Irán y el Hizbulá libanés. La población cristiana de Irak, que se estimaba en torno a un millón y medio con Sadam (un 6 por ciento del total), hoy no alcanza los 400.000 fieles.

Proteger de la extinción completa a una de las comunidades cristianas más antiguas es objetivo del Papa Francisco, como en su día lo fue de Juan Pablo II, que soñó con viajar a Irak pero no pudo hacerlo por las circunstancias políticas. Además de reconfortar a sus fieles, el Papa quiere lanzar desde el sur, en Ur, tierra de Abraham -padre común de las tres religiones monoteístas-, el mensaje de que la convivencia entre musulmanes, cristianos y judíos es posible.

La persecución de cristianos es una realidad al alza en todo el mundo del islam, tal como recoge el último informe anual de la oenegé protestante Puertas Abiertas. En 2020 se registró un incremento del 60 por ciento de asesinatos de cristianos a causa de su fe. De los 50 países con más acoso, 14 se sitúan en África, un fenómeno que los analistas relacionan con el fuerte crecimiento de la Iglesia en territorios controlados hasta hoy por una mayoría musulmana; y con el desplazamiento hacia esos países -en especial los del ámbito del Sahel, Nigeria, Níger, Chad, Burkina Fasso, Camerún y Mali- de los movimientos yihadistas que hoy por hoy han perdido la batalla del califato en Oriente Próximo.

Pero la persecución más insidiosa contra la población cristiana árabe procede de la hostilidad de los gobiernos y la desconfianza de la comunidad musulmana mayoritaria. El cristiano sigue siendo, en su mentalidad y en el humus cultural en el que crecen, el cruzado, el extranjero que pretende arrancarles la fe mahometana y ocupar su tierra. Pese a que los árabes cristianos pertenecen a la capa más pobre de la sociedad en los países musulmanes, se ven sujetos a discriminación en la educación, el empleo público y la vida social. Nadie recuerda, ni parece interesado en enseñarlo en las escuelas, que durante los primeros setecientos años antes de Mahoma esas tierras fueron cristianas, y en ellas nacieron buena parte de los grandes santos de la Iglesia. El desprecio hacia la Historia y las raíces culturales explican situaciones surrealistas como las vividas estos últimos años en Irak: basílicas destruidas por la coalición dirigida por EE.UU. y no por los yihadistas suníes de Estado Islámico, que preferían centrarse en la demolición de las mezquitas de sus rivales chiíes.

El mensaje del Papa se dirigirá, por tanto, a todo el mundo árabe y no solo a Irak. La discriminación de los cristianos es mucho más lacerante, por ejemplo, en Arabia Saudí, donde está prohibido todo acto de culto, no solo público sino también la oración en privado. De modo rutinario, la 'policía religiosa' saudí lleva a cabo redadas en domicilios de trabajadores cristianos asiáticos, y es habitual la deportación de empleadas domésticas filipinas que se reúnen para rezar el rosario.

La dureza de los regímenes árabes se extiende a todas las minorías religiosas, y es especialmente cruel con las mujeres, vistas como impuras cuando no se ven obligadas a portar el velo islámico. La Sharía, la ley islámica, reviste muchos grados, aunque tiene elementos en común claramente discriminatorios en materia matrimonial. El árabe musulmán puede casarse con una cristiana pero está prohibido que una mujer musulmana contraiga matrimonio con un cristiano, aunque este presuma de siglos de pedigrí árabe.

Ver los comentarios

Football news:

Ronaldo Koeman: este no es el último juego de Messi para el Barça en la Copa de España, espero
Lionel Messi: Levanto un trofeo especial como capitán de un Club especial. Estamos felices
Cuman fue séptimo en ganar la Copa de España tanto como entrenador como jugador del Barcelona
Laporta sobre Messi en el Barça: Leo es el mejor del mundo. Estoy convencido de que quiere quedarse con el Presidente del Barcelona, Joan Laportalionel Messi, y ha hablado sobre el futuro del argentino en el Club Catalán
Messi, Piqué y Busquets ganaron la Copa de España por 7ª vez y repitieron el récord del ex delantero del Athletic Gains
Messi marcó 9 goles en las finales de la Copa de España. Superó a la leyenda del Athletic sarrubias con Dos goles anotados por el delantero Catalán Lionel Messi
Sheffield salió del submarino. Tiene 14 puntos después de 32 rondas