logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

El duende de Joaquín acaba con el Athletic

La espléndida tarde sevillana contempló el enésimo salto de Joaquín a los altares del beticismo. Una irrupción majestuosa e histórica, asentada en tres acciones de una enorme calidad, con las que Joaquín destapó su magnífico tarro de las esencias. Quizás, porque él mismo es pura esencia del Betis, derramada con una fuerza inusitada para barrer a un señor equipo como es el Athletic. La extraordinaria actuación de Joaquín, a sus 38 años, escapa de los límites de un análisis racional. Se exige la sumisión a un deportista fuera de lo normal, que hizo a esa edad el primer triplete de su carrera para desbancar, ni más ni menos, que a Alfredo Di Stéfano. Palabras mayores para un futbolista mayor, cuya sonrisa tras hacerle tres goles al Athletic en 20 minutos demuestran el perfecto ensamblaje de Joaquín con la épica, el sentimiento y la historia. Futbolista con alma de torero, de genética privilegiada, puede certificar esta misma semana su renovación con el Betis de su alma hasta los 40 años. Los tres golpeos de rosca que destrozaron al Athletic sublimaron el aroma del talento de Rogelio, el tobillo de goma de Rafael Gordillo o el fútbol total de Luis del Sol, los otros mitos de la historia del Betis.

Betis

4-1-4-1

Joan Francesc Ferrer

3 goles Gol Gol Gol

Joaquín

Cambio Sale Wilfrid Kaptoum

Diego Lainez

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Guardado

Cambio Sale Javi García

Edgar González

Cambio Sale Borja Iglesias

Loren Morón

Cambio Sale Gaizka Larrazabal

Capa

1 goles Gol (p) Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Williams

Cambio Sale Unai Núñez

Íñigo Córdoba

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Unai López

Cambio Sale San José

Ohian Tirapu

Athletic

4-2-3-1

Gaizka Garitano

Conducido por este Joaquín mayúsculo, el Betis sorprendió al Athletic con un inicio arrebatador a pesar de la baja de última hora de Fekir. Los vascos no se esperaron ese derroche de fuerza y efectividad de un rival que anotó en cada acercamiento a su área. Tres disparos de Joaquín acabaron en gol ante un Athletic que no se lo creía. Son las cosas del fútbol. El equipo de Garitano llegaba a Heliópolis siendo el equipo menos goleado con nueve tantos y en un suspiro había recibido tres. Fue el resultado del talento de un mago y la buena onda de un equipo recuperado por Rubi. Las recuperaciones de Guardado y la velocidad de Emerson y Álex Moreno por las bandas acabaron de diseñar la tormenta perfecta sobre el Athletic. El meneo del Betis fue tremendo. El propio equipo bético fue el que se disparó sobre sí mismo con un estúpido penalti realizado por Álex Moreno al filo del descanso. El lateral levantó los brazos dentro del área en un salto sin ninguna necesidad. El Athletic se metió en el choque gracias al buen lanzamiento de Williams, que se aprovechó de la ausencia por sanción de Raúl García para ejecutar el penalti. Por momentos, el repaso local recordó a la goleada bética de 1983 al Athletic por 5-1. Los vascos, dirigidos por Javier Clemente, se proclamaron campeones de Liga al final de ese ejercicio.

Garitano ordenó una defensa de tres centrales al descanso y el conjunto vasco reaccionó, mucho más intenso y ocupando mejor los espacios. Se había dejado atrás la efervescencia andaluza y el Betis se asustó, empeñado en dar aire a un rival que estaba noqueado. De hecho, el encuentro se movió al filo de la navaja después de que Yuri, el mejor del Athletic, lanzara un misil que sorprendió a Robles, vital en otros partidos para el Betis, despistado en el potente aunque lejano lanzamiento del lateral zurdo. A los andaluces les faltó pausa y oficio para administrar el resultado, aunque todavía emergió Joaquín para llevar a su equipo hasta el sufrido triunfo final. Con dos o tres conducciones que dieron mucho aire a sus compañeros, llegando todavía con peligro al área de Simón, que le hizo un paradón impresionante al veterano delantero, que buscaba su cuarto gol.

El Athletic lo intentó hasta el final, colgando balones, arriesgando una barbaridad, pero no tuvo más remedio que rendirse al partido genial de Joaquín, quien todavía fue capaz de ser objeto de una falta en el contragolpe que ponía fin al encuentro. Con 38 años, el portuense hizo el primer triplete de su carrera y alcanzó una velocidad punta de casi 33 kilómetros horas según los datos ofrecidos por la televisión tenedora de los derechos. El genio de Joaquín parece no tener fin. Lo agradeció el Betis, que sumó su tercer triunfo consecutivo. Lo sufrió el Athletic, que hincó la rodilla cinco partidos después de su última derrota.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Themes
ICO