En el escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos ocurrieron el 7 de marzo de 2016, cuando el Juzgado de Instrucción número 5 de Almería autorizó la entrada y registro del Grow Shop de Almansa, a raíz de intervenciones telefónicas realizadas por el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Comandancia de la Guardia Civil de Almería, que apuntaban a la existencia de una organización criminal dedicada a la venta y distribución de drogas sintéticas que llegaban de Reino Unido hasta Motril, donde se distribuían a diferentes grows de España, tiendas dedicadas a la venta de productos para el cultivo de marihuana.

Así, el 15 de marzo se hallaron en el almacén 14 sobres de CHARGE+, de 0,50 gramos cada uno, con un valor total en el mercado ilegal de 175 euros. Producto cuya comercialización en España es ilegal ya que puede producir graves daños a la salud.

Unos hechos que el Ministerio Fiscal considera que son constitutivos de un delito contra la salud pública por el que les piden 7 años y 6 meses de prisión, así como el pago de una multa de 700 euros.